Cristina Suárez – Parque Chas – Escuela Petronila Rodriguez

Naciste acunado
por manos de Jesuitas
baldíos, terrenos inundables
grandes alfalfares
y zonas despobladas
te vieron desde niño.
También la enfermedad
se refugió en tu barrio
y tu paz y firmezala albergó en el Tornú.
Al comienzo del siglo
un grupo de inmigrantes
llenos de sueños y sufridos
trajeron el trabajo,
apostó a tu progreso
te llenaron de hijos
y así te hicieron grande,
pasaste a ser un “barrio”.
Tu arteria Triunvirato
llegó a ser la “gran vía”,
se llenaba de gente
en busca del tranvía,
También la diversión
se alojó en esa calle
los cines, las comparsas
las fiestas patronales
te dieron su alegría.

Parque Chas
Parque Chas

Te hiciste pintoresco
al pregón creativo
del tano verdulero
del turcos, del lechero
del vendedor de pavos
y a esa niñez tan sana
con olor a familia
con tus brazos de padre
protegiste un día.
Y hoy te veo crecido
la historia te ha cambiado
pero el reconocimiento
no quedó en el olvido,
el amor que sembraste
lo tienes merecido.

Cristina Suárez email

Soy Cristina Suárez, escribo para Barracas, pero nací en el barrio de Parque Chas.

Escuela Petronila Rodriguez
Escuela Petronila Rodriguez

La escuela primaria la hice en la escuela Petronila Rodríguez. En el año 1953 comencé a los 5 años el primer grado inferior, mi maestra fue la señorita María Antonia San Jorge quien también fue mi maestra de cuarto grado.

Cuando me recibí de maestra, la docente conocida del barrio era ella y ningún niño/a iba a venir a prepararse con una maestra recién recibida como yo, por eso que me asocié a la señorita María Antonia y comencé a preparar a los alumnos que iban a hacer el examen de ingreso para entrar en la escuela secundaria.

Recuerdo que en su casa de la calle Constantinopla, entre Burela y Altolaguirre, iban muchos niños de distintos niveles, y había varias habitaciones donde los niños hacían los deberes y se les enseñaba algunos temas que no entendían en la escuela.

Siempre guardé un afectuoso recuerdo de la maestra del barrio, era muy seria, recuerdo que cuando se paraba al lado mío en la escuela, yo no respiraba, ella era alta y se peinaba con  una trenza enroscada en un rodete, con el guardapolvo almidonado y los zapatos abotinados.

Cuando tomé la primera comunión en la iglesia del barrio San Alfonso de la calle Barsana (antes Barcena) la fiesta la hicieron en mi casa y la señorita María Antonio vino invitada por mi mamá.

Antes la maestra era una persona importante para nosotros, los alumnos, y para nuestros padres. Ellos depositaban a sus hijos en la escuela y admiraban y confiaban en ese ser (docente) que les enseñaría a sus hijos no sólo las primeras letras y los números sino también a ser buenas personas y buenos ciudadanos.

Había respeto y nadie iba a contradecir la palabra del educador, la escuela era una institución respetada, valorada, formadora de una niñez pura, inocente, dispuesta a aprender y a admirar al educador y de unos padres pobres, algunos ignorantes pero con un sentimiento de amor y de confianza  hacia esa llave que abriría a sus hijos las puertas del mundo como es la educación.

Este recuerdo es para mi maestra y para mi mamá Rosa Torchetti, que ya no la tengo, pero que nació y vivió allí en la calle Gándara entre Altolaguirre y Burela hasta su muerte hace cuatro años.

Cristina Suárez email

– La foto fue obtenida del sitio web de la escuela

(Visited 168 times, 1 visits today)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.