Se oficializó el achicamiento de los fondos para el Garrahan

Los legisladores del PRO consiguieron aprobar la reducción presupuesto del Garrahan para 2016. Los trabajadores del hospital que esperaban en la puerta de la Legislatura no consiguieron frenar esta medida. Desde el otro lado, la Justicia ordenó al GCBA restituir al Hospital de Pediatría Garrahan la diferencia entre la partida destinada para 2015 y la suma que le hubiera correspondido asignar según el decreto ley 815, aprobado en 1989.

Alrededor de 200 trabajadores del Hospital Garrahan esperaban ayer frente a la Legislatura porteña en un acto de resistencia ante la disminución de la partida prevista para nosocomio infantil en el Presupuesto 2016 pero no consiguieron frenar el recorte de 348 millones de pesos planteado por el Ejecutivo local. 

«Estamos peleando para que los chicos puedan seguir recibiendo una atención digna», expresó Aldo Haimovich, coordinador de Terapia Intensiva del Hospital momentos antes de la votación. 

Luego afirmó: «Hablamos con los legisladores de todos los partidos, pero lamentablemente el bloque PRO no ha mostrado ninguna intención de entender que este recorte es grave para el futuro de nuestro hospital». Haimovich detalló que «debido al recorte en 2015» no se pudo adquirir «equipamiento que incluye respiradores, monitores, bombas de infusión, equipos de rayos y de laboratorio», y manifestó que con esta medida «se van a agregar restricciones a algunas obras que están en marcha, como ampliar la cantidad de camas en el área de internación para los chicos con enfermedades respiratorias y para los niños con cáncer». 2016 es el tercer año consecutivo en que el Gobierno porteño no aporta todo lo que le corresponde de acuerdo a la ley.

El Hospital Garrahan depende, desde 1989, de Nación y de CABA, debiendo aportar cada una de ella el 50 por ciento del presupuesto que elabora la dirección del hospital conjuntamente con la Comisión de Finanzas «en base al presupuesto del año anterior, la inflación y los proyectos anuales, y en este caso, también teniendo en cuenta las deudas anteriores que tiene la Ciudad» manifestó Soledad González, residente del área de Infectología Pediátrica. Luedo agregó que «Tanto este año como los anteriores, el gobierno nacional aportó sin ningún tipo de recorte. En este momento se está votando ?en la Legislatura? el presupuesto 2016 con un 20 por ciento menos de lo que corresponde a Ciudad, es decir un 10 por ciento menos del total. El ítem que se ve afectado es concretamente el de Obras y Mantenimiento».

Por otro lado, José Cruz Campagnoli diputado de Nuevo Encuentro-FpV, afirmó que «de la misma manera que sucedió en cinco de los ocho años de la gestión macrista, para 2016 el Gobierno de la Ciudad prevé incumplir con el compromiso con el Garrahan». A continuación agregó que «A los 550 millones que el Ejecutivo porteño le adeuda al hospital se le agregan 350 millones más por el recorte que propone el presupuesto del año que viene. Con este recorte, el PRO deja en claro cuál es su postura sobre el sistema de salud público».

El legislador del Frente de Izquierda Marcelo Ramal consideró que el recorte para el 2016 es «particularmente grave».

Paradójicamente, la Justicia ordenó al GCBA, dando pie a un amparo presentado por Bernardo Fischberg en su calidad de ciudadano, a «restituir al Hospital de Pediatría Garrahan la diferencia entre la partida destinada para 2015 y la suma que le hubiera correspondido asignar según el decreto ley 815, aprobado en 1989». La medida fue dispuesta el 02/12 por Francisco Ferrer, juez subrogante del Juzgado 20 del Fuero Contencioso Administrativo Tributario en respuesta al amparo (expediente A38622/2015) a través de una resolución que generó una cédula de notificación que será dirigida en las próximas horas al gobierno porteño. «La cédula notifica al gobierno de la Ciudad de Buenos Aires su obligación de asignar la partida correspondiente al Hospital Garrahan, tanto el monto destinado a las obras de infraestructura como a los acuerdos paritarios de salarios». Fischberg resaltó que medida permitirá poner en funcionamiento el «centro integral del paciente oncológico, las obras del primer piso que habilitan 14 camas más para pacientes inmunosuprimidos».

(Visited 20 times, 1 visits today)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.