Blas Pedro Vidal: Más información sobre el barrio de Flores

69

He estado pensando que debería haber más información del Barrio de Flores, por ejemplo, en cuanto a Bares y Confiterias que las había y muchas. Estaban las Confiteria “La Perla de Flores” en Rivadavia y Rivera Indarte, La “Chiogna” en Rivadavia y Gavilán, finísima confitería de impecable construcción del tipo de edificio como El Molino con grandes y fuertes columnatas y techos altos, hermosas vidrieras y exquisitos postres, recuerdo de chico con mis padres, mamá tomaba la famosa Cassata helado muy delicado que hacía La “Chiogna” y un mozo sensacional que cuando llegaba me alcanzaba un caramelo largo de fruta. Por supuesto La Londres en Rivadavia y Boyacá Confitería y Bar tenía entrada por la esquina y por Boyacá, en ese lugar nos dimos cita amigos, novias, un lugar obligado para tomar algo después de la matiné en el cine Flores o el Pueyrredón o el Coliseo, bastante luego el Rivera Indarte,  teníamos 14, 15 16 y 17 años, frente a la Londres estaba en la esq de Rivadavia y Boyacá también «La Copla de Flores» un bar de barrio cita obligada de Cafes y charlas con amigos precisamente del barrio, durante el día y a la noche después dela cena…,otro bar de barrio muy famoso fue el Bar Gloria en la esquina de Rivadavia y Granaderos, entrada por la esquina, y también una más chica por Rivadavia, tenía Billar un para de mesas y mesas en la calle cuando el verano, esto también sucedía en todas las confiterías…

Otro Bar importante era el de Rivadavia y Bonorino, que en estos momentos no recuerdo el nombre, era un bar de paso y para sentarse a pensar, papá decía que muchos negocios se hacían en sus mesas, venta de propiedades, etc.,´por supuesto también había Confiterías sin bar como la «»Pironi», una institución y la «Mary» que hacía unas tortitas quemadas únicas… la «Pironi» estaba en la cuadra del Cine Flores, entre Gavilán y Granaderos, por Rivadavia y La «Mary» en la vereda de enfrente.

Una pizzería con historia era la que estaba en la esquina de Fray Cayetano Rodríguez y Rivadavia, fueron nuestras primeras muzzarellas con faina se llamaba «La Cuyana», mi abuelo, después de la misa de la tarde en la Iglesia San José de Flores los domingos, donde me bautizaron, iba a tomarse una cerveza con una picadita y manies… y nuestras primeras fugazzetas, cuando aparecieron ya eramos mas grandecitos frecuentábamos también El Bar y pizzería Odeón, otro ambiente para nosotros en la esquina de Rivadavia Y Pedernera, en esa cuadra estaba el cine San Martín por Rivadavia, que nos convocaba los miércoles a la tarde temprano en el continuado para pibes que costaba 80 «guitas», íbamos a las 14.30 y nos quedábamos hasta las 20 hs en verano, en invierno yo iba a un colegio, el Marianista y tenía doble escolaridad, entonces aparecía por ahí a las 17 hs o más. En ese cine vimos a todos nuestros héroes de historieta y actores de esos tiempos Errol Flynn, H. Bogart, y desde luego Burt Lancaster, Tom Mix, Roy Rogers, la serie Flash Gordon en Mongo con el siniestro Ming… y a John Wayne que mataba indios y japoneses o coreanos a discreción… películas como Paralelo 32 y tantas otras fueron tremendas por la violencia que desataban, estábamos expectantes en la butaca, siempre me quedó presente una imagen de una bomba que cayó sobre un barco y la columna quedó incandescente, un soldado apoyó su rostro y se chamuscó… la recuerdo hoy día. Por eso, cuando hablamos de violencia hoy día, creo que nada ha cambiado en el hombre, sólo que ahora le han agregado la droga y la concentración en las ciudades de distintas posibilidades económicas que crea reparos, diferenciación y violencia desde luego.

Hay que seguir con estos recuerdos porque hay mucho más para contar y recordar…