Puerto Madero por Matilde Arias

67
 

Es abrir los ojos y despertarse en una ciudad nueva y, para muchos, haber dejado esa calidad de porteños que era el sello ciudadano.

Pedro de Mendoza en febrero de 1536 entra con sus embarcaciones menores en el “Riachuelo de los Navíos”, en cuya margen fundó la ciudad.Pero desde su fundación, Buenos Aires utilizaba el «Riachuelo de los Navíos» para el desembarco de mercaderías. Las embarcaciones fondeaban sus naves a considerable distancia de la costa en las amplias playas naturales del estuario del Río de la Plata. Desde allí, barcazas y carretas trasladaban pasajeros y mercaderías hasta la costa. Sin embargo, no había muelle alguno. Recién en 1872 se construye el muelle y los depósitos de Las Catalinas, en la bajada de las actuales calles Viamonte y Córdoba.

Años después, el gobierno inició las gestiones para la creación de un puerto completo. De los muchos proyectos presentados fueron los de Eduardo Madero y Luis A. Huergo los que lograron mayor aceptación, El 24 de junio de 1897 se inauguró el que sería conocido como el “Puerto Madero”, en honor a su diseñador y constructor, una de cuyas entradas era la Dársena Norte construida, como casi todo el puerto sobre el antiguo fondeadero de “Balizas Interiores”. La Dársena Norte poseía dos diques de carena, uno de los cuales fue inaugurado oficialmente por el crucero acorazado “25 de Mayo” el mismo día de la inauguración del puerto. Pero el primer buque que ingresa es el “Regina Margherita”. Después de una encendida polémica, el proyecto de Huergo – era soberbio – pero fue desestimado, dando paso al de Madero. La obra se inició en 1887 y finalizó en 1898. A los pocos años, por el inmenso crecimiento del tráfico portuario, las instalaciones resultaron inadecuadas y se iniciaron las obras de Puerto Nuevo, emplazado al Norte del anterior, según el proyecto planteado por Huergo. Con el tiempo, el aumento del calado de los barcos y la nuevas técnicas de embarque –los containers– hicieron que las instalaciones resultaran anacrónicas por lo que salieron de servicio. Las viejas grúas, dejaron sus vueltas azarosas con pesadas cargas y los viejos y cansados estibadores se fueron perdiendo en cementerio de los barcos viejos juntos con los remolcadores, los depósitos, enmohecidos acallaron la sirena del último navío y las compuertas se cerraron.

Puerto Madero en la actualidadEn 1989, se creó la Corporación Antiguo Puerto Madero con el objeto de urbanizar las 170 hectáreas del viejo puerto. Sus viejos galpones con estructuras de hierro y ladrillos color ocre, construidos a fines del siglo XIX, fueron reciclados en modernas oficinas, cines, restaurantes, bares, viviendas y instituciones educativas.
En la actualidad, sus cuatro diques, rodeados de un magnífico paseo costanero, están ocupados por aproximadamente dieciséis docks o edificios que poseen restaurantes de primer nivel gastronómico, oficinas de todo tipo, viviendas y hasta ocho salas de cine, y también discotecas dentro de conocidos complejos gastronómicos como Divino Buenos Ayres y Asia de Cuba. 

Porteño BuildingLos mismos fueron reciclados manteniendo la arquitectura original industrial inglesa de principios del siglo XX, con los típicos ladrillos a la vista y sus vigas de hierro fundidas. Es de destacar el denominado Porteño Building, edificio reciclado de veinticinco naves y 23.500 metros cuadrados que fue construido en año 1902, declarado Patrimonio Histórico de la ciudad.

Puerto Madero es el nuevo símbolo de una Buenos Aires moderna.

Matilde Arias
para www.barriada.com.ar

Las dos primeras imágenes: del Riachuelo de los Navíos y la de Puerto Madero, de 1897, fueron obtenidas del sitio Puerto Buenos Aires

La tercera imagen, de Puerto Madero en la actualidad, fue obtenida del sitio de la
Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires

La última imagen, de Porteño Building, fue obtenida de la página web Mujeres de Empresa