Alberto Pereira Rios – Villa General Mitre – Bartolomé Mitre y Florencio Fernández

0
59

-VI-

“Allí es donde nació la idea del nombre de Villa Mitre – por dicho comisario-” Juan Silvio Piana

Bartolomé Mitre
Bartolomé Mitre

  I-El barrio cambia de nombre. General Bartolomé Mitre 1821/1906 (4)

Fue uno de los pocos e indiscutidos ídolos de los porteños. En tiempos de  su jubileo  el (1901) ya se había convertido en  patriarca de una sociedad que respetaba su trayectoria de hombre público  En tal oportunidad el presidente de la Nación,  por entonces Julio A. Roca dijo de él,  que era sin dudas, el primer ciudadano de la República Tal grado de reconocimiento, trascendió más allá de su muerte ocurrida en 1906.

En sus últimos años se lo veía pasear por calles del centro histórico de la ciudad, con su peculiar porte y su aura de gloria viviente. La colectividad italiana se adhería calurosamente a tales muestras de admiración y respeto. Todo en él,  les recordaba el hálito romántico que caracterizó la vida y obra de su entrañable José Garibaldi. 

 En 1908 la vecindad estaba integrada por vecinos de ese origen, así pues, cuando se les dio a conocer la iniciativa de cambiar un nombre tan arraigado como el de Santa Rita por el del general  Mitre, no dudaron  en solidarizarse  masivamente con tal iniciativa. Dos mil personas suscribieron el petitorio instrumentado a través de una consulta pública de lo cual se desprende que adhirieron al cambio, un alto porcentaje de vecinos. (La población no superaba los 5.500 habitantes)

La respuesta del Consejo Deliberante fue afirmativa, así pues, el 6 de noviembre de ese año, se sancionó la ordenanza,  cuyos artículos  transcribimos:

Articulo 1º

Denominase Villa General Mitre, el barrio del Municipio, conocido con el nombre de Villa Santa Rita.

Artículo 2º

Comuníquese etc. (2) 

El consejo justificó tal decisión aduciendo que: La ciudad de Buenos Aires no puede negar un homenaje más, a la memoria del ilustre patricio. La grandeza de sus virtudes, demostrada en su larga vida, es un ejemplo de honestidad y patriotismo que  lo coloca entre los personajes históricos juzgados favorable y definitivamente para la posteridad. El deseo expresado por estos vecinos, merece la más benévola acogida, por parte de vuestra honorabilidad, en consecuencia vuestra comisión os aconseja la sanción del siguiente proyecto de ley.

II- Controversias en torno al origen de tal iniciativa

Transcribiremos tres notas en las cuales se canalizan las opiniones de sus protagonistas, las mismas se publicaron en el periódico Villa Mitre diecinueve años después de tales sucesos. La primera tiene fecha 8 de junio de 1927:

Señor Director de Villa Mitre:

Ruego la publicación de las adjuntas líneas:

Con motivo de la inauguración del local propio de la Biblioteca Popular Mitre, fundada y sostenida por la Liga de Fomento Villa Gral. Mitre, se han publicado en varios diarios crónicas mencionando la importancia de dicho acto y también recordando, como fue cambiado el nombre de la Villa. A ese respecto, una de las crónicas dice: “Villa Gral. Mitre” que así se llama, desde que por iniciativa del presidente actual de la institución que nos ocupa  don Juan Silvio Piana, lo cambió por el antiguo nombre de Villa Sauce-Santa Rita”

Ahora bien, no dejando de reconocer la significación e importancia que representa la obra cultural del señor Piana, a favor del vecindario de Villa Gral. Mitre, es por eso que vivamente lo aplaudo y como vecino entusiasta de todo lo que sea progreso, me honraría ofreciendo mi modesta cooperación, pero antes desearía hacer una pequeña rectificación de lo publicado con respecto al cambio de nombre de la villa. Esta rectificación encierra un recuerdo a la eficiente acción desarrollada en pro del vecindario por el comisario de la entonces comisaría 35ª señor don Juan Fernández. Presidente en el año 1905 de la Comisión de Fomento General Belgrano, quien entre otras mejoras edilicias, fue autor del cambio de nombre de la Villa y para mayor confirmación de lo que menciono, ruego al señor director quiera publicar también los párrafos siguientes, que corresponden a un suelto publicado por La Nación el 29 de septiembre de 1910 : “Una comisión de fomento local, presidida por el comisario de policía don Juan Fernández, inició entre otras gestiones ante la Municipalidad tendientes al cambio de nombre de la floreciente Villa, lo que dio margen a la sanción de una ordenanza por parte del Consejo Deliberante, designando al nuevo barrio Villa Gral. Mitre”. Por mi parte no reclamo lo que también me tocaría: La idea sugerida al comisario.

Agradeciéndole de antemano, salúdalo al seño Director, con la consideración mas distinguida. Su affmo. servidor Un viejo vecino de la Villa. (3)

Con fecha 27 de julio, Villa Mitre, se publicó la réplica a la nota precedente.

Señor Director del periódico Villa Mitre, Gral. Artigas 1793

De mi mayor consideración:

  Refiriéndome al suelto anónimo que aparece publicado en su acreditado periódico, relacionado con la crónica del diario La Nación, a propósito de la inauguración del local propio para la Biblioteca Popular Mitre, mucho le estimaré la publicación de las presentes líneas, motivadas única y exclusivamente a dejar sentado en forma definitiva el verdadero origen y patrimonio del nombre que lleva nuestra amada Villa. Además, me habilita el hecho que mis ascendientes fueron los fundadores en parte de este terruño en donde existe aún la casa solariega y muchos recuerdos que me sería ocioso en numerar. Paso pues, sin comentarios, a exponer los motivos del cambio de Villa Sauce Santa Rita a Villa Gral. Mitre

El informante dice: Comisión de Fomento General Belgrano, en lugar de Asociación General Belgrano Protección a la Niñez Desvalida, ésta fue fundada el 13 de octubre de 1907, que presidía el activo e inteligente amigo, el sub- comisario Juan Fernández y de la que formaba parte como vocal, habiendo prestado mi humilde concurso, tal como lo comprueban sus memorias.

Hoy esa Entidad, se denomina “Colegio Marcos Paz Asociación Cooperadora de Hijos de Agentes de Policía y Bomberos de la Capital” edificio que fue ampliado bajo la dirección técnica del ingeniero coronel Dionisio Meza y con la inteligente organización de los doctores Pedro C. Fagés y Emilio Díaz. Pues la Asociación que el suelto alude fue fundada en el año 1906 en el chalet “La julia”, del señor Forte ya iniciativa de dicho señor y una vez hechas las gestiones, ante el señor Santiago Solari, para que hiciera construir un edificio para la comisaría y realizada esta obra, fue creada la comisaría 35ª, colocándose a su frente, el destacado sub- comisario Juan Fernández. Algún tiempo después, fue cuando un núcleo de caracterizados vecinos  se apersonó a dicho comisario, para dar más amplitud a la acción e inspiración de los propósitos de la Liga de Fomento, dicha comisión la integraban los escribanos señores: Juan Forte; Bartolomé Parodi; Horacio Cipra; Dr. José Claret; señores Angel Rabezzana; Angel Trouvé, Vicente Piana y Juan Eitor, los que solicitaron su concurso, para que se permitiera hacer una invitación al vecindario, con el  objeto de organizar en forma y dar un nombre a la Liga de Fomento, que funcionaba en aquel entonces, desde años atrás. Así instituida en la comisaría 35ª, la junta directiva de la Liga de Fomento, es donde nació la idea del nombre de Mitre, por dicho comisario y patrocinada por el presidente electo, en esa asamblea, fue que prosperó con las gestiones hechas ante el Consejo Deliberante, como se especifica en las copias adjuntas. En ese mismo acto, fueron nombrados los señores Juan Fernández, coronel Manuel Silveyra y el que suscribe, para que se preparara los nuevos estatutos que debían regir la acción y propósitos de la institución. Pues, el nombre de Villa Mitre data desde ese año 1908, según documentos que obran en mí poder y que con el mayor gusto, tengo a disposición del señor director. 

Agradeciendo desde ya su gentileza, me es satisfactorio, presentar a usted las seguridades de mi más distinguida consideración.

Juan Silvio Piana

   Pje. Membrillar 48

Esta carta recibió la siguiente réplica del primer informante, con lo cual, se puso fin a la controversia.

Señor director del periódico Villa Mitre

Villa Mitre, septiembre de 1927

De mi mayor consideración:

Le solicito un rinconcito en las columnas del periódico de su digna dirección, para las adjuntas líneas inspiradas con el solo exclusivo propósito de recordar como fue que se cambió el nombre de nuestra Villa, e iniciaron algunos trabajos bien intencionados y dispuestos en todos los momentos a contribuir con sus esfuerzos, en beneficio de ella.

No pretendo señor director hacer historia. La historia de Villa Mitre vendrá más tarde, cuado ella haya alcanzado el grado de progreso que le esta destinado. Como ya he dicho solamente desearía suministrarle a usted  algunos datos que, aunque mas no sea por mera curiosidad, ruego me los acepte.

Cuando conocí esta Villa, desde hace treinta años, la llamaban Sauce- Santa Rita. En  su casi totalidad  estaba compuesta de potreros y hornos de ladrillos, por consiguiente, nada puedo hablarle de embellecimiento edilicio. Por otra parte, las autoridades respectivas, ignoraban que ella existiera por más que estaba situada a muy poca distancia, más precisamente sobre el deslinde de un populoso barrio de la Capital Federal.

Por la noche, en cuanto aparecía la oscuridad, cualquiera se atrevía a cruzar las calles sin pavimentación alguna, sin luz, sin veredas, sin medios de transporte y sin nada que pudiera favorecer las necesidades de los vecinos que, desalojados del centro de la ciudad, por las exigencias de la vivienda, tuvieron que alojarse  por estas lejanías, para encontrar una vida adaptada a la exigüidad de los salarios. El señor Murature, tío y suegro del Dr. José Luis Murature, poseía varias manzanas de terreno que arrendaba por una cantidad tan mínima que ni merece que se lo mencione.

El Dr. Luis Sauce también dueño de una vasta extensión de tierra, tuvo la feliz  idea de fraccionarla en lotes, mediante una cuota de $10 pesos mensuales durante cinco años. El lote pasaba a ser propiedad del interesad una vez  abonada  la primera mensualidad, y tomar posesión inmediata. Muchos obreros apreciando estas ventajas, se ubicaron enseguida y construyeron un modesto hogar en su mayoría de madera, que más tarde iban a mejorarla, nuevas generaciones de vecinos impulsados por un espíritu progresista, que  anhelaban continuar la obra iniciada por sus antecesores.

Con cuanta satisfacción le mencionaría a usted nombres propios de los buenos y consecuentes amigos de nuestra Villa,  por el riesgo de omitir algunos, no lo hago, pero si usted me lo permite, haré una excepción con uno de ellos, el del señor Juan Fernández, titular de la comisaría 35ª. Conviene que los nuevos habitantes de este barrio  conozcan la   valiosísima y desinteresada acción  que prestó a Villa Gral. Mitre, durante su actuación como primera autoridad.

Juan Fernández trazó el camino que nuestro barrio debe seguir para su progreso.

Llamó a su lado a un grupo de vecinos entusiastas y con ellos fundó una asociación de fomento para que fuera intérprete de las grandes obras que proyectaba, entre las que se contaban la creación de nuevas escuelas, embellecimiento edilicio y  fundación de bibliotecas dentro de la Villa. Tampoco olvidó el auxilio a la orfandad, demostrando con esto, la magnanimidad de sus sentimientos, para lo cual, erigió un asilo para niños desvalidos, como es muy lógico, esta obra además del aplauso unánime encontró el apoyo dentro y fuera de la Villa. La colocación de la piedra fundamental, dio motivo a una brillante fiesta a la que concurrieron las primeras autoridades municipales y policiales, encontrándose también presentes numerosas familias del centro de la ciudad y del barrio, quienes felicitaron entusiastamente a los iniciadores de la magna idea. En septiembre de 1907 a solicitud del comisario Juan Fernández, el jefe de policía pidió al Consejo Nacional de Educación que estableciera una escuela en la Villa, pues quinientos niños/as se veían privados de la enseñanza porque la escuela que existía estaba a treinta cuadras de distancia con caminos intransitables, expuestos a intermitencias funestas por los rigores del tiempo y los desbordamientos del arroyo Maldonado.

En fin, señor director, mucho más podría mencionarse sobre la meritoria acción que el señor Fernández desarrolló en beneficio de sus convecinos, pues a pesar de su investidura, formó siempre como un simple trabajador en pro de la tranquilidad del progreso de la Villa, nada pidió para él; tampoco participó de las ventajas de sus obras. Justo es entonces que se lo recuerde con gratitud y simpatía. ¡Ah, me olvidaba! de otro dato, el más importante sobre este asunto y es el de cómo vino el cambio de nombre de la Villa. Allá por el año 1908, encontrándose reunidos en la comisaría el señor Fernández y varios amigos, para resolver algunos proyectos relacionados con el progreso del barrio, uno de los presentes le sugirió la idea del cambio de nombre, es decir, que porqué no se llamaba Villa General Mitre (4) en vez de Villa Sauce-Santa Rita. El comisario demostrándose satisfecho con la idea la aceptó, pero antes quiso comunicarla a la junta directiva de la Liga de Fomento, donde también encontró eco favorable. Previa consulta a la vecindad la que luego adhirió calurosamente a la iniciativa, se gestionó la misma, ante el Consejo Deliberante para su sanción. El Dr. Luis Mitre, nieto del general, era consejal en aquella época y por razones que se explican no intervino en el asunto.

Es así, señor director, que surgió el nombre de Villa Mitre.

Bueno, antes de terminar, debo dejar constancia de mi propósito de publicar en Villa Mitre del mes de junio, la aclaración que sus lectores conocen. Ella, señor director, fue inspirada por un propósito justiciero de dar al césar lo que le corresponde.

Nada más y como viejo y entusiasta vecino de la Villa, guardo admiración y respeto a aquellos que tan espontáneamente contribuyeron al progreso de la misma.

Mucho me satisface que el señor Piana, haya sabido interpretar el propósito de dicha aclaración. Así lo demuestra en su carta publicada por el Villa Mitre del mes de agosto que dice: “Así instituida en la comisaría 35ª, la junta directiva de la Liga de Fomento es donde nació la idea del nombre de Villa Mitre, por dicho comisario etc, etc

III- Florencio Fernández, primer cronista del barrio

Pionero benefactor periodista e inspirado  promotor de la iniciativa del cambio de nombre del barrio, circunstancia develada por el Villa Mitre, en su edición de abril de 1923 p.3  Refiriéndose a don Florencio, decía “– puesto que a él, se debe el nombre que actualmente tiene la Villa Gral. Mitre…

Fue un lúcido testigo de los orígenes del barrio e indiscutible baluarte de su progreso. Columnista del diario La Nación; y fundador del periódico El Oeste. A través de estos medios, instaló en la opinión pública de la ciudad, el desamparo en que se debatían los barrios suburbanos en los primeros años del siglo XX.

Apoyó toda iniciativa tendiente a su progreso, en tiempos en que el barrio era un caserío aislado inserto en un medio  semi rural, en el cual faltaba de todo menos los esperanzados anhelos de progreso latentes en sus pioneros. Fue también generoso benefactor  de toda aquella actividad vinculada al desarrollo cultural de la zona,  donando centenares de libros, a las bibliotecas populares que disfrutaron varias generaciones de villamitrenses.

 Cronista de los tiempos fundacionales. Sus relatos, patentizan con impactante realismo el estado del barrio en ese periodo, destacando la inexistencia de servicios   y las severas condiciones ambientales que tuvieron que afrontar las primeras generaciones de vecinos. Representan aquellos, inapreciables  testimonios para los que asuman la tarea de revivir aquellos días.

El último domicilio de don Florencio estaba situado en San Blas 2409. Allí se instaló, luego de construir su casa, que habitó con su numerosa familia a partir de agosto de 1926. Nos queda de él, su perfil de  hombre de gran sensibilidad social y de su inocultable devoción por el general Mitre, evidenciada hasta el punto de donar bustos con la figura del prócer a instituciones de la zona. (5)

1)  Diario La Nación, 2 de agosto de 1908

2)  CEDOM, septiembre 15 de 1908

3)  El autor de la nota fue Florencio Fernández, reconocido periodista de la prensa grande de la ciudad.

4)  El general Bartolomé Mitre falleció el 19 de enero de 1906 

(1) 

Nota Diario Villa Mitre
Nota Diario Villa Mitre

 Alberto Pereira Ríos email 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.