Alejandro Celani: Hola Carlitos…

10

Hola Carlitos…

Cómo estas, vos y tu flia, espero que bien, bueno ese es mi deseo…

Si de ir a jugar, cuando quieras, nos reunimos en la salida del pasaje por Catamarca, y vos y Gustavo, Rubén, Rolo y yo, nos juntamos para ir al Bernasconi a jugar, a pasar por las rejas, ¿te acordas?, y después nos reunimos con los Pachecos, y hacemos dos pelotones de soldados y arrancamos y nos encontramos y nos enfrentamos por la entrada del colegio. ¿Te acordás?, los disparos de Rubén, los sonidos de las ametralladoras, las explosiones, los que caíamos heridos, los que morían y seguían jugando… ja ja ja, las armas que hacíamos con maderas, con las ramas, y las rodillas peladas de tanto vivir en el suelo… Hay tanto para recordar, pantalones cortos, remeras, medias, y zapatillas, era el laburo de nuestros viejos, y los lunes con los delantales planchados, para ir al colegio, los medios días a las corridas, nos faltaban algunas fibras (Sylvapen), los mapas, las hojas nro. 3 y toda la inocencia que nos marcaba aquellos años, y volver a la tarde y a las 17:30, a mirar Meteoro, café con leche con un alfajor de chocolate, y así las semanas pasaban, los meses y los años, y aún podemos cerrar los ojos y vernos, y sentir las risas, los olores, los días fríos de invierno, los calores de aquellos veranos, y nos vemos y nos reímos y también se nos escapa una lágrima, pero ¿sabés porqué?… porque aún estamos viviendo todo eso en nuestro corazón Carlitos, todo pasa pero queda esto, el habernos conocido entre nosotros, y poder compartir todo aquello, y el pasado nos empuja para este presente, y así proyectar nuestro futuro. Bueno, espero que hayas viajado un poco, y aún hay mas, mucho mas, Carlitos espero que tus cosas anden bien, yo por acá con mucho trabajo, y luchando esta vida, como lo hicieron ellos, ¿si?.

Bueno amigo cuidate, escribí pronto, un abrazo fuerte, y cariños a tu flia, ya nos vamos a volver a ver, pronto, ¡ah! y ya te voy a mostrar el juego de química que me regalo mi viejo, ¿te acordas?. Nos vemos. Hasta siempre.


Este email hace referencia al mensaje:

13/12/2005: Carlos Silva: Mi casa en el Passaje de la Av. Caseros al 2700