El rol del Comunero en la (NO) descentralización

18
Leonardo Farías, Comuna 10Por Leonardo Farias,
Miembro Junta Comunal 10, Unidad Ciudadana.

En octubre de 2018, a más de 6 años y medio de la puesta en marcha las Comunas, el rol del Comunero está sujeto a las limitaciones que le impone el Gobierno de la Ciudad al no descentralizar la gestión de gobierno. Alcanza con mencionar la principal y madre de todas las limitantes: Las Comunas no tienen, al día de la fecha, Jurisdicción presupuestaria. Sin esto las Juntas Comunales no pueden recibir, administrar, planificar y ejecutar el presupuesto asignado cada año. A buen entendedor pocas palabras… ¿no es cierto?. Entonces ¿Qué hacen los comuneros y comuneras?  Buena pregunta y difícil de responder porque depende de cada uno y de cada fuerza política a la que representa. Pero he aquí algunas de las cuestiones a tener en cuenta en relación a la tarea de miembros de las Juntas Comunales.

Se podría decir que hoy el rol del comunero se mueve en torno a tres amplios ejes: el enlace parlamentario, la veeduría de gestión y la función político institucional. Al menos en esos aspectos nos movemos los comuneros y comuneras de Unidad Ciudadana.

Podríamos denominar al “enlace parlamentario” como el estudio y trabajo de los diferentes proyectos de Ley y planear su aplicabilidad en el territorio. El trabajo en esta materia es arduo. Algunas leyes implican grandes cambios, en distintos aspectos, a las normas y funcionamiento del distrito. Por ejemplo, el nuevo Código de Planeamiento Urbano está en pleno tratamiento. Código de mucha importancia ya que rige todos los temas referidos a la construcción y uso del suelo en la Ciudad. Hace meses estamos trabajando en ello y, dicho sea de paso, está pensado por los desarrolladores inmobiliarios, para un selecto grupo de ciudadanos y para hacer de la Ciudad negocios y grandes torres de cemento con falta de espacios verdes y destrucción del paisaje y el patrimonio arquitectónico. Es, en consecuencia, en estos casos que debemos trabajar y articular con Instituciones, vecinos participativos, organizaciones sociales y políticas para alzar la voz del territorio y llevarla a la Legislatura porteña. El comunerx es quien amplifica esa voz. Es quien debe darle potencia.

La “veeduría de la gestión” podríamos definirla como el seguimiento de todo lo que el Gobierno de la Ciudad hace con el presupuesto que debería administrar la Comuna. Ni más ni menos que eso. Triste pero real. Esto implica estar sobre el trabajo de las empresas contratadas para realizar el mantenimiento de los servicios públicos como por ejemplo Espacios Verdes, Poda, veredas, etc. También la necesidad de pedir informes oficiales y detalles de tareas realizadas en la Comuna.

Y por último, la “función político institucional” que tiene como eje central la pelea por la verdadera descentralización, por hacer respetar y cumplir la Ley organiza de Comunas (Ley Nº 1.777). El trabajo palmo a palmo con el Consejo Consultivo Comunal (CCC), órgano de consulta de la Junta Comunal por ley, y que no respeta ni reconoce el Gobierno de Rodríguez Larreta. Situación que quedó plasmada en forma clara, en un material informativo distribuido sobre las comunas en las escuelas porteñas para que supuestamente los niños aprendan. En su explicación de cómo el vecino puede participar no menciona al CCC en ningún momento cuando es el principal ámbito de participación.

En definitiva, esta función debe ser permanente y sostenerse en el tiempo hasta lograr la efectiva Jurisdicción para las 15 comunas. Mientras esto no suceda seguirá habiendo veredas, en barrios pitucos, que se hacen dos veces por año sin necesidad, y otras veredas, en barrios populares, que hace más de 5 años que están destruidas y no se arreglan. Porque mientras no haya gobierno de cercanía no habrá una eficaz y efectiva Gestión en una Ciudad tan densamente poblada.

Para concluir, aunque el Ejecutivo porteño quiera dejar sin tarea ni rol a los Comuneros y Comuneras para acusarnos de ñoquis, desde Unidad Ciudadana se trabaja con templanza militante la tarea institucional, se defiende la democracia y la participación popular y se trabaja con el compromiso que asumimos que es mejorar la vida de los vecinos de nuestros barrios.