Susana Ramos: Sobre las plazas de Floresta y Villa Mitre

23

En las Plazas de los barrios de Floresta y Villa Mitre, se está trabajando para mejorarlas y se las han cercado con rejas.
La plaza era históricamente un jardín boscoso que cobijaba a los pájaros, donde ancianos y jóvenes compartían el tiempo de ocio y contemplación, donde los niños estrenaban sus juguetes apenas asomaba el sol del 25 de diciembre, donde las gitanas salían desde cualquier punto para interpretar en las líneas de las manos un futuro que se deseaba oír. Era un escenario cotidiano donde la fantasía se derramaba desde las mágicas esferas de los vendedores de globos, desde los dulces aromas del algodón de azúcar y las manzanas confitadas. Era el lugar de manifestación de las utopías, de las proclamas revolucionarias y de las protestas sociales.
La plaza era el cosmos dinámico que en su acontecer reflejaba el transcurso de la historia, describiendo el espíritu de la época, las estaciones del año, las miserias y abundancias que subyacían detrás de cada uno de los testimonios de la vida pública de esta ciudad.

¿Qué hacemos los vecinos en las plazas?

Fundamentalmente socializamos. Es el lugar de intercambios con el otro.
Durante la semana la plaza va mutando, tiene días y horas en la que se transforma en mercado, allí los feriantes traen sus mercaderías y los vecinos los recorren, compran, encargan para la próxima vez. Otros días se transforma en carnaval y allí ensayan las murgas con sus tambores siguiendo su compás. Otros, se pinta de blanco, al recibir a los chicos que salen de la escuela y corren por ella, patean la pelota soñando ser un día un jugador conocido. Otros, se transforma en subsede de la Iglesia y vamos todos los feligreses los Domingos de Ramos a bendecir nuestros ramos de laureles. O en ese mismo lugar, aparecen Bandas de rock, que nos regalan un concierto, o salen los alumnos del Centro Cultural a compartir su arte con los vecinos. Los mediodias se llena de trabajadores que pueblan sus bancos para apurar un almuerzo al sol.
El advenimiento de nuevas visiones y estructuras que ha traído el fenómeno de la globalización y el proceso de transculturización -derivado de las políticas económicas, los cambios tecnológicos y la pérdida de las identidades locales- ha tenido como consecuencia la metamorfosis de los espacios públicos en su forma, uso y significado. La plaza es uno de los lugares que ha focalizado esta transformación.

Desde hace poco tiempo vemos como las plazas se están cercando con rejas , los vecinos vemos como va desapareciendo el espacio público bajo los nuevos nombres de : rediseño y reglamentación, que ya no nos permiten intercambiar con el otro.
¿No nos quedarán mas que recuerdos de otras plazas, de otros tiempos? O ¿ nos uniremos para pedir un cambio y que esta vez nos escuchen?

Susana A. Ramos
DNI 13.664.101
Vecina y docente

(Visited 1 times, 1 visits today)