Versalles: Personajes famosos y Anécdotas de los que estuvieron vinculados con el barrio

86

El Trencito de Versalles: “El trencito”, como le decían los vecinos, fue el punto de reunión y encuentro de toda la comunidad del barrio porteño de Versailles. En el año 1943, a causa de las obras de entubamiento del Arroyo Maldonado, hubo peligro de que el ramal cerrara pero finalmente pudo evitarse. Más tarde, con la construcción de la Avenida Juan B. Justo, el 5 de octubre de 1952 el trencito fue clausurado definitivamente. Ante la pérdida, la tristeza invadió al barrio. Doce años más tarde, en 1964, ante la indiferencia de algunos y la complicidad de otros, se tiró abajo el último vestigio en pie que quedaba del trencito: la estación. Versailles perdió así un símbolo fundante del barrio, sumándose a una repetida y lamentable historia en la Argentina: la destrucción de aquellos bienes que nos representan y forman parte de nuestra identidad. Existe un documental “El trencito de Versailles”, dirigido por Juan Carlos Domínguez, con la investigación histórica de Susana Boragno, que refleja la experiencia y el sentimiento de los vecinos, que recuerdan no solo aquel medio de transporte sino también la estación que dio origen al barrio y a tantas historias en torno a ella.

El gaucho Yedrós: era defensor de los campos pertenecientes a la compañía del Oeste, famoso por su bravura y valentía.

Juan Cuello: fue un criollo que frecuentaba asiduamente el lugar, famoso por sus hazañas. Solía reunirse con sus camaradas en una pulpería del lugar llamada «La Figura» en la esquina de José P. Varela y Lope de Vega, según cuenta Hugo Corradi en su «Guía antigua del Oeste porteño».

Carlos Ruzzier: escultor, nacido en Trieste en 1879. En 1899 se traslada a Budapest donde esculpe, junto con un compañero de oficio, dos leones que hoy se encuentran en el Palacio Real en esa ciudad. En 1914 emigra a Argentina junto a su familia. En un comienzo realiza esculturas para frentes y jardines. Más tarde compra unos terrenos en Versalles en la esquina de Santo Tomé y Manuel Porcel de Peralta donde construye su casa. Fue el primer maestro de Antonio Pujía cuando tenía 14 años. Realizó diversos trabajos, especialmente para grandes edificios. En el barrio, realizó un bajo relieve que se encuentra en la Plaza Ciudad de Banff, alegoría a Belgrano, homenaje a la bandera. Murió en 1956.
Fuente: Nota de Susana Boragno «Del Palacio Real de Budapest al barrio de Versalles» aparecido en la Revista El Tren de la Amistad.