Tipas y Jacarandás tapizan las veredas con sus colores

Tipas y Jacarandás tapizan las veredas con sus colores
Las flores que caen de los árboles, en danza sincronizada, tapizan las calles de colores amarillo-naranja y celeste-lila de las Tipas (Tipuana tipu) y los Jacarandás (Jacaranda mimosifolia). La Legislatura porteña designó, en 2015, como árbol distintivo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a la especie Jacarandá mimosifolia, el jacarandá o tarco. #jacarandás #tipas #tipuanatipu #jacarandamimosifolia

Según informa la ciudad de Buenos Aires, existen en veredas porteñas 13.872 jacarandás en tanto que en los espacios verdes encontramos otros 5.050. Por otro lado, en las veredas encontramos 9.330 ejemplares de Tipuana tipu y sumando los ejemplares de los espacios verdes, llegamos a unos 15.000.

No sabés cuál es el árbol que tenés plantado en la puerta de tu casa? Es muy fácil averiguarlo, ingresá al buscador de árboles por dirección:
https://buenosaires.gob.ar/areas/med_ambiente/Arbolado

Tipa

El nombre científico de la Tipa es Tipuana tipu. Pertenece a la familia: Fabaceae y su subfamilia es la Papilionoideae. También es conocido también como tipa, tipa blanca, tipuana,​ palo rosa.
Se la encuentra en el ur de Bolivia, Brasil, norte de Paraguay y Argentina. En nuestro país se la encuentraen las provincias de Salta, Jujuy, Tucumán, Catamarca y Formosa. Característica de la formación Tucumano-Boliviana, habita en los niveles inferiores de la selva y en la zona de transición en el parque Chaqueño Serrano.

Se trata de un árbol de gran porte, llegando hasta 40 m de altura y diámetro de 1,50 m, fuste mediano y generalmente recto.
Corteza gruesa de color pardo grisáceo, con resquebrajaduras longitudinales paralelas y divididas en placas persistentes de 2 a 3 cm de ancho por 2 a 5 cm de largo.
Ramas gruesas y numerosas, flexuosas, ondulantes, que forman una copa densa y redondeada; las ramas a su vez se dividen en otras de diámetro menor que a su vez lo hacen en ramas pequeñas, siendo colgantes las distales; las heridas realizadas sobre la planta exudan una resina de color rojo que se solidifica en contacto con el aire.
Hojas semipersistentes, tardíamente caducas, imparipinnadas.
Flores hermafroditas, largamente pediceladas, color amarillo dorado con estrías moradas o rojizas, dispuestas en racimos axilares y terminales, fruto, sámara. Florece desde octubre hasta diciembre, manteniendo los frutos hasta mediados de julio.
Chicharrita de la Espuma: conocido como «el llanto de la tipas» se debe a una plaga que la habita, la chicharrita de la espuma (cephisus siccifoluis), que son insectos áfidos que pinchan la hoja, beben la savia, y la savia que no absorben la excretan; esa excrecencia conforma una espuma que cae por su propio peso y es eso lo que moja (ni es tóxico ni mancha la ropa); este proceso arranca a fines de octubre y finaliza los primeros días de diciembre.

La leyenda de la Tipa

fuente: Parques Urbanos Gobierno de Salta

Un joven llamado Felipe, conquistador y colonizador andaluz, en sus años de trajinar lugares exóticos se enamoró de una bella indiecita, llamada Tipuán, y ella de él. Convivieron mientras él estuvo por esas tierras, pero quedó sola con dos pequeños cuando Felipe fue enviado a otros destinos y conquistando… otros amores. Tipuán y los niños extrañaban mucho a Felipe le enviaban cartas con cuanto viajero pasaba, hasta notas con aves mensajeras. Pasado mucho tiempo, el andaluz cansado ya de sus andanzas y casi borrado de su memoria, encontró el camino de regreso a su hogar; allí halló a Tipuán en singular y misteriosa metamorfosis… Sucedió que después de angustiante espera sus piernas comenzaron a dilatar y sus pies enraizaron al suelo, su cuerpo fue adquiriendo una áspera esbeltez vegetal. De sus brazos, manos y dedos brotaron ramas y hermosas flores amarillas que caían formando una alfombra sobre la hierba, cubierta de hojas verdes que comenzaron a gotear y sus semillas se dispersaban por todo el territorio; y subían por su tronco enredaderas entrelazadas entre sí, como un amoroso abrazo.
Dicen que la Tipa o Tipuana Tipú representa a esa indiecita, a la espera de su amado, enviándole mensajes con el vuelo de las flores y semillas, las gotas que caen de las hojas son lágrima por el amor ausente y las enredaderas con los bracitos de sus hijos que la abrazan y sobre ese manto precioso de flores amarillas duerme para siempre ese esposo ingrato.

Jacarandá

El nombre científico del Jacarandá es Jacaranda mimosifolia . Pertenece a la familia Bignoniaceae.
Se lo encuentra en Perú, Brasil, Bolivia, Paraguay, norte y nordeste de Argentina y norte del Uruguay. En la ciudad de Buenos Aires fue designado como árbol distintivo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en 2015 por la Legislatura.

Hablamos de un árbol semipersistente de porte medio, de 12-15 m de altura con copa ancha y ramas erguidas.
Tronco de corteza fisurada, oscura, con las ramas jóvenes lisas.
Hojas compuestas, bipinnadas, con pinnas de folíolos pequeños de color verde-amarillento que asemejan frondas de helechos.
Flores en panículas terminales de forma piramidal que aparecen antes que las hojas, dándole al árbol un bonito aspecto. Son de forma tubular y de color azul-violeta, de unos 3-5 cm de longitud. Tiene una prolongada floración durante el mes de Noviembre y una segunda floración mucho menos intensa durante Febrero.
Fruto leñoso, dehiscente, plano, en forma de castañuela, conteniendo gran cantidad de semillas pequeñas y aladas. El fruto permanece bastante tiempo en el árbol. También se lo llama caroba o ka’í jepopeté que en idioma guaraní significa algo así como «aplauso de mono» porque sus frutos se asemejan a castañuelas.

Llueven flores en Buenos Aires
fuente: Archivo Aldo Sessa 

No sólo el árbol es árbol, Aldo,
el empedrado es árbol, árbol el pedregullo,
las flores caídas, el banco, sobre todo las flores,
lo que ha quedado del rocío, cuando aparece
el sol, lo que nadie advierte hasta
que en su retrato se vislumbra
como una joya en el fondo del mar
de luz y de sombra.
Son flores éstas de jacarandá?
El violado reflejo apenas se insinúa,
más que violado es rosado,
sobre el pedregullo anaranjado.
Son ángeles, palomas, cencerros angelicales, cupidos
de azúcar en miniatura.
Así extiende el jacarandá su alfombra
de imágenes diáfanas.
Quisiera que mis sueños se adornaran
(aunque fueran terroríficos) de estas flores.

Silvina Ocampo ( 1978)

(Visited 56 times, 1 visits today)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.