El Sitio Arqueológico La Cisterna amplía su horario de visita gratis

El Sitio Arqueológico La Cisterna amplía su horario de visita gratis
En el corazón de Buenos Aires, un sitio arqueológico invita a un viaje por cuatro siglos de historia. Ubicado en el barrio de Montserrat, La Cisterna amplía su horario de visita a partir del 6 de marzo. #lacisterna #Montserrat #arqueologia #actividadgratuita #visitasguiadas

 

Uno de los más grandes descubrimientos arqueológicos de los últimos tiempos en Latinoamérica ofrece nuevos horarios a partir del 6 de marzo. El Sitio Arqueológico La Cisterna, en Moreno 550, en el casco histórico porteño, permite comprender la complejidad urbana y la riqueza histórica de la ciudad a través de cuatro siglos.

El descubrimiento de esta estructura dio lugar a veintiuna excavaciones arqueológicas que motivaron la creación de un nuevo espacio expositivo por parte de la Dirección General de Patrimonio, Museos y Casco Histórico del Ministerio de Cultura en 2023. Y La Cisterna es la pieza fundamental. Por sus dimensiones es una de las más grandes de la región.

El recorrido museológico del Sitio Arqueológico La Cisterna propone un acercamiento a las sucesivas ocupaciones funcionales del lugar, que en los tiempos de Juan Manuel de Rosas funcionó como Casa de Gobierno de la Confederación Argentina. Del conjunto de elementos recuperados se expone una selección de los más de 15.000 restos arqueológicos y paleontológicos, entre vajillas, frascos, juguetes, restos de alimentos, etc.

A la muestra permanente acompañan dos muestras temporales:

  • en estos primeros meses, la primera rinde homenaje al Dr. Mario Jorge Silveira, pionero de la arqueología urbana y zooarqueología, y de larga trayectoria pública en la cultura y la educación.
  • La segunda muestra temporal visibiliza el ambiente y la fauna que habitó la ciudad hace 10.000 años.

Horarios de apertura marzo:

Miércoles, jueves y viernes de 13 a 18 h. Feriados cerrado.

Visitas guiadas para escuelas:

Las visitas para instituciones educativas están destinadas a todos los niveles. Para reservar comunicarse al mail: [email protected]

Visitas guiadas:

Miércoles, jueves y viernes 16 h, sin inscripción previa. Con capacidad limitada. El recorrido tiene una duración aproximada de 40 minutos.

Todas las actividades son gratuitas.

Más información sobre La Cisterna

El Sitio arqueológico La Cisterna, localizado en Moreno 550, en el Casco Histórico de Buenos Aires, permite comprender la complejidad urbana y la riqueza histórica de la ciudad.

El descubrimiento de esta estructura dio lugar a excavaciones arqueológicas que motivaron la creación de un nuevo espacio expositivo, donde La Cisterna es la pieza fundamental. Por sus dimensiones es una de las más grandes de la región, siendo un símbolo de prestigio social para la época de su construcción.

Una de las formas de provisión de agua en la primera mitad del siglo XIX fue a través del uso de cisternas. El sistema facilitaba el almacenamiento de agua de lluvia proveniente de azoteas y tejados que canalizadas, llegaban a una reserva subterránea contenida en una estructura con cubierta abovedada.

La presencia de uno u otro tipo de sistema marcaba el status, tal como lo recuerda Lucio V. Mansilla: “Esto del aljibe que no parezca nota baladí. Las fincas que lo tenían eran contadas, indicantes de alta prosapia o de gente que tenía el riñón cubierto; daban notoriedad en el barrio, prestigio; y si por la hilacha se saca la madeja, tal o cual vecino pasaba por grosero por los muchos baldes de agua fresca que pedía; y tal o cual propietario por tacaño, porque solo a ciertas horas no estaba con llave el candado de la tapa del preciado recipiente.”
 
En este sentido, el agua y la sequía se presentan como elementos destacados del relato expositivo dando lugar a distintas hipótesis que nos ayudan a interpretar la función de la estructura en el sitio.

El recorrido museológico del Sitio Arqueológico La Cisterna propone un acercamiento a las sucesivas ocupaciones funcionales del lugar. El conjunto de elementos recuperados expone solo una porción de los más de 15.000 restos recuperados a partir de los trabajos arqueológicos desarrollados. 

El agua en Buenos Aires

La Cisterna, protagonista del Sitio Arqueológico es la estructura más grande de este tipo localizada al momento en la ciudad de Buenos Aires.  Llaman la atención su tamaño y capacidad de almacenamiento, contando con 7,20 metros de diámetro y una capacidad de almacenamiento de aproximadamente 250 mil litros de agua. Sus características nos hablan de las formas de abastecimiento de agua para su consumo en la ciudad colonial.

El fin del uso de las Cisternas

En el año 1869 se da inicio al servicio de agua corriente en Buenos Aires. Fue el primer caso de agua purificada en América, ya que Estados Unidos recién tuvo este servicio en 1872. Sólo alcanzaba a los edificios más importantes (edificios públicos, hospitales, teatros, etc.) y a un 8 % de la población. Entre 1871-1872 la ciudad sería azotada por la fiebre amarilla. Uno de los factores fue la existencia de gran cantidad de pozos ciegos sanitarios ubicados en proximidades de las cisternas, por lo cual el agua potable era contaminada. Ello generaría cambios de trascendencia en la infraestructura de la ciudad. Para 1876, el 50 % de la población de la ciudad ya tenía agua corriente. La prohibición general de este tipo de sistema fue establecida por el municipio con la Ordenanza del 12 de marzo de 1894.

La Historia del sitio. Exposición semipermanente

La muestra cuenta la historia del sitio Moreno 550 y sus distintas ocupaciones. Si bien no podemos aseverar que los objetos pertenecieron a un momento específico, si podemos contar que para esos periodos se utilizaban en Buenos Aires ciertos objetos como los recuperados en el sitio, objetos que caracterizaron una época y nos brindan una cronología relativa. 

Desde Arguibel hasta Ezcurra – Primeros habitantes

En un primer momento la casa fue habitada por la familia de Felipe Arguibel y Andrea López Cossio, como lo indica el censo de 1778 que describe a la pareja, sus nueve hijos y ocho criados esclavos negros y mulatos, un total de 19 ocupantes. En un segundo momento Teodora Arguibel, quien hereda la casa de su padre, se casa con Juan Ignacio Ezcurra y permanecen en esta vivienda. Allí nacen y se crían sus nueve hijos, entre ellos María Encarnación Ezcurra. Tal vez no podamos asegurar que las piezas halladas pertenecen a la familia Arguibel, López, o Ezcurra, pero sí podemos afirmar que los objetos son característicos de ese período de ocupación que va desde mediados del siglo XVIII hasta principios del siglo XIX.

Habitando el hogar Ezcurra-Rosas

Sin dudas la presencia de Juan Manuel de Rosas y su esposa Encarnación Ezcurra no pasaron desapercibidas al habitar este hogar, detalles de alcurnia, ostentación y poder marcan este momento histórico y afloran en cientos de fragmentos con las excavaciones arqueológicas. Hablar del hogar Ezcurra-Rosas nos obliga a imaginar algo más que la vida familiar de una típica familia porteña. En este solar convivieron la vida doméstica y las decisiones políticas que cuenta nuestra historia. 

El 8 de diciembre de 1829 Juan Manuel de Rosas fue proclamado por la Sala de Representantes gobernador de la Provincia de Buenos Aires, cargo que ejerció hasta 1832. En 1835, luego de rechazar cuatro veces la gobernación, vuelve a asumirla tras el asesinato del gobernador de La Rioja, Facundo Quiroga. Durante la primera parte de su mandato y debido a las malas condiciones en que se encontraba la Casa de Gobierno, este sitio funcionó como hogar y sede de la gobernación, inaugurando así la etapa de las instituciones, que luego se repetiría a lo largo de los años en la ocupación de este sitio.

Transformaciones en el tiempo – Del hogar a las instituciones

Luego de la batalla de Caseros y con Rosas en el exilio, las propiedades de la familia pasaron a formar parte de las reparticiones estatales del poder de turno

Comienza una nueva etapa. La construcción de uso residencial se transformaría durante un año en sede del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, los lotes de Perú 302, Moreno 568 y 574 serían ocupados por la Escuela Modelo que comenzaría a funcionar en el año 1857, y la esquina de Bolívar y Moreno oficiaría de residencia de la Suprema Corte de Justicia alrededor del año 1863. Ya en los albores del 1900, la esquina de Bolívar y Moreno alojaría la compañía de Correos.

Nuevo siglo, nuevas arquitecturas y nuevos inquilinos 

Entre los años 1902 y 1903 llegaría el fin de la legendaria construcción. Tras el loteo del solar se demuele la casona y se levantan nuevas edificaciones. En la actual Moreno 550, se construyó un edificio con planta baja y primer piso, que funcionó como casa para rentas, con unidades de alquiler y locales comerciales, testimonio de una época donde se entremezclaban saberes y costumbres de migrantes y nativos. Sería el tiempo de las grandes corrientes inmigratorias que transformaron las costumbres de la aldea en una ciudad cosmopolita. El conventillo continuó en funciones hasta 1970 cuando fue demolido para convertirse en una playa de estacionamiento a cielo abierto.

fuente: Buenos Aires Cultura

 

(Visited 96 times, 1 visits today)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.