Repensando dispositivos ambulatorios: herramientas en salud mental

Repensando dispositivos ambulatorios: herramientas en salud mental
Hoy en dia, pensar la inclusión de personas con padecimientos mentales o capacidades diferentes en lo social muchas veces es posible a partir de diferentes profesionales tratantes que elaboran estrategias de abordaje para arribar a dicho objetivo. La siguiente nota tiene como fin describir la función del acompañamiento terapéutico. #saludmental #acompañamientoterapeutico
 
por Lic Mailen González
Psicóloga UBA MN 53476

Actualmente, pensar la inclusión de personas con padecimientos mentales o capacidades diferentes en lo social muchas veces es posible a partir del labor de profesionales tratantes que elaboran estrategias y dispositivos específicos para cada sujeto de abordaje para arribar a
dicho objetivo.

Hablemos de terceridades terapéuticas que permiten armar la diferencia

En este orden, el acompañamiento terapéutico se ubica como un mediador entre el paciente y su ambiente, propiciando su autonomía.

De este modo es como la figura del acompañante permite la adaptación, circulación y en muchas ocasiones ofrece la posibilidad de comunicación y convivencia del paciente y sus familiares o pares.

Entre los diferentes ámbitos de inserción laboral, el acompañante terapéutico interviene con distintas funciones de acuerdo a cada dispositivo y cada paciente en particular. Algunos espacios posibles son casas de medio camino, centros educativos terapéuticos, escuelas y
respectivos hogares/domicilios del paciente. En este sentido, algunas de las funciones podrían ser la implementación de hábitos de independencia, modos de comunicación y distintas actividades que propician el lazo social.

Vale aclarar que el AT es un integrante participante de equipos interdisciplinarios de salud, educación o ámbitos anteriormente mencionados donde se trata cada caso y se implementan diferentes estrategias de intervención.

Salud

En dispositivos de salud, muchas veces es quien interviene en la vida cotidiana propiciando una convivencia posible entre el paciente y su ámbito.

Además, este recurso puede cumplir su labor también brindando talleres con pacientes de diferentes franjas etarias, desde actividades lúdicas a oficios o tareas que permitan la inserción laboral y social del paciente, adaptando dichas actividades a cada cual.

Educación

En relación a lo educativo, la inclusión puede ser en los diferentes niveles tales como nivel inicial, primario y secundario. Muchas veces llamado acompañante personal no docente (A.P.N.D.) funciona como “puente” entre los contenidos escolares y la subjetividad de cada niño.

Es decir, haciendo posible que haya una adquisición real de lo que la escuela transmite ya sea desde lo pedagógico como desde lo social e institucional.

Desde el plano de la ley y su aval

Se toma como punto de apoyo la Ley Nacional de Salud Mental n 26.657, en su articulo 11:”Se debe promover el desarrollo de dispositivos tales como: consultas ambulatorias; servicios de inclusión social y laboral para personas después del alta institucional; atención domiciliaria supervisada y apoyo a las personas y grupos familiares y comunitarios; servicios para la promoción y prevención en salud mental, así como otras prestaciones tales como casas de convivencia, hospitales de día, cooperativas de trabajo, centros de capacitación socio-laboral, emprendimientos sociales, hogares y familias sustitutas”.
por Lic Mailen González
M.N. 53476
(Visited 145 times, 1 visits today)