Raul Mandler: Un barrio familiar, un barrio de familia, mi barrio de Flores

24

Queridos y estimados amigos del barrio de Flores:
 
Me emociona recordar el barrio donde me crié de niño grande y de adolescente, barrio donde tuvimos momentos alegres y también muy tristes, pero de ésto está hecha la vida. 

Recuerdo haber llegado en 1960 a la gran casa estilo petit hotel de la calle Nazca, en esa época más angosta, adoquinada, con bulevar central y vías del tranvía 83, que nos transportaba a mi hermano Jorge y a mí desde Nazca y Páez hasta inglés los sábados de mañana, y que ya con 10 y ocho años tomábamos sólos, eran otros tiempos.  Más tarde esa línea convertida en ómnibus me llevaría hasta Parque Chacabuco para los entrenamientos de atletismo y me acercaría hasta la cancha de Racing, mi gran club.

Recuerdo con absoluta claridad los patios de mis 2 escuelas, la pública de Morón y Artigas (690) con Juan el portero tocando la  campana, siempre sonriente y bondadoso, ofreciendo la copa de leche y el bollito de anís, y el patio del shule de Morón, el Dr Herzl Flores Norte; el perfume de los plátanos caminando hacia los colegios en primavera, la barra de la esquina de Canalejas y Terrada donde pateábamos la pelota de vereda a vereda, los numerosos negocios, Donzis, Arco Iris, Tamashiro, Nuta, la casa de los matafuegos, Peluquería Héctor, La Delfina, YPF, la panadería y huevería de Páez, Cabrera Perel y Mur, Moral, La Merced, y qué se yo cuántos más.  Y veo a mi mamá saludando a mi maestra, la Sra Perrone, y veo a mi papá trotando hacia su trabajo de médico en el Israelita, y a Rosita con deslumbrante y flamante Rambler Cross Country 660, y a la escuelita de Nazca con mi hermanita saliendo, y al Lobo ladrándole a mis hermanos mellizos, y sentado con Jorge en el zaguán jugando a los colectivos, mi preferido el 213, el de él el 223, y a Mariano recién nacido.

Un barrio familiar, un barrio de familia, mi barrio de Flores

                 Raul Mandler, MD
                www.raulmandler.com