Encuentro de medios barriales con Mariano Recalde, candidato a legislador por Unidad Porteña

11

Se realizó en el Café de los Angelitos, el jueves 28 de septiembre por la mañana, con la presencia de distintos medios de comunicación vecinales. Recalde encabeza la lista de candidatos a la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires por el nuevo frente Unidad Porteña que, luego de las PASO, se constituye en la segunda fuerza en cantidad de votos, por detrás de Vamos Juntos, la lista oficialista.

«En esta elección, los estamos convocando para que el voto no se pierda en alguna expresión que no tenga contundencia. Esa va a ser nuestra tarea, en un contexto donde está claro que hay dos opciones: apoyar al gobierno o expresar un rechazo para que el gobierno no avance con la velocidad que pretende con un gran ajuste que tiene preparado para después de octubre. Se vio en las PASO, en el país sobre todo y en la provincia de Buenos Aires, que dos tercios de los argentinos eligieron una boleta que expresaba un rechazo a la política de ajuste y a esta concentración de poder, a esta utilización tan autoritaria, con poder tan concentrado, que pone en riesgo, debilita y precariza la democracia que todos queremos»

Consultado sobre su postura frente a los medios barriales de comunicación y a la posibilidad de llevar algún proyecto a la Legislatura para que se los considere «industria cultural» respondió 

«Para mí son muy importantes los medios barriales o vecinales, es muy importante que se garantice la pluralidad y la variedad de voces y opiniones… en todo lo que pueda contribuir a eso, no sé si es protegiéndolos como industria cultural o de qué manera, pero nosotros vamos a acompañar, vamos a trabajar en eso.  Con respecto a lo otro, es un planteo nuestro histórico el darle más atribuciones a las Comunas y descentralizar más cosa que este gobierno no ve así. Apoyamos también muchas iniciativas que tienden a descentralizar las Comunas cada vez más.«.

Ante la pregunta de cuáles van a ser las estrategias para poder influir en la falta de vacantes en la escuela pública, respondió

«Va a ser muy difícil el trabajo ya que hoy el oficialismo cuenta con mayoría propia. De todas maneras, nosotros entendemos que este es un primer paso en un camino que inevitablemente tiene que conducir a construir una nueva mayoría en la ciudad de Buenos Aires. Estamos convencidos que es posible lograr un cambio en la ciudad de Buenos Aires, después de 12 (doce) años de gobierno del PRO, que es un gobierno que no resolvió ninguno de los problemas estructurales de la ciudad, sino que, por el contrario, muchos se profundizaron. Sobre el tema de las vacantes en las escuelas yo tengo que otro dato, que son 11.000 los chicos que quedaron sin vacantes y, si contamos aquellos que acuden a uno de los Centros de Primera Infancia, que son optativos, pero no los hacen aparecer como tales, la cifra se eleva a 20.000 chicos, que no tuvieron una vacante en una escuela, o en un establecimiento. Así que la tarea es ardua y muy exigente. Va a ser muy difícil, desde la Legislatura, poder producir cambios a favor de la gente, lo que sí creo que, desde la Legislatura, se puede contribuir a organizar una defensa de los derechos, una defensa de todas aquellas cosas que no queremos que se pierdan o que retrocedamos. Y en eso, me parece que hay ejemplos de organización, de conciencia, de los derechos en la ciudad de Buenos Aires que son esenciales, como la reacción que tuvo la ciudadanía entera, principalmente la comunidad educativa, con el intento de reforma de lo que todos conocen como la escuela secundaria del futuro, que la verdad es que es un espanto, por donde se la mire. Estos dos años, la tarea va a pasar más por ese lado que por lo institucional propiamente dicho. «.

Se le preguntó también si consideraba posible generar un frente de convocatoria de espacios políticos que trabajen en asegurar el acceso a la energía y a los servicios públicos, a tasas bajas, a empresas y clubes de barrio ya que cumplen una función social, a lo cual contestó:

«Aspiramos a lograr eso, fundamentalmente en el Congreso de la Nación, donde la mayoría electoral y la mayoría parlamentaria de las fuerzas opositoras se traduce en las votaciones sobre las leyes que envía el gobierno o que propone la oposición. Llamativamente, el gobierno tiene minoría en la Cámara de Senadores y en la Cámara de Diputados, y logra aprobar las leyes que propone y logra frenar las leyes que impulsan los diputados opositores de nuestro bloque. Creo que hay que trabajar para lograr que esa mayoría opositora, que se expresa en las urnas, y que se traduce en representantes legislativos, pueda tomar decisiones, como alguna vez se logró, por ejemplo: con la ley anti despidos, que es una de las propuestas con la que queremos insistir, que el Poder Ejecutivo la vetó, pero que el Congreso podría insistir con dos tercios. Estas elecciones pueden servir, entre otras cosas, para que la oposición logre las bancas suficientes para llegar a los dos tercios. Aspiramos a unir a toda la oposición para defender los derechos de la gente, no aprobando las leyes que vayan en contra, como tomar más endeudamiento, la pérdida de derechos laborales, la privatización del sistema previsional, que tienen en carpeta y que van a querer impulsar.».


Luego le preguntaron sobre cómo se convoca a esa parte de la sociedad que no los ha visto en los últimos tiempos como esa verdadera oposición y qué se le propone a la ciudadanía para que se sume. 

«Hace una semana firmamos un compromiso público sobre diez puntos centrales ya que consideramos que debíamos expresar que no vamos a acompañar si el gobierno tiene la iniciativa de presentarlos en el Parlamento. Diez puntos que van desde la reducción de los derechos laborales, la reforma del sistema previsional, el endeudamiento, etc. Y diez propuestas que sí vamos a acompañar: una la ley de emergencia por el tema del empleo, una ley de emergencia por el tema medicamentos y los alimentos, y distintas iniciativas. Desde ahí salimos a convocar. Todos los que coincidan con esos diez puntos que no hay que permitir que avancen y con esos diez puntos que estaría bueno que se implementen, son bienvenidos, sin importar, me parece a mí, ninguna otra circunstancia, para construir una fuerza opositora potente, porque lo que se viene después de octubre, es un gran ajuste, una iniciativa muy complicada del gobierno para seguir avanzando en lo que dejaron inconcluso en esta etapa. Para eso salimos a convocar a la ciudadanía desde un nuevo espacio como es Unidad Porteña, con un nuevo discurso, con nuevas propuestas para una nueva realidad que vive la Argentina. A partir de ahí, con diez puntos concretos, con un mensaje claro, después de un resultado electoral de las PASO que corre cualquier falsa posición, y me refiero concretamente a Losteau, uno de los candidatos de Macri, que algunos lo veían como opositor porque parecía que se enfrentaba a Larreta, pero es una interna dentro de la fuerza política del gobierno. Losteau ahora lo dice abiertamente, va a integrar el interbloque de Cambiemos en el Congreso de la Nación, al lado de Macri, y de lo único que habló fue del gobierno de la ciudad y no hizo ninguna crítica a las tremendas, espantosas, medidas que llevó adelante Macri en materia económica, en materia social y en materia de soberanía. Hay varios elementos: ¿en qué posición quedamos después de las PASO? ¿en qué espacio político? en una nueva fuerza más amplia, no es el kirchnerismo, es más amplia. Unidad Porteña tuvo tres listas en las PASO, dos de las cuales tuvo precandidatos que no acompañaron, que no estaban de acuerdo con los gobiernos de Néstor y Cristina y, sin embargo, pudimos unir. La idea es seguir uniendo más actores, más sectores, para ponerle un freno al ajuste, que es lo primero que hay que hacer, y después construir una fuerza política que vuelva a ser mayoritaria.«.


Ante las tomas de los colegios se le pidió que hiciera un paralelismo con su época de estudiante y cuáles serían las motivaciones y objetivos en este momento. Recalde respondió:

«Hoy el gobierno está intentando imponer una reforma inconsulta que no discutió con nadie, ni con la sociedad, ni con la comunidad educativa, una reforma que, además, cuando uno empieza a ver los primeros borradores, porque tampoco había una presentación seria y profunda sino un Power Point, con algunos puntos espantosos que están pensados por un gerente de RRHH de una empresa y no por un Ministro de Educación. Y esto lo estamos discutiendo, y está en la agenda, y se está pudiendo frenar, detener, o discutir más, porque hubo un grupo de estudiantes que empezó a hacer ruido, que empezó a alzar la voz, no salía en los medios, pero terminó haciéndose oír, a partir de la organización, de hacerse dirigente de cada uno, de no dejar pasar las cosas que uno cree que son malas para la sociedad. ¿Qué hubiese hecho yo si hoy fuera estudiante secundario? Probablemente estaría con los chicos. Yo fui presidente del Centro de Estudiantes de mi colegio secundario y, antes de ser presidente del centro, militaba, era delegado. En los seis años de colegio que tuve, nunca tomamos el colegio, y eso que hubo momentos de mucho reclamo y mucha propuesta. Justo cuando me tocó ser presidente del centro, se quería privatizar y vender el campo de deportes que tenía la escuela, que estaba en Puerto Madero para el negocio inmobiliario, e hicimos mucho lío, no tomamos el colegio, pero marchamos. En ese momento no había Gobierno de la Ciudad sino Intendencia, el Intendente era Grosso, éramos miles de pibes marchando, y logramos que, con organización, con movilización, que quedara un pedacito verde en Puerto Madero, donde los chicos del Nacional Buenos Aires todavía hoy van a hacer deportes. Entonces, seguramente estaría acompañando esta nueva modalidad de protesta, propia de la juventud que preocupa a los padres, pero que creo que ha sido la única manera, a través de la cual hacerse oír.«.


Sobre la contaminación ambiental en la ciudad de Buenos aires, manifestó que

«Es uno de los temas centrales de la ciudad, la higiene urbana. La verdad es que es un tema muy complejo y que es peor todavía en la única zona donde la recolección de la basura la gestiona el estado, y es donde peor está. Uno va al sur de la ciudad y ve basura por todos lados. Creo que es una realidad que esconde una ideología. Las propuestas que hay para mejorar la higiene urbana, por sobre todas las cosas, mejorar los pliegos de licitación, son muchísimas. Están en todas nuestras plataformas de gobierno, van evolucionando, hay gente que estudia el tema. El problema acá, como tantos otros, pasa por la coordinación de fuerzas, pasa por la posibilidad de poner mayorías. No es que no hacen nada los legisladores nuestros, pobres están ahí batallando, escuchando, pensando, elaborando ideas, pero después, teniendo que someterse a lo que decide la mayoría parlamentaria que viene construyendo el macrismo siempre.«.

Otro medio planteó la necesidad de comunicación de las actividades de los legisladores del espacio, a lo cual expresó 

«Absolutamente, creo que hay que mejorar mucho la comunicación de lo que hacen nuestros legisladores y nuestros diputados nacionales. Porque, efectivamente, muchos me dicen: Che, no hacen nada. Yo no soy legislador, pero veo y conozco la tarea de nuestros legisladores, que se les va la vida y la garganta en los discursos, y en las comisiones, y en la elaboración de proyectos que, lamentablemente, por no lograr tener mayoría en la Legislatura, no prosperan. Y prosperan sí los del gobierno, y las licitaciones y los presupuestos y las iniciativas que tiene el gobierno porque tiene más votos.«. 

Sobre cómo llegar a aquellos que no quieren escuchar otra cosa más que el discurso que los medios hegemónicos transmite en favor de las acciones del gobierno actual dijo que:

«Yo creo que, con tiempo, con el transcurso de la realidad, la mentira tiene patas cortas. La realidad que construye el macrismo, la posverdad, esta idea de esperanza, de ilusión, de que en algún momento… que estamos mal pero que vamos bien, se termina, y no tiene que terminarse en el 100% de las cosas. La verdad es que hay un grupo que no quiere leer, consumir, ninguna otra noticia que no sea de determinadas personas. Y pasa, un poco también, con nosotros. Hay mucha gente que acompañó el proyecto nuestro y que no quiere saber nada. Vos les tiras que Patricia Bullrich estuvo con Videla cenando y lo creen, y lo difunden y lo explican, aunque sea imposible. Hay un montón de gente en el medio, y a esa gente del medio es a las que les tenemos que hablar. Tal vez haya algunos que no te quieran leer por esta cuestión. Pero hay muchos que están abiertos. Y no son muchos los que necesitamos para volver al 51% en la Argentina. En el 2015 nuestro proyecto sacó el 48, casi 49%, no es tanto lo que hay que convencer, no es tanto a lo que hay que hablar. Yo creo que, si este gobierno sigue por este camino, sigue mostrándose autoritario, violento, violento en el discurso, pero violento físicamente, sigue mostrando esta hilacha cipaya, de someter la ciudadanía y la entidad nacional y el orgullo nacional para otra vez las relaciones carnales, yo creo que vamos a llegar más pronto de lo que pensamos al 54% en la próxima elección. Depende también que nosotros sepamos interpretar y construir lo nuevo, lo que venga, lo que exprese esa nueva realidad de la Argentina. Lo que no podemos hacer, y es un mensaje que le quiero dar a los votantes y a los adherentes y a los simpatizantes nuestros, es ni deprimirnos, ni desalentarnos, ni dividirnos, ni desesperarnos. La desesperación lleva muchas veces a la depresión y a la división. Tenemos que seguir unidos, tenemos que perseverar, tenemos que aguantar los malos momentos, nos tenemos que seguir organizando e insistiendo con nuestra idea. Yo estoy convencido que nuestra verdad relativa es la que más le conviene a la gente, la que le hace mejor a una mayoría y confío que esta verdad relativa tarde o temprano aparece. Ni la dictadura militar se quedó eternamente en el poder.«.