El Parque España por Mabel Crego

91
Parque España
Parque España

Observando  las dimensiones del Parque España, en el barrio de Barracas, y paseando bajo su frondosa arboleda, llegan a mi mente los corrales y mataderos que allí existieron hasta fines de siglo pasado. Trato de dibujar en mi mente como habrían sido y la fisonomía de los alrededores, de este maravilloso rinconcito de Buenos Aires.

 
Los dirigentes porteños de fines de siglo XIX vieron la posibilidad de implementar en la zona Sur de la Ciudad de Buenos Aires las nuevas tendencias urbanísticas, notando la gran importancia que adquieren los espacios públicos y procurando alejar del “casco urbano” las actividades que ocasionan perjuicios sensibles a la higiene, la estética y la salubridad, como los mataderos y corrales en este caso.

Eran tiempos de auge constructivo, pero lamentablemente esta zona quedó detenida en el tiempo, casi al margen de numerosas disposiciones urbanísticas dictadas a fines de siglo XIX, la intención de los funcionarios era ubicar a la ciudad en la corriente de los nuevos criterios de organización que comienzan a llegar en forma continua desde Europa y Estados Unidos.

Ubicados cronológicamente en la segunda mitad del siglo XIX, desde el Mercado del Sud del alto (Constitución) subiendo por la calle Caseros hacia el Oeste, encontraremos un espectáculo que Esteban Echeverría refleja en “El Matadero.”

Caseros no era más que un zanjón, que las lluvias y las tropas de hacienda convertían en lodazales y las sequías ayudadas por el viento en grandes polvaderas que hacían irrespirable el aire.

Enrique Puccia relata la leyenda … “ cuando en los mataderos del Sur, supo reinar la famosa “Juana Rebenque”, una negra que había sentado allí sus reales y que se hacía respetar ante el mas “pintado”, así fuese a rebencazo limpio, de allí su mote” … nos transmite esta imagen de reciedumbre poco romántica.

Desde 1830 donde se juntan “el zanjón de  Caseros” con el camino del “Paso de Burgos” se encontraban los corrales y mataderos del Sud. Los terrenos eran de Luis Dorrego (hermano del coronel) que luego pasaron a propiedad del municipio porteño.

Una ordenanza de 1860 disponía el traslado de estos insalubres establecimientos y que los nuevos corrales debían estar listos para enero del año siguiente. Seis años después todavía no se había realizado.

En 1868 se rechazó una pretensión de los abastecedores para quedarse allí y se los intima para que, a mas tardar el 5 de marzo abandonen el lugar, disponiendo que en el mes de septiembre se deshicieran los corrales, bajo pena de multas.
En camino de desocuparse por fin el terreno, en marzo de 1870 Julio Arditi, integrante de la Municipalidad, hizo aprobar un proyecto de resolución para crear dos plazas públicas, una en el mercado conocido por “Santa Lucia” y la otra en el terreno de los corrales de abasto del Sud.

Nace de esta forma un nuevo espacio verde para Buenos Aires, que en honor a los heridos sobrevivientes de la guerra con el Paraguay,  se le dio el nombre de “Plaza de los Inválidos”.

La carencia de agua para el riego no permitía el crecimiento y conservación de los árboles y plantas, por tal motivo se solicitó al gobierno, ordenara a la Comisión de Aguas  Corrientes, la colocación de las cañerías necesarias para su provisión, a lo que esta accedió porque consideraban que sería en un futuro  un valioso espacio público.

El ingeniero Carlos Thays con su magnífica obra paisajística, embelleció el predio con hermosas especies de tipa, algarrobos, eucaliptos, magnolias, senderos, juegos para niños  y luminarias a gas que maravillaban a los porteños de la época.

En 1897 el Consejo Deliberante dio entrada a un proyecto de resolución de varios concejales, que pedían el traslado del … “actual vivero del Sud, colindante con la Plaza España, para ampliar y ensanchar esta ultima” …   

Por ordenanza del 3 e Abril de 1900 la plaza cambio su nombre de “Inválidos” por “España”. Distribuyéndose medallas conmemorativas del evento, fechadas el día 6 de Abril.

El día de la ceremonia  de inauguración mas de veinte mil personas se dieron cita en el ángulo de Caseros  y  Dr. Carrillo en un día en el que el periodismo de la época describe diciendo … “Ni el sol había querido quedarse sin presenciar el espectáculo y brilló el domingo como una onza de oro acabada de acuñar ”…

El embajador de España, señor de Arellano y Arrozpide, agradeció la manifestación de afecto con que la Argentina retribuía los agasajos brindados en Barcelona, Madrid y Cartagena a los marinos de la “Fragata Sarmiento” y se dio lectura a una carta del anciano historiador Vicente Fidel López, asociándose al acto.

En el fondo del tablado apareció un escudo de España que fue aclamado, varias bombas de estruendo se escucharon, mientras las bandas de música ejecutaban el Himno Nacional Argentino y la Marcha Real Española, ante los aplausos y vitoreos de todos los presentes.

El 24 de Agosto de 1982 el Intendente de facto Guillermo del Chioppo, hace constar que su superficie es de 55.100 m2  y modifica la ordenanza de 1900, pasando  a denominarla “Parque España”.    

Mabel Alicia Crego – Maestra de Sección email
Escuela Nro. 15 Barracas

Fuentes:
Datos de Luis o Cortese – Nora Capaccioli
“El Matadero” de Esteban Echeverría
“Historias y leyendas de Barracas” de Enrique Horacio Puccia 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.