1924. Balance y promesas por Marcelo J. Bourdeu

33
  • Envío 1: Villa Talar, introducción y origen.
  • Envío 2: Primeras acciones de la Asociación de Fomento de Villa Talar.
  • Envío 3: El fin de 1919 y comienzos del año 20
  • Envío 4: El año 20.
  • Envío 5: Algo sobre los primeros años veinte
  • Envío 6: 1924. Balance y promesas
  • Envío 7: Hasta llegar a 1927

Villa Talar

Un aporte sobre los orígenes y primeros años de un barrio
casi desaparecido de Buenos Aires
por Marcelo J. Bourdeu en contacto con Marcelo J. Bourdeu desde www.barriada.com.ar

Envío VI

1924. Balance y promesas

 

Comentábamos en la entrega  anterior que la A.F.V.T. (Asociación de Fomento de Villa Talar) celebró su asamblea societaria, aprobó su memoria y balance de su quinto ejercicio (1923/1924) y renovó autoridades. Quizás interese resumir la nota correspondiente de «La Razón de Villa Devoto» que da una idea bastante clara del trabajo realizado, así como de los importes involucrados.

La síntesis de resultados era la siguiente:

Plaza de ejercicios físicos, instalaciones en general: $ 1.904,10

Muebles y Útiles: 295,40

Depósito en garantía luz eléctrica: 50.-

En caja: 396,94

Total: $ 2.646,44

Villa Talar 1924 - Solicitud al IntendenteCon el estilo de la época, «La Razón» señala entre las «múltiples gestiones coronadas por el más justiciero éxito» durante este ejercicio: «Ampliación de los grados de la enseñanza primaria en la Escuela N° 12, Consejo Escolar 16, de esa Villa, habiendo allí 1321 niños en edad escolar y sólo capacidad para 345; su atención preferente a los servicios de luz y barrido; del estado y progreso de la plaza de ejercicios físicos; haber conseguido que vaya hasta allí con frecuencia el camión municipal con el biógrafo; los pavimentos conseguidos y en gestión; el petitorio para la creación de una sucursal de correos, y por último los muchos trabajos ejecutados por la cuadrilla municipal en el año 1923/24, como ser: pasos de piedra, cunetas de piedra, arreglo de calles con la máquina Champion, transporte de tierra, corte de yuyos, canalización y abovedamiento de calles, etc. Además debemos anunciar que ha sido favorecida con la donación de tres metros cúbicos de arena para su plaza de ejercicios de parte de la Compañía Arenera El Vizcaíno». En la asamblea se renovaron además autoridades, como ya comentamos en la entrega anterior.

A esta «plaza de ejercicios físicos» que había insumido más del 70% del presupuesto de la Asociación, nos referiremos más adelante.

Todo parece indicar que la Asociación de Fomento de Villa talar estaba decidida a terminar el año 1924 «a toda orquesta»… dentro de sus posibilidades, claro está.

Peticionar y reclamar hasta el cansancio… de los funcionarios era una buena herramienta. Pero estaba lejos de ser perfecta, ya que muchas veces los Intendentes municipales no podían, no sabían o no querían satisfacer a los barrios. Así, ya hemos visto y volveremos a ver que Villa Talar emitía voces que sólo después de mucho tiempo tenían algún eco proveniente de Plaza de Mayo.

Precisamente en relación con las solicitudes reiteradas, en esos primeros días de octubre, la A.F.V.T. produjo otra descarga de su modesta artillería. Dirigió al Intendente la nota que menciona el artículo de la imagen. Aunque algo extensa, es elocuente y suficientemente detallada como para agregar comentarios. Como curiosidad, puede verse qué se solicitaba para la hoy Av. Mosconi.

Anotemos que, por esos días, el concejal Remigio Iriondo visitó Villa Talar y Villa Devoto, acompañado por miembros de las sociedades de fomento de esas villas. Comentaba «Crítica» del 6/10/24 que Iriondo había constatado «… que la Municipalidad no ha empezado aún a pagar su deuda con esos vecindarios». Mencionemos también otro párrafo de la misma nota: «En Villa Devoto se impone la construcción de afirmados en las calles Morán, Habana y San Nicolás, ampliando esos proyectos sancionados desde hace 10 años con la pavimentación de la avenida Lincoln, la calle Orán, desde Morán a Tinogasta y otras de poca extensión».

El subrayado es nuestro.

Una forma útil de complementar los pedidos vecinales era, ya entonces, invitar a funcionarios para agasajarlos y mostrarles los problemas comprometiéndolos así de alguna forma a su solución. Fue así como, de acuerdo con lo anunciado en la nota que se exhibe, la Asociación llevó a cabo un almuerzo el día 11 de octubre, en el ya mencionado Bar San Martín, con los fines que se indican en la invitación inserta. No puede dejar de verse con alguna melancolía que el precio del cubierto era de $ 3,50 m/n… (aunque, claro está, el poder adquisitivo del peso era muchísimo mayor que el actual). Al almuerzo concurrieron los concejales Remigio Iriondo y Vicente P. Rotta.

Todas estas acciones condujeron a algunas presentaciones positivas en el Concejo Deliberante. Una, («La Razón de Villa Devoto», del 14/10/1924) fue un proyecto con la firma del concejal Iriondo que proponía al Departamento Ejecutivo procediera «a pavimentar con adoquines de granito y base de hormigón de acuerdo con la ley de la materia y ordenanzas vigentes», las siguientes calles: «… Morán, de Nazca a Villa Talar 1924 - Almuerzo camaraderíaHelguera; Navarro, de Av. San Martín a Condarco; Bolivia, de Morán a Av. Tres Cruces y Mercedes, de Nogoyá a Santo Tomé». Además, el mismo Iriondo dirigió al Intendente una minuta de comunicación que decía: «Sr. Intendente: El H. Concejo Deliberante vería con agrado que el D. E. diera cumplimiento a la mayor brevedad, a las siguientes ordenanzas sobre pavimentación de varias calles».

La parte que sigue de esta «minuta» de Iriondo puede quizás producir vergüenza por los atrasos que se manifiestan en la ejecución de obras públicas ya aprobadas. Adicionalmente, constituyen una lista muy larga y probablemente aburrida de pavimentos a efectuar. Siento fuerte tentación de no reproducirla, pero lo hago porque el único interés de estas notas radica justamente en dar cuenta del pasado de esta parte de nuestra ciudad de Buenos Aires. Pasado que fue como fue, nos guste o no.

A continuación, la lista de ordenanzas de pavimentación que Iriondo pedía -recordemos, en octubre de 1924- que se cumpliesen: «Ordenanza diciembre 18 de 1922: Lacar, de Nazca a Av. de los Constituyentes; Ordenanza noviembre 28 de 1919: San Nicolás, de Nueva York a Habana; Ordenanza diciembre 24 de 1923: San Nicolás, de Nueva York a Morán; Ordenanza octubre 3 de 1911 y noviembre 28 de 1919: Habana, de San Nicolás a Gualeguaychú; Ordenanza junio 30 y octubre 6 de 1911: Lincoln, de Av. América a Av. Tres Cruces; Ordenanza diciembre 29 de 1923 y julio 31 de 1924: Av. Nacional, de Av. San Martín a Nazca; Ordenanza diciembre 24 de 1923: Av. América, de Av. San Martín a Sanabria y José Cubas de Marcos Paz a Av. San Martín; Ordenanza junio 30, octubre 3 y 6 de 1911 y diciembre 30 de 1913: Morán, de Av. San Martín a Helguera y de Nazca a Bolivia; y Ordenanza junio 13 y diciembre 30 de 1913: Helguera, de Av. Tras Cruces a Av. Nacional.»

El 25 de octubre «La Razón de Villa Devoto» indica otra iniciativa más del diligente Remigio Iriondo, quien «compenetrado de los altos fines sociales que persigue la A.F.V.T., aparte de su eficiente actividad edilicia» presentó al Concejo Deliberante otro proyecto de ordenanza cuyo artículo primero decía: «Acuérdase a la Asociación de Fomento de Villa Talar, la suma de mil pesos ($1.000 m/n) moneda nacional, para la compra de aparatos de juegos infantiles, a fin de que sean instalados en el campo de deportes que posee la institución en la calle Lacar esquina Helguera.» En los fundamentos se difundía que la A.F.V.T., para crear un espacio de sano esparcimiento para las escuelas de la Villa, había arrendado  el terreno en cuestión y lo había convertido en un campo de deportes. Señalaba además que la Asociación había empleado los escasos recursos disponibles  en la compra de algunos juegos, pero estos resultaban insuficientes.

«La Razón de Villa Devoto» 1° de noviembre de 1924: Iriondo, una vez más, junto con su colega Tedín Uriburu, presentaron otro proyecto de ordenanza, el 24 de octubre, pidiendo el alumbrado eléctrico «definitivo» en el radio comprendido por las calles Av. San Martín, Habana, Nazca, Morán, Zamudio y Tres Cruces y Sanabria, Nogoyá, Esperanza y Santo Tomé.

En los considerandos se expresaba: «Hay en ellas (por las Villas) densa población, muchas escuelas, industrias, comercios numerosos, centros culturales, institutos como los del Cáncer que hacen honor a la ciudad, oficinas públicas, etc., etc., que demandan esa nueva contribución al progreso y seguridad pública».

Corresponde señalar la positiva labor de Remigio Iriondo. Maestro de profesión, ejerció con honor y éxito su función de concejal en toda la parroquia de San Bernardo. Vecino de Villa Crespo, a las muchas iniciativas suyas que ya comentamos puede agregarse que participó en la villacrespense «Comisión Popular Pro-Subterráneo Lacroze» que ayudó a concreción de la hoy línea «B» de subterráneos. Puede suponerse -aunque no dispongo de pruebas- que la natural diligencia y efectividad mostradas por Iriondo en sus iniciativas sobre Villa Talar, se hayan visto reforzadas por su conocimiento previo con Julián Bourdeu. Efectivamente, éste fue un vecino pionero de Villa Crespo y es casi seguro que Iriondo y él se conocieran de allí y desde tiempo atrás. Además, Bourdeu fue en Villa Crespo co-fundador -en 1895- y primer director del periódico «El Progreso» del que, posteriormente, fue también director el señor Iriondo («El barrio de Villa Crespo», Diego A. del Pino, Bs. As., 1974).

Cerremos esta pequeña crónica de 1924 haciendo referencia al «Paso a nivel de la muerte». Parece que lamentablemente, casi cada barrio y cada época sufrieron este castigo… «Crítica» en sus ediciones del 27 de octubre y 15 de noviembre se refiere al mismo. Era el del cruce de las vías del F. C. Central Buenos Aires con Nazca y Gutenberg, carente, al parecer de toda protección e infraestructura ya que «por estar las vías constantemente electrizadas han perecido ya electrocutadas varias caballerías y corren el mismo peligro, de no tener cuidado, las personas». Se señalaba, adicionalmente, la dificultad que esta situación ocasionaba para la necesaria comunicación de Villa Talar con Villa Urquiza y Belgrano.

(Visited 1 times, 1 visits today)