Maria Ines Mutti Una historia mágica en mi vida

42

Barracas encierra una historia mágica en mi vida: la de mis padres, mi mamá se conoció con mi papá, la primera vez y ya van saber por qué digo una primera vez, en Córdoba, cuando mi mamá tenía 22 y mi padre 26, en unas vacaciones, y estuvieron esos 20 días viéndose siempre. Cuando terminan las vacaciones, como no se habían dado los teléfonos y no existían las redes sociales para ubicarse, no se vieron más hasta un día, luego de 10 años. Mi mamá vivía en la calle Brandsen, esquina Montes de Oca, en una casa chorizo, como se las denominaban en ese momento y vivían más de una familia, ahora es un moderno y hermoso edificio, pero volvamos a la historia, ella era sastre y se levantaba temprano pues hacía un traje por día; esa mañana sale a la calle a sacar la basura y en ese mismo instante pasa mi papá y, cuando se ven, no lo pueden creer! Mi papá trabaja en una barraca llamada PICALUGA, y pasaba todos los días por allí. Él era de Avellaneda, mi mama de Barracas, a partir de allí, durante un año, mi papá compraba bizcochos en la panadería de la esquina, que se llamaba Primavera, para tomar mate con ella. Al año se casaron en la Parroquia de Santa Lucía, donde fui bautizada.

Al día de hoy vivo en Lomas de Zamora, donde tengo mi casa en venta y adivinen ¿dónde voy a mudarme? a ese BARRIO MÁGICO, donde un 11 de diciembre de 1954 nací en el Argerich, mis primeros juegos fueron en la Plaza Colombia, por supuesto diferente a lo que es hoy más grande, sin rejas más arbolada, y con el guardia que nos cuidaba junto con el policía de la esquina de la Comisaria 26.
Amo a Barracas, una vez me dijo mi mamá: a Barracas no la elegís vos, ella te elige si no te expulsa, es muy cierto, los barraquenses somos personas especiales que amamos nuestro barrio y, a pesar que la vida nos llevó por otros lugares, volvemos otra vez a nuestro terruño, como diría mi abuela que fue la primera en anclar allí después de llegar de su Ourense natal al Puerto de La Boca.

Espero que les haya gustado mi historia.