Luis (el Tano): Pochita, la tanguera… (II)

30

Hago una brevísima interrupción para un solo comentario sobre los padres de la Pochi. La madre digna antecesora de la hija, una matrona de 127000 gramos parada y al sol, el padre, pobre, un jilguero cantor de ópera caído en desgracia, que en sus tiempos mejores alcanzó el peso pluma record de 52 kilos a la sombra sin transpirar… tanto desajuste entre los dos que los vecinos sonreían con sorna contando un chiste: que los esperematozoides de Venancio, tal su nombre, al salir en tropilla se perdieron en medio de tanta pampa vasta y perdiendo la orientación, preguntaron a una dama de paso dónde era el lugar de la procreacion… a lo cual la dama,gentilmente, los orientó por el sendero justo más bien era autopista….y siguen contando que mientras la mami de la Pochi aguardaba a que los esperematozioides hallasen su camino, le entró hambre y se comió media docena de longanizas y chorizos por lo cual se teorizaba el porque de la Pochi y sus dimensiones…fin de la paréntesis…

Comenzaron todos a elegir los atuendos íntimos.

Las bombachitas se decidió fuesen de color blanco y con encajes bordados…y ya otro maleducado grito desde afuera de la ventana…” ché Pocha ponele piolines que así tenés paracaídas de anchas que son”… alguien de la familia le tiró al guarango una chancleta en la cabeza no si antes avisar… ”y devolvela que no te la mereces!..”

Prosiguieron con el corpiño y no faltó quien en voz baja dijese “mi Dios, parecen dos bolsas forrajeras!…” y la Pochita recomendando a su mami… “che mami no me las pongas muy paradas porque cuando bailo me gusta estar media plana de pecho pà sentir mejor los invites del parcero”…

Cuando llegó el momento de la pollerita corta ahí hubo griterías y discusiones serias, pues resultaba que era una prenda esencial y estratégica, sea porque mostraba la plena sensualidad de las piernas con el tajo lateral muy abierto, sea porque la cintura era tomada por el hombre para dar ritmo y cadencias al tango…y tomando en cuenta el diámetro de la cintura de la Pocha algunos mal intencionados ya calculaban que los brazos del parcero deberían ser de algo así como 190 cms. para poder medio abrazarla, o sea una especie de brazos de goma…así qué los problemas eran dos: reducir la cintura y calcular la abertura del tajo para no mostrar mucho los descomunales jamones celulitizados de la Pochita… ahí intervino un vecino, Don Pascual, diciendo que en su país España a los hidalgos toreros se los fajaba con un lienzo de unos tres metros…aceptaron la idea y cortaron una sabana en tiras para darle el largo y enrollarla a la Pochi que decía “dejenme respirar un rato”….pero eran tantos los metros de la faja que no hizo sino aumentar el diámetro mientras que todos decían así esta bien, ni se nota que tenés fajita y tu cintura parece de avispa….y ahí ya otro guarango desde otra ventana grito: “más que avispa me parece vaquillona embarazada!”… otro vecino erudito, Don Bartulino, hombre que había conocido mundo y culturas, estaba extasiado parado frente a la puerta y pidió un instante de atención, para decir: Señores…tenemos la suerte de ver como en una visión, una especie de descendiente de la Momia de Nefertitis, fajada y bella, es cierto, con el rostro un poquito tumefacto e hinchado de la presión, pero no importa, …esto es pura cultura del Alto Nilo transplantada a nuestro barrio…” …lo rajaron a socotroques pues se creyeron que la tal de Nefertitis era puta y el Alto Nilo el nombre de un prostíbulo en el Bajo….

La pollera… era de la abuela, modificada, negra, de seda, con tijeretazos sabios me la habían cortado en los costados hasta casi los glúteos…y cuando la Pochi se la puso las dos porciones superiores de los glúteos desbordaron hacia las únicas aberturas posibles que eran los dos tajos para encontrar salida y así la pollerita se veía como un rectángulo negro colgado de la dos masas de humanidad llamadas piernas formando la visión de una pera invertida, cintura ancas pantorrillas pies…y para coronar este conjunto se junto dona Concetta emigrada de Italia la cual con voz estridula hizo una donación importante diciéndole a la Pochi
…Ché querida, te voy a coser arriba de un tajo un escapulario antiguo con el Corazón de Jesús que te trae suerte y bendición!…” y la cristiana sugerencia fue bien aceptada pues decían todos que nadie en el certamen habría pensado en un detalle tan halagüeño, y que una mancha de Corazón rojo sobre fondo negro quedaba bien…

Faltaba el bolerito y los zapatos…

El bolerito era también negro, era nomás una cinta ancha colocada arriba del corpiño con flecos largos tipo lámpara de mesita de luz francesa que caían hacia abajo ocultando a medias las dos grandes tetas que en la Pochi emulaban dos ubres vacunas antes del ordeñe…uno de los vecinos quiso decir la suya acotando al margen…”seria miss lechera con medalla de oro”…y el mismo borrego que dijo mussarela antes dijo ahora… “ cinta ancha será la de mi hermana, esta es cincha de llobaca pà remolcar un sulqui…”

Los zapatos…como calzaba el 43 a pesar de ser petisita, 157 cm., tuvieron que comprar unas sandalias negras de pescador y adaptarlas (don Genaro el zapatero hizo el milagro) a su empeine a sus medidas y a sus durones…ella le dio un toque, y quiso una tiras que envolviesen sus pantorrillas, bien sexy…y fueron necesarios 88 cms de cueritos finos…y antes de ponerse esos primores quiso también pintarse las uñas de rojo carmesí…y se fueron tres botellitas de esmalte…

BoteroDespués de 5 horas 6 minutos 22 segundos exactos desde el inicio de la labor, la Pochi su familia y los vecinos presentes en el cuarto salieron a la calle para encaminarse a los salones del certamen que era un corralón ganadero de remates con piso de tierra aplanada y adornado con guirnaldas de papeles colorados.
Se habían congregado como unas trescientas personas, casi todos conocidos y algunos que eran solo pasantes ocasionales…uno de estos al verla a la Pochita no pudo dejar de pensar:” si la belleza fuese agua esta seria el desierto de Atacama”…en tanto que los restantes vociferaban …Dale Pochi!…Representanos con dignidad…Rescatanos del anonimato…Seremos pirujas pero la gloria no nos olvidará!… Hacele ver a esos piojosos quien sos…. (nadie sabía a quienes se referían)… mostrales tus piernas que saben hacer…emborrachate de inspiración y volá…te esperamos victoriosa…vamos a rezar por vos”… (siempre se reza cuando uno parte…)

Y de repente se hizo un pio silencio… es que se acercaba el párroco Don Lambruschini con dos monaguillos que quería impartirle una bendición… comenzó a farfullar en un latín porteño que algunos que estaban cerca creyeron interpretar palabras tipo “desde los cielos Gardelius… tangum inmaculatos… virgen del perdon… día de la subida al cielo… Pochitus tuos …providenciam…vincitorum ego sarò et tus benedicta seras danzandum…etc etc…” y mientras desparramaba agua bendita sobre la cabeza de la Pochi y los circunstantes…(algunos se quejaron pues la ampolleta del agua bendita estaba con agujeros grandes y mas que bendición parecía una ducha corta)… finalmente la Pochi estaba por encaminarse a su destino…”Morfatelos a todos juntos y vivite tu día de león!..” Le grito una vieja chillona como saludo…!! Y ya le retruco el maleducado de turno…”nunca vi león morfarse un paquidermo…”

La subieron medio a empujones cargándola sobre el camión de don Juan que repartía soda, que habían lavado bien y donde en el parachoques habían escrito la frase “ No aplaudan mucho que me ruborizo”…

Los otros se tomaron el ómnibus cargando tambores y carteles, botellas de vino y empanadas… se estaba iniciando otro capitulo en la historia arrabalera del tango, pequeñas historias que comienzan antes del baile, con su personajes, vistiendo una Pochi…minúsculas historias que hacen la gran historia.

Se supo al final que habían llegado de la Capital unos pitucos de bigote, empresarios que querían ver y descubrir nuevos valores para llevarlos a los escenarios porteños, a la gran final nacional, y talvez en tournes a Europa…la voz corrió por todos lados y se sumaron carteles a favor de los amigos o parientes participantes para aumentar el calor de la hinchada…por supuesto nadie olvidaba las ultimas recomendaciones:

“Ché no te olvides las matracas y los pitos, por las dudas llevá también la olla vieja de la abuela que tiene una tapa grande…”
y muchos ya llegaban medio mamados de tantos brindis preliminares para desear éxito y buena leche…

Como pudieron me la bajaron a la Pochi del mionca, ella, toda fajada y dura caminaba como podía y uno no lograba imaginar como pudiese bailar de esa manera.. la pobre caminaba con esas sandalias pisando suave, a esas altura las pantorrillas parecían dos matambres caseros con tromboflebitis envueltos en cintas negras, de tan hinchadas que estaban…un poco la iban empujando sin hacerlo ver y como que disfrazando para facilitar el traslado pedestre hasta el ingreso de la tribuna especial de los participantes…
Y finalmente ella, la Pochi, hizo su entrada triunfal a la arena del enorme galpón.
Un speaker anunciaba el ingreso de cada pareja con un altoparlante indicando nombre y el numero de participación, la Pochi era el 13, y daba también un sobrenombre que los mismos participantes habían sugerido…

“Senoras y señores tributemos nuestro caluroso aplauso a doña Pochi Ostiones, la numero 13, susodicha La Tanguera, que ya carga en su joven y leve vida el galardón y la promesa de horizontes brillantes, que digo brillantes, esplendorosos, sea por su arte sea por su belleza.. ! aplaudan señores !…y cuando la vieron entrar casi en puntas de pies, con los brazos ciclópeos medio entreabiertos las manos carnudas y amorcilladas en posición de bailarina del Colon, el recinto entero, el mundo entero lanzo una carcajada que desde el cielo escucharon, y comenzaron implacables las cargadas que se sumaban y mezclaban sin entenderse nada… lo poco que uno podía intuir era algo como…

”ma qué joven ni leve, a esa no la carga ni siquiera una grúa…si esa tiene horizontes brillantes mi hermana es usina hidroeléctrica… belleza?, la vieron bien?…es un jamón gigante vestido de farol!!…