Prof. Adrián Echeverría: A Barracas

11

Estimada MONICA:

Desde ya agradezco la fina atención de responder mi mail sobre datos respecto del Club Sportivo Barracas. Te comento que ya he conseguido datos muy interesantes y el escudo que necesitaba para ilustrar mi investigación, mas fotos antiguas muy buenas.

Me permito contarte que soy el Director y creador del único archivo que se tenga presente referido a la historia deportiva e institucional de Estudiantes de La Plata, sería muy largo contarte todo, nació en 1992. Dado este punto es que estoy investigando los equipos que lograron títulos en la era amateur y de allí el interés por Sportivo. A su vez al ver la página me gustó y fue así como logré este contacto contigo.

De allí que, y ante la gentileza que has tenido, reintegro el gesto con unos versos, que son inéditos, compuestos el pasado domingo a las 8:30 horas (AM), cuando me encontraba trabajando sobre el tema. Espero te gusten, creo que pueden venir bien para ilustrar tu página y de ser así mucho estimaría tu apreciación, al menos citar la fuente de donde salió, ya que para mi es un elemento muy importante y que se guarda en mi archivo. Por eso los pongo a vuestra distinguida consideración, quedo al aguardo de vuestras noticias y te pediría que me pases bien la dirección de la página para indicarla como fuente documental.

Prometo, una vez terminado el tema del Sportivo, mandarte una copia para, que si es de tu interés, agregarla a la misma y enriquecer en algo la historia del barrio y de esa Institución.

Desde ya muy agradecido por tu atención, estamos en contacto y aguardo tu comentario y noticias.

Cordialmente

Bahía Blanca, setiembre 5 de 2006

“A Barracas “

Barracas al norte, te llamaron …
Hoy, simplemente Barracas te llamas.
Tu historia es ambigua. Tu pasado lleno de gloria.
Barrio de lujos y familias acomodadas, mas la
fiebre amarilla todo lo cambió. Exilio y pobreza,
dolor y bohemia.
Nieblas de Riachuelo.
Arrabal. Guapos y cafetines.
Inspirador de tangos, páginas de ensayos y novelas.
Contrastes …, esa ha sido la constante en tu
existencia.
Nombres y hechos que escribieron tu leyenda, si
hasta “la mujer más bella del país” recorrió tus
calles, golpeó alguna puerta.
El progreso te cambió la fisonomía, la 9 de Julio te
atravesó el alma. Pero tu esencia, a pesar de todo,
sigue viva.
Uno de tus hijos marchó, tomó su rumbo un día, fue
campeón allá a los lejos. Rivalizó con los grandes, le
dio emoción dominguera a tus días.
Si hasta el viejo Sportivo, se marchó a Bolívar.
En tus adoquines queda atesorado el sabor de
aquellas tardes del gol olímpico, de clásico de
orillas.
Barracas, puentes y locura ciudadana. Piquetes que
la vida te deparó.
Barrio con espíritu reo. Semblanza de un Buenos
Aires que pasó.