Pepe Escudero: Gran Visir

16

Estimada Mónica, por los sesenta fui testigo de ese barrio donde trillé calles y boliches.

La Fontaine, Tom y Jerry, otro en la Galería París que olvidé el nombre, Pecos Bill en J. M. Moreno 50 con sus puertas estilo saloon del Far West, y, cómo no, el Plaza.

También enfrente al Parque Rivadavia, creo que en Ambrosetti y Rivadavia, donde el flaco Molina, como mencionaron otros mensajes, desgranaba canciones y bossa nova.

Pero había un boliche en Hidalgo y Rivadavia, esquina NO, muy acogedor y al que dedique un soneto. A él y a mis recuerdos.

GRAN VISIR

Pepe Escudero

Allí en esa mesa de junto a la ventana
al lado del cristal, empañado de humos y de esperas
donde la soledad labraba en el alma del poeta
esperanzados versos de amor y de mañana

Allí en esa mesa venciendo a la desgana
revolotean los duendes en una servilleta
donde dejé escrita una cuarteta
al utópico mirar de tu mirada

los duendes ríen y aceptan el convite
de encontrar mi verso adolescente
al que la vida no le dio desquite

pero que flota en el aire indiferente
sin que su libertad nadie le quite
mezclado con café, duendes y gente