Teniente de Navío Hilda Soledad Martínez del barrio porteño de Barracas

Teniente de Navío Hilda Soledad Martínez del barrio porteño de Barracas
Destinada en el Cuartel General del Estado Mayor General de la Armada (CUEM), Hilda Soledad Martínez es la primera oficial de Marina del Cuerpo Profesional especializada en Recursos Humanos y relaciones laborales. Ingresó en el 2013 y hoy, en su jerarquía de Teniente de Navío, es Jefa del Departamento Personal del CUEM: “Mi gratitud hacia la Armada por permitirme ser parte de ella y dejar una huella en mi vida”.  #SoledadMartinez #TenientedeNavio #Barracas

 

Fuente: Lic. María Silvina Rosas www.gacetamarinera.com.ar

Soledad Martínez tiene 38 años, nació en Rosario, aunque sus recuerdos más tempranos son en la ciudad de Quilmes; y los más recientes, en su querido barrio de Barracas, donde se encuentra toda su familia: sus padres Pablo e Hilda y sus dos hermanos, Julio y Pablo, quienes son periodistas y viven con sus respectivas familias en la ciudad.

Confiesa que de chica jamás había pensado en seguir una carrera de Armas, aunque mientras crecía admiraba con orgullo la carrera de su papá en la Prefectura Naval Argentina, hoy Prefecto Mayor retirado. De su mano conoció el ámbito prefecturiano y se familiarizó con el uniforme y la disciplina. “Si bien estoy familiarizada con el ámbito de las Fuerzas, vivir mi propia experiencia es algo único”, destacó.

Luego de obtener el título de licenciada en Relaciones del Trabajo en la Universidad de Buenos Aires (UBA), en el 2012 la Armada convocó por primera vez a profesionales para cubrir cargos en la especialidad Recursos Humanos (RRHH). “Siempre me gustó el desarrollo de la carrera, su capacitación y planificación, todo lo relacionado a la psicología laboral para motivar y comprender a las personas en su ámbito laboral y, sobre todo, dar soluciones específicas al personal”, aseguró. 

Ante la convocatoria en RRHH, Soledad no desaprovechó la oportunidad y se inscribió; franqueó exámenes y el reclutamiento con éxito en el Curso de Integración Naval (CUINA), destinado al conjunto de profesionales de diferentes carreras de grado que ingresan a la Armada por concurso. “Puse mi mente fuerte, logré pasar todo y seguir hasta que obtuve mi egreso en el 2013; estoy muy contenta de haber ingresado”.

Desde el momento de su ingreso en la Armada, la Teniente Martínez va abriendo un camino a esta nueva especialidad con el proyecto de convocar más personal y conformar un Departamento de RRHH en la Fuerza. En su labor diaria, signada por la visión institucional desde la Dirección de Personal de la Armada (DIAP), fomenta la importancia y la necesidad de los nuevos requerimientos, situaciones y desafíos que debe afrontar la Armada respecto al crecimiento profesional de su personal.

Es importante preparar a hombres y mujeres con responsabilidad para cada función. Por eso agradezco al Señor Director de Personal de la Armada por permitirme crecer y darme su apoyo para que esta especialidad crezca y sea un asesoramiento oficial para la Armada con respecto al personal, tanto civil como militar”, reconoció.

Desde marzo de este año, Soledad tiene la responsabilidad de administratar la carrera del Personal Civil del Edificio Libertad y del Personal Militar del Cuartel General del Estado Mayor General de la Armada (CUEM) como Jefa del Departamento Personal. Encargada de toda la documentación de entrada de la Secretaría General de la Armada, su trabajo habitual comienza bien temprano. Además es Jefa de Mensajería Naval (SIDOM) y Jefa del Jardín Maternal del Edificio Libertad donde se encuentra su destino. “Llevo a cabo los cumplimientos de mayor responsabilidad, desde el Detall General, los temas del Personal Civil y Personal Militar, el SIDOM que continúo controlando hasta que me retiro y el Jardín; y en el trascurso del día todo lo que conlleva reuniones y visitas de personal a mi despacho”, describió a grandes rasgos su día a día.

Llegó al CUEM en marzo de este año y antes estuvo destinada en la DIAP por 6 años. Considera que su experiencia actual es muy productiva y está satisfecha con los resultados, “más allá de lo que nos toca vivir –la situación nacional de pandemia– aprendo a sobrellevar momentos críticos con un gran apoyo desde la conducción del CUEM. Todo es aprendizaje y entre todos vamos a poder solucionarlo, trabajando en equipo”.

Por su carrera y personalidad, Soledad gusta mucho de relacionarse con las personas, aspecto que destaca en su paso por otros destinos y comisiones a lo largo de estos 7 años como oficial de Marina: “Mis pases por el Hospital Naval Pedro Mallo y la DIAP dejan en mí anécdotas muy lindas, del personal que conocí, tanto militar como civil”. 

A lo largo de su carrera realizó comisiones de trabajo a Tierra del Fuego, en Ushuaia y Río Grande; viajó también a Zárate, a diferentes Intendencias. “Valoro los agradecimientos por algún asesoramiento e intervención en el logro y cumplimiento de un objetivo para el destino y su personal. Han sido contactos muy cálidos, y actualmente los de mi conducción, mis pares y gente a mi cargo también, porque son un grupo humano con mucha vocación, sentimiento de pertenencia a la Institución y gran espíritu de trabajo”. 

Dentro del ámbito naval relata que todo le gusta porque aprende muchísimo: “Desde mi puesto de trabajo, es maravilloso poder volcar lo que estudié y asesorar; y también me agrada mucho hacer guardias, comisiones que resaltan el sentimiento de pertenencia; es un orgullo ser parte de la Armada”.

La Armada Argentina es una institución que expresa sentimientos de lealtad, compromiso, responsabilidad y ser parte de nuestra Patria. Mi gratitud hacia la Armada por permitirme ser parte de ella y dejar una huella en mi vida”, destacó.

Rosario en su corazón, Quilmes en sus recuerdos y Barracas en su cotidiano

Soledad nació el 10 de mayo de 1982 en Rosario. Por el trabajo de su padre en la Prefectura Naval, de pequeña se trasladó con su familia a diferentes puntos del país. En Quilmes hizo su primaria en el “Instituto Santo Domingo” y en la ciudad de Concepción del Uruguay, en Entre Ríos, parte de su secundaria en el colegio “Justo José de Urquiza”. Volvieron a Quilmes donde asistió al  “Buckingham School” y los últimos años del secundario los finalizó en Barracas en el “Joaquín V. González”. 

Mis recuerdos de Rosario son pocos, porque de chica vine a vivir a Buenos Aires por el trabajo de papá y luego a Capital, donde estoy actualmente; pero visité varias veces mi ciudad natal, cuna de la bandera, donde recorrí lugares hermosos como la costanera y lugares donde di mis primeros pasos”, expresa con añoranza. 

Luego, mis recuerdos de infancia son en la provincia de Buenos Aires, jugando con mis amigos del barrio; tengo recuerdos de una infancia feliz. Siempre me encantó hacer deportes y decidí ir al Club Independiente donde jugué al vóley hasta que comencé la Facultad”, rememora momentos de su vida en Quilmes.

Soledad contó que en el período de estudio universitario conoció a sus mejores amigas y logró descubrir su vocación, ligada al personal, estudiando la Licenciatura en Relaciones del Trabajo y, más tarde, su vocación de mar al ingresar a la Armada. “La Marina también me permitió hacerme de nuevas amistades que hoy día puedo decir que también son parte de mis verdaderas amistades”.

Entre las actividades que realiza en su tiempo libre, Soledad contó que hace boxeo, calistenia, zumba, hit y funcional; y le encanta ir al gimnasio. De Barracas contó que es un lindo, pintoresco y turístico barrio de Buenos Aires, “Todo está cerca, La Boca, San Telmo, Puerto Madero, tiene todo desde grandes espacios verdes como también  locales comerciales e importantes empresas de renombre; Barracas concentra mucha gente, al mismo tiempo que conserva sus calles empedradas de antaño”.

Fuente: Lic. María Silvina Rosas www.gacetamarinera.com.ar
(Visited 58 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.