Retiro: Curiosidades

108

Edificio Kavanaghenviado por Ana María Díaz en julio de 2006

Dulce venganza arquitectónica

Esta es la historia de dos familias enfrentadas que dejó sus huellas en Retiro. Los Anchorena, que vivían en el actual Palacio San Martín con 150 sirvientes. Y los Kavanagh, adinerados, aunque no patricios.

Hacia 1920 los Anchorena construyen la iglesia del Santísimo Sacramento como futuro sepulcro familiar.

Cuenta la leyenda que uno de los Anchorena se enamoró perdidamente de una Kavanagh, aunque el romance no fue aprobado por su familia.

Corina Kavanagh decidió una venganza arquitectónica: en Florida y San Martín, ordenó la construcción de un edificio cuyo único requisito era que impidiera la vista desde el palacio Anchorena a la iglesia, objetivo que aún cumple el edificio Kavanagh. «Incluso, si alguien quiere mirar de frente la actual basílica del Santísimo Sacramento, debe pararse en el pasaje «Corina Kavanagh», relata Eduardo Lazzari, presidente de la Junta de Estudios Históricos del Buen Ayre.

«Buenos Aires es Leyenda», de Guillermo Barrantes y Víctor Coviello, Ed. Planeta, Buenos Aires, 2004