Villa Urquiza: Historia

386
Francisco Seeber
Francisco Seeber

El fundador de Villa Urquiza fue Francisco Seeber, combatiente en la guerra contra Paraguay, Intendente de la ciudad de Buenos Aires en el período 1889 a 1890, comerciante y presidente del Ferrocarril Oeste. Al principio estaba conformado por tres poblaciones pequeñas, llamadas Villa Catalinas, Villa Mazzini y Villa Modelo. Como Seeber era también presidente de la empresa «Muelle de las Catalinas» situada en una zona muy baja de pleno centro, necesitaba relleno de tierra por lo cual compró en Villa Urquiza predios altos, que en esa época estaban elevados casi a 40 metros sobre el nivel del mar, para sacar la tierra y transportarla a la Av. Leandro N. Alem y Paraguay, donde se hallaba ubicada la empresa. Los obreros que trabajaron en esta tarea eran, casi todos, provenientes de la provincia de Entre Ríos, entonces pidieron que ese nuevo barrio se llame Justo J. De Urquiza como su héroe.

A mediados del siglo pasado, parte de los campos de tres terratenientes de entonces: Micaela Banegas, Juan Santillán y Roberto Sebastián, terminarían sumando la extensión que hoy comprende el barrio de Villa Urquiza.

La propiedad de Micaela Banegas tenia los siguientes límites: costa del Río de la Plata hasta las tierras de Manuel Lynch (linderas con el pueblo de San Martín) entre las calles Monroe y Congreso. De Congreso a la calle Republiquetas, se lo conocería como: “La Siberia”.

A la muerte de la señora Banegas, sus tierras pasaron al poder de su yerno (Laureano G. Oliver) y luego de su muerte, sus descendientes las dividieron en grandes parcelas, que fueron vendidas a Francisco Cayol (predio que daría origen a nuestro barrio, treinta manzanas delimitadas por Roosvelt, Pedro Ignacio Rivera y Altolaguirre) y a Francisco Chas e hijos.

La fracción adquirida por Juan Santillán, se trataba de una extensa lonja (Crámer hasta Artigas entre Olazábal y Monroe). Luego los campos de Santillán fueron vendidos a Julio Caprera, que termino fraccionándolas en hectáreas y poniéndolas a la venta. Entre los compradores figurarían Santiago Rolland (Av. Triunvirato hasta Ceretti, entre Olazábal y Monroe) y Emilio C. Agrelo.

Roberto Sebastián anexó a sus extensiones de tierras, la zona que vendría a estar delimitada por las actuales calles Cramer hasta algo más de la Av. de los Constituyentes, entre la Pampa y Olazábal. Varios años después de su muerte, sus familiares pusieron a la venta algunas fracciones que fueron compradas por Vicente Chas, E. Lacroze y Pedro Delponti.

(Visited 2 times, 1 visits today)