Villa Crespo: Calles, barrios, esquinas famosas, bares y puntos de encuentro

730
Villa Crespo- 1935- Inundación por desborde del Maldonado
Villa Crespo- 1935- Inundación por desborde del Maldonado. Fuente: Fotos Antiguas de la Ciudad de Buenos Aires (Facebook)

– Antigua Farmacia del Águila: Av. Corrientes al 5000, justo en el cruce con Julián Álvarez. Fue fundada a fines del siglo XIX. En 1973 se convirtió en el set de filmación de algunas escenas en la película basada en el clásico de Roberto Arlt «Los siete locos», dirigida por Leopoldo Torre Nilson.

Café Crespín: Vera 699 Distinguido por la Junta Barrial de Estudios Históricos en mayo/2011 por su contribución a la preservación de la identidad barrial, su esmerada atención y la calidad de su servicio. Página web es http://www.cafecrespin.com.ar/

Café La Pura: sobre la Av. Corrientes 5563, entre Gurruchaga y Acevedo. Aquí fue donde Celedonio Flores compuso el tango «Mano a mano».

Café San Bernardo: Declarado de interés cultural en abril/12.
«San Bernardo esta ubicado en avenida Corrientes 5436, entre las calles Acevedo y Gurruchaga. Es un café con un emblemático salón de 800 m2.  Con estampa porteña, situado sobre el circuito turístico del Barrio de Villa Crespo, circuito comercial a cielo abierto.   
Con un viejo edificio de más de 100 años de existencia el café aún conserva su formato de café-bar de 24 horas. Es un lugar de encuentro diario y de reuniones informales donde se puede ir a consumir o realizar actividades en grupo relacionadas con la práctica de juegos de mesa.
En el San Bernardo se puede jugar ajedrez, pool, billar y ping pong. Para los novatos siempre hay un federado en el salón dispuesto a ayudar. 
El pasado no deja de estar latente , la infaltable foto de Carlos Gardel sonriendo desde la barra, trofeos expuestos de los antiguos torneos de billar, y sobre todo, en las conversaciones.  
Por este café han pasado orquestas como las de Paquita Bernardo, en la que tocaba el Maestro Osvaldo Pugliese. Y otras como la Orquesta Típica Gennaro Espósito  Celedonio Flores, poeta y letrista, le dedica un poema.  
La presente declaración cuenta con el aval de la Junta Barrial y de Estudios Históricos de Villa Crespo. El 12 de febrero de 2012 el diario La Nación le dedicó una nota  y en agosto de este año el café cumple 100 años es por eso que propongo que se apruebe el presente Proyecto de  Resolución de sitio de Interés Cultural.«.

Avenidas importantes: Las más importantes las constituyen las Avenidas Scalabrini Ortiz (ex Canning) y Corrientes, que son netamente comerciales y la casi totalidad de sus negocios son atendidos por sus dueños, pertenecientes a las colectividades árabe, judía, griega y armenia.

Pasajes: Tiene varios pasajes, entre ellos Murcia, Tres Lomas, El Alfabeto y otros.

Pasaje Mangiante: en el cual vivió la Mujer Bandoneón, como se la conoció a Francisca Cruz Bernardo, ya que fue la primer mujer bandoneonista de nuestro país. El desaparecido pasaje estaba ubicado, antiguamente, en la actual calle Camargo, a mitad de cuadra entre Malabia y Av. R. S. Ortiz. Fue muy famoso por los campeonatos de Ajedrez que se jugaban en sus veredas. A tal punto, que se lo conocía como el Pasaje del Ajedrez. El Campeón Mundial Bobby Fisher, lo visitó en una oportunidad y jugó varias partidas simultáneas con los aficionados, en 1970, cuando ganó el torneo de Bs. As. (fuente: Junta Historiadora de Villa Crespo)

Av. Scalabrini Ortiz: se destaca por estar dedicados la mayoría de sus comercios a lanas, hilados y confecciones. Desde su iniciación hasta Córdoba, luego de Córdoba hasta Santa Fe aparecen en su gran mayoría restaurantes, confiterías y panaderías de especialidades árabes y armenias.

Av. Warnes: es conocida por ser la calle donde se encuentran los repuestos de automóviles más variados. Dicen que esta calle comenzó siendo un cementerio de automóviles donde iban a parar los autos que ya no servían, la gente del lugar comenzó a desmantelarlos sacándole los repuestos y vendiéndolos, lo que daba mucho rédito y al poco tiempo comenzaron a abrirse negocios para la venta de estos artículos, viejos y nuevos. También se comentaba que los autos robados iban a parar ahí y allí se les sacaban los repuestos para luego comercializarlos. Pero la realidad es otra. Comenzó como un camino a Moreno, luego llamado del Restaurador, pues era utilizado por los colorados del monte que escoltaban al Brigadier General Juan Manuel de Rosas hasta su residencia en Palermo. El paso de las carretas implicó la instalación de herrerías primero, más adelante convertidas en talleres metalúrgicos. Luego de la Segunda Guerra Mundial fue traída mucha chatarra de Europa y depositada en los terrenos del FFCC San Martín sobre la Avda Dorrego y Muñecas. Así se inició el negocio de los repuestos del automotor. Agradezco los datos suministrados por la Junta de Estudios Históricos de Villa Crespo.

Av. Juan B. Justo: muy ancha y de intenso tránsito a todas horas del día.

Calle Gurruchaga: característica de los sefardíes, con sus pintorescos bares «Izmir», «Oriente» y «Franco» y sus casas de inquilinatos, que le daban un sabor oriental que supo ser aprovechado por Vaccarezza en un famoso sainete y destacado por Ben Molar quien se asombraba de la amistad entre esas tres religiones tan diferentes que eran las del «rusito» que vendía semillitas de girasol, la del «turquito» que vendía su baclavá y la del «tano» que vendía su rica pizza. 

Pasaje Del Parque: entre Antezana y M Gandhi. Allí vivió y murió un artista Argentino de la talla y escultura llamado Fioravanti José, ganador de numerosos premios y del cual conocemos todos los lobos de la rambla Marplatense. (dato aportado por el vecino Ferrán Palma).

Arroyo Maldonado: tuvo siempre que ver en la historia y también con el desarrollo de este barrio. Cuando se afincó allí la fábrica de Calzado, ésta utilizaba las márgenes del arroyo para tirar sus desechos, lo que inundaba al barrio de un olor muy desagradable. Con el tiempo el arroyo fue entubado y actualmente corre debajo de la Av. Juan B. Justo. Pero hasta hace apenas 10 años atrás la caída de una copiosa lluvia traía al barrio grandes y graves problemas. La Av. se seguía inundando a raíz de la basura que se dejaba amontonar en los desagües y ello hacía imposible cruzarla. Este inconveniente también desvalorizó mucho la construcción sobre esta calle. Recién en los últimos años se ha estado trabajando duro para evitar las inundaciones en esta arteria, utilizando aparatos de alta tecnología para quitar toda la basura que se pueda amontonar en ese entubamiento, trayendo a todo aquel que debía cruzar la Av. para llegar a sus casas o a sus empleos una gran tranquilidad. 

(Visited 7 times, 1 visits today)