Cristina: Caballitense de pura cepa

14

Mi nombre es Cristina, tengo casi 63 años y naci y me crié en la calle Venancio Flores, entre Campichuelo y Otamendi.

Mis abuelos paternos, prácticamente inaguraron el barrio de Almagro, viviendo en el año 1895, en la calle Venezuela y Muñiz.

Exactamente a dos cuadras de mi anteúltimo domicilio en Caballito, en Av.La Plata y Rosario.

Teresa, mi abuela, ya viuda vivió en Eduardo Acevedo y Venancio Flores, mudándose a posteriori a Venancio Flores, entre Campichuelo y Otamendi.

Precisamente el 4 de marzo de 1947, vine al mundo en un sanatorio de Almagro y luego me llevaron a mi casa, donde vivi hasta los 19 años.

Esa callecita, se prestaba para los multiples juegos de los pibes de entonces.
Mis recuerdos, por si alguna vez leen este mensaje, para : Carlos y Miguel Marco, Eduardo y Horacio Subirana, mis compañeros de correrias y protagonistas en las noches estivales de «El patron de la vereda» – «La mancha venenosa» – » La escondida» – La fogata que haciamos sobre el terraplen que lindaba con el entubado del Ferrocarril Sarmiento, la noche de San Pedro y San Pablo – La bici y El monopatín –
Mi escuela primaria fue la que se encuentra en la calle Eleodoro Lobos, entre Aranguren (antes San Eduardo) y Avellaneda.
Mi secundaria tuvo como protagonista, primero al Liceo N°2 y luego al Normal N° 4.
Mi primer empleo, fue en el Hogar Obrero, casa matriz, en la avenida Rivadavia 5126.
Caballito de mis amores, te extraño aún, desde el barrio de Boedo, donde ahora vivo.