Boedo: Calles, barrios, esquinas famosas y puntos de encuentro

Cafe Margot
Cafe Margot

San Juan y Boedo: es la esquina más famosa, no solo del barrio sino de la ciudad, es la de . Allí estuvo el «Café del Aeroplano«, que luego se llamó «Nippon» y más tarde «Canadian«. Homero Manzi inmortalizó esa esquina a partir de su composición de la letra del tango «Sur«.

San Ignacio y Boedo: clásica esquina que fue tradicional por constituirse, durante muchos años, en tribuna proletaria. Fue frecuente escuchar allí las voces de los principales pensadores del partido socialista. En años más recientes (década del ’80), la cortada fue escenario de las primeras exposiciones de escultura «a cielo abierto» que se realizaron en Buenos Aires. Una milonga titulada precisamente «Cortada de San Ignacio«, con música del maestro Horacio Salgán y letra de Carmelo Volpe, recuerda el lugar. Dicha esquina fue bautizada como esquina «Escultor Francisco Reyes«, en homenaje a este laureado plástico, distinguido vecino de Boedo.

Café Esquina Homero Manzi (bar notable): Av. San Juan 3601 Tel 4957 8488. Fue declarado «Sitio Histórico Nacional» por Ley 24.704 e incluido como «Área de Protección Histórica» [email protected] www.esquinahomeromanzi.com.ar

Café Margot (bar notable): Boedo 857 Tel: 4957 0001 [email protected]

Café Dante: de la calle Boedo 745, fue famoso pues en él se reunieron los jugadores, dirigentes y aficionados del Club San Lorenzo de Almagro. También fue lugar de encuentro de distintas peñas y de los miembros de «La República de Boedo«, institución que existió desde 1938. Tuvo, simbólicamente, su autonomía política. Su escudo representa todos los intereses locales: una pluma, una guitarra, el casco de Mercurio, una pelota de fútbol y una paleta con pinceles.

Café La Puñalada: de Boedo y Chiclana, fue punto de reunión de hinchas del club Huracán, declarados adversarios de sus vecinos de San Lorenzo de Almagro. Era frecuentado por el poeta Julián Centeya. 

Café El Capuchino: otro café famoso pero ya desaparecido. Aquí supo bailar Ovidio José Bianquet, apodado El Cachafaz, uno de los más famosos bailarines de las primeras décadas de este siglo.

Centenera y Tabaré: en esa zona gris entre Boedo y Pompeya- donde Manzi situó su «Mano Blanca» y el corralón donde guardaban la «chatita celeste», permanece la letra del tango escrita en una pared

Café Maza: El vecino Osvaldo Arango nos acerca este dato y nos cuenta que «estaba ubicado en la esquina de Quintino Bocayuva y Venezuela , «el» boliche de 3 cuadras a la redonda,  ahí solía parar Ringo Bonavena, estaba atendido por el viejo Maza, de ahí el nombre, un fenómeno el tipo, cerró allá por 1975, quedó al lado el Club de Vigo en mitad de cuadra por Quintino, entre Venezuela y agrelo.
Otro que desapareció fue el CUNTIS, en Castro entre Independencia y Estados Unidos, ahí se jugaba a las cartas había un bar, era muy ameno.».

 

(Visited 573 times, 1 visits today)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.