Paseo del Filete

9

en la calle Jean Jaures al 700 del barrio de Balvanera (Abasto)

Paseo del Fileteado En  Jean Jaures, entre Zelaya y Tucumán, seis casonas de principio de siglo fueron fileteadas en el concurso “El Abasto y el fileteado porteño” realizado en 2004 transformando esa cuadra en una galería  de Arte en homenaje a la técnica del “ filete” que originalmente lucían   los antiguos carros y  cajones verduleros del Antiguo Mercado de Abasto.

El fileteado surgió en los primeros años del siglo veinte, con la oleada inmigratoria venida de Europa. Al tratarse de un arte popular no tiene fecha precisa de inicio;  una anécdota narra que  surgió en un taller de carros ubicado en la avenida Paseo Colón, donde dos bambinos pusieron color a los carros pintados de un gris reglamentario. La idea gustó y se expandió. El filete se usaba en los carros utilizados por los lecheros, los verduleros. Con la llegada del automóvil pasó a verse en colectivos y camiones. En este arte se usa el esmalte sintético, que es una pintura que resiste a los embates del tiempo y se caracteriza por sus vivos colores. Fileteado o filete significa filo, hilo, sus rasgos son eso: muy finos. Tiene dos facetas que se destacan: las figuras y la frase. Las figuras suelen ser flores, dragones, rostros; las frases son, generalmente, de doble sentido: “Se doman suegras a domicilio”; “Si su hija sufre y llora, es por este pibe señora” o “Donde canta este zorzal, hacen colas las calandrias”. En 1975 el Gobierno lo prohibió, si bien siguió circulando, ya no como arte urbano, sino encerrado en galerías y atelieres, custodiado hasta nuevo aviso. En el 2004 salió de su guarida por la puerta grande; hoy ostenta orgulloso toda su historia porque  el filete porteño fue declarado Patrimonio Cultural.

Fuentes: Cultura Abasto / El Alma en la Pluma Virtual / Buenos-Ayres