Cristina Suárez: Benito Quinquela Martín

Una anécdota del barrio, en el año 1890, llegó a la Casa Cuna del barrio de Barracas su más renombrado Expósito, bautizado con los nombres de Benito Martín y adoptado 6 años después por la familia Chinchilla, carboneros de los barcos de la Boca, gracias a los cuales pudo tener un papá y una mamá.

Cuando comenzó su carrera de pintor, modificó su nombre a Benito Quinquela Martín.

Buena parte de su fortuna la usó para construir el Lactario, el Hospital Odontológico Infantil de la Boca y el Jardín de Infantes, la escuela de la Vuelta de Rocha y la de Artes Gráficas de la Boca, el Teatro de la Rivera, todo esto en agradecimiento a los años que pasó en Casa Cuna.

Datos extraídos del Libro de Oro de la Casa Cuna.
Del escritor del libro Histórico del Hospital Argerich Roberto Litvachkes

(Visited 76 times, 1 visits today)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.