Hugo F. M. Otero: A Barracas

20

A BARRACAS

Aún perduran las imágenes de ayer
nostálgicos reflejos que se dan
que los ojos de la mente pueden ver
y en el alma de nosotros siempre están .
Vetustas fachadas de antaño
latiendo en un mundo adolescente
contorno manado de lo extraño
donde conjugan el pasado y el presente.
BARRACAS; estás en la memoria
de los seres que te habitan
que transitan las entrañas de tu historia
y al compás de sus momentos la palpitan.
Sí volvieran los espíritus lejanos
y el eco de sus voces a entonar
a BARRACAS barrio amado
cantaría la más dulce melodía de arrabal.
Es un sueño cotidiano recorrerte
porque barrio en tu dibujo
encierras la fe, la enseñanza
y la ilusión del día
que envolviéndome en tu embrujo,
bajo la noche de luna
como un niño en fantasía
me arrullarás sobre tu cuna.