El viernes 19 de abril se realiza el Via Crucis 2019 en la Ciudad

220
Via Crucis en la ciudad de Buenos AiresComo cada Semana Santa, se llevará a cabo, en la Avenida de Mayo, este viernes 19 de abril (a partir de las 20), organizado por la Catedral Metropolitana con el acompañamiento de la Dirección General de Cultos del Gobierno de la Ciudad. Significado del Vía Crucis.

Como cada Semana Santa, este viernes 19 de abril se realizará el tradicional Via Crucis en la Ciudad. El mismo se llevará a cabo en la Avenida de Mayo organizado por la Catedral Metropolitana con el acompañamiento de la Dirección General de Cultos del Gobierno de la Ciudad.

A las 20 comenzará en Avenida de Mayo y Bernardo de Irigoyen y a lo largo de la Avenida de Mayo se irán meditando las estaciones del Via Crucis, concluyendo en la Catedral Metropolitana. El mismo estará presidido por el Cardenal Mario Poli, Arzobispo de Buenos Aires.

Las imágenes del Cristo del Buen Amor y de la Virgen Dolorosa, realizada en 1870, presidirán la manifestación religiosa. A su vez, una cruz penitencial de 15 metros de largo y 130 kilogramos de peso será llevada en andas a lo largo de la procesión.

La Semana Santa es un tiempo de especial importancia para muchos vecinos de la Ciudad. Por eso queremos acompañar a tantas comunidades de fe en sus celebraciones, buscando seguir construyendo juntos una Buenos Aires del Encuentro”, afirmó Federico Pugliese, Director General de Cultos del Gobierno de la Ciudad.

Sobre el Vía Crucis

fuente https://www.aciprensa.com

El Vía Crucis consiste en recorrer espiritualmente el camino que hizo Jesús hasta el monte Calvario mientras cargaba la Cruz, así como la oportunidad de interiorizar en su sufrimiento.

Vía Crucis” significa en latín “El camino de la Cruz”. Este trayecto está compuesto por 14 estaciones que representan ciertas escenas de la Pasión, correspondientes a un incidente en particular o la forma especial de devoción relacionada con tales representaciones. 

P. Donato Jiménez indicó a ACI Prensa que los primeros cristianos realizaban peregrinaciones a Jerusalén para recorrer los lugares de la Pasión y Muerte de Cristo con los evangelios en la mano. Este camino terminaba en el Monte Calvario.

Explicó que esta práctica es un repaso de “los pasos por donde anduvo Jesús, recordando las escenas del Evangelio y algunas otras tradicionales, como son las caídas y alguna otra del encuentro de María con Jesús, que aunque no están en el Evangelio fueron muy probablemente hechos históricos”.

Antiguamente, el número de estaciones variaba considerablemente en diferentes lugares, pero ahora el Magisterio de la Iglesia Católica prescribe 14:

1. Cristo es condenado a muerte
2. Jesús es cargado con la Cruz
3. Su primera caída
4. Se encuentra con su Santísima Madre
5. Simón de Cirene es obligado a cargar la cruz
6. La Verónica limpia el rostro de Cristo
7. Su segunda caída
8. Su encuentro con las mujeres de Jerusalén
9. Su tercera caída
10. Jesús es despojado de sus vestiduras
11. Su crucifixión
12. Su muerte en la cruz
13. Su cuerpo es bajado de la cruz
14. Es colocado en el sepulcro

Es una devoción muy rica y muy ventajosa para el cristiano porque le ayuda a representarse en la imaginación y en la memoria los pasos sucesivos de Jesús, sus sufrimientos y sus sentimientos”, comentó el P. Jiménez.

El Directorio sobre la Piedad Popular y la Liturgia –elaborado por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos de la Santa Sede y publicado en el año 2002– señaló que el Vía Crucis es “un camino trazado por el Espíritu Santo, fuego divino que ardía en el pecho de Cristo (cfr. Lc 12,49-50) y lo impulsó hasta el Calvario; es un camino amado por la Iglesia, que ha conservado la memoria viva de las palabras y de los acontecimientos de los último días de su Esposo y Señor”.

También precisaron que en este ejercicio de piedad confluyen varias características de la espiritualidad católica: “la comprensión de la vida como camino o peregrinación; como paso, a través del misterio de la Cruz, del exilio terreno a la patria celeste; el deseo de conformarse profundamente con la Pasión de Cristo; las exigencias de la sequela Christi, según la cual el discípulo debe caminar detrás del Maestro, llevando cada día su propia cruz (cfr. Lc 9,23)”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.