Jorge Nadín: Reencuentros

23

Qué tal Mónica?, tanto tiempo, no me había olvidado de vos y de la barriada, es que estaba muy ocupado. Me gustaría que en la barriada pusieras, si es posible, un agradecimiento grande a esta pagina, ya que de a poco nos vamos reencontrando viejos compañeros de colegio, viejos amigos del barrio, Carlitos Manteo, Marcelo Romano, Rosana Fortunato, compañeros del Instituto «La Asunción», el chino González, Daniel Milanesi, amigos del barrio, amigos que escriben del exterior, pero que alguna vez corrieron por Saavedra. Nora Portela, en fin, se que soy ingrato y que alguno se me pianta, pero sepan disculpar, cada vez que aparece un nuevo viejo amigo en la red me llena de alegría y de recuerdos, la última en aparecer fue Rosana Fortunato, prácticamente desde la primaria fuimos compañeros y amigos, como con todos, porque uno con el tiempo se hace amigo y más cuando los años peinan canas y tus pibes recorren el mismo camino que vos.

La red no sólo sirve para jugar, sirve para el reencuentro, aunque sea un café virtual los sentimientos siguen siendo reales, la desesperación de buscar las fotos viejas, el distintivo del cole, o algún encuentro furtivo en los famosos asaltos, todavía tengo presente tus quince abriles, Rosana, en fin, querida barriada, hoy no le escribo a Saavedra, le escribo al reencuentro, que nada sabe de barrios o distancias, sino de querencias y recuerdos, pinceladas de picardías y puchos fumados a escondidas y chiclets de menta, ilusiones y pasiones, pedacitos de papeles que fueron haciendo un collage en el tiempo, un tiempo que se empeña de a poco en devolvernos nuestras alegrías, de las tristezas que se ocupen otros. Gracias barriada, gracias Mónica por darnos un espacio para el reencuentro, café virtual por medio, desde aquí en San Juan, con un día gris, desapacible, casi lluvioso, pero radiante del calor de los amigos y del sol del reencuentro, una flor más se agrega al jardín de la nostalgia.

Hasta Siempre.

(Nota de www.barriada.com.ar : Jorge, con tu email se me piantó un lagrimón, gracias por escribirme)