Oscar Vázquez: Nuestro querido Parque Chacabuco, de a poco, se está marchando

24

Mi nombre es Vázquez, Alberto Oscar. Hoy en Diciembre del 2007 cuento con 53 años. Desde que nací, en Zelarrayán y Cachimayo, aún allí vive mi madre vengo disfrutando del Parque hasta la fecha.

Todo tipo de actividades he realizado, desde los típicos picaditos de fútbol, jugar con lanchitas de motor en la vieja fuente de «Los Sapitos», practicar natación en la piscina descubierta, Judo con el profesor Marcicano, Gimnasia con el profe Damore.

Tuve el gusto de aprender a jugar ajedrez cuando se entraba al centro deportivo por la calle Curapaligue, en este entonces daban clases el Maestro Internacional Raimundo García con la ayuda de un fuerte jugador de primera llamado Martinez Acosta.

He representado al parque en la actividad ajedrecística en varias oportunidades, hasta he jugado con el Maestro Internacional Héctor Rossetto quien vivía en el Barrio Simón Bolivar, también conservo un libro con una dedicación suya.

Vaya desde esta reseña un cariñoso recuerdo al Profesor Logarzo quien enseñaba Basketball a los niños, su relación conmigo se efectuó por medio del ajedrez del cual era aficionado, lamentablemente esa relación se cortó cuando decidí no participar más de la actividad ajedrecística debido a las autoridades del centro deportivo. Nos habían otorgado un sitio que no era apropiado para la práctica del juego ciencia, ubicados en el segundo bloque del centro donde se encuentra la piscina cubierta, donde el frío calaba los huesos en invierno y en verano el vapor que provenía de la piscina convertía al lugar asignado en un baño turco. Esto fue durante la dirección de un muchachito, creo que abogado y si mal no recuerdo de nombre Gustavo. Se dedicaba a hacer pintar columnas con los colores de San Lorenzo, pero las calderas nunca funcionaban, el baño del primer piso, estuvo largo tiempo clausurado, como así también la pileta cubierta. En fin, me decepcionó la labor de quien fue usuario del Centro y también profesor. Creo que por su profesión (abogado) y su falta de capacidad para rodearse de buenos asesores llevaron al centro deportivo a lo que hoy es.

Opino que la gran decadencia del Parque se inicia con la construcción de la autopista, pues lo dividió al medio haciendo desaparecer sitios vitales: La pista atlética, había una con sus 400 m. reglamentarios, lanzamiento de disco, bala, salto en largo, en alto y hasta una cancha profesional de fútbol. Desaparecieron también dos hermosas canchas de bochas techadas, y un gimnasio cubierto con piso de parquet, donde se practicaban múltiples actividades.

En la mudanza de Curapaligue al actual Centro debajo de la autopista, desaparecieron infinidad de elementos del pañol deportivo. Menciono: relojes de ajedrez marca ROA, relojes de mercurio, tableros murales de ajedrez, mesas de ajedrez, pelotas de basketball, redes de boley, etc.

Me pregunto hoy que se habrá hecho del reloj de sol? que inicialmente estaba en el rosedal y hace unos 10 años reapareció brevemente en las cercanías de la «Casa de los gatos» para desmaterializarse definitivamente.

Que se habrá hecho de la escultura de «La Loba» amamantando a Rómulo y Remo?

Donde habrán ido a parar los cerca de 30 sapitos de bronce de la fuente?

Donde estará la escultura central de esa fuente que el pintor y escultor Roselli modeló Adolescencia.

Hoy continúo visitando el Parque, con asfalto que reemplazó al ladrillo partido y a la tierra, con los decibelios de la autopista y la polución que la misma provoca y a puesto en fuga a fauna autóctona, reemplazada por innumerables cotorras que acostumbradas a los ruidos selváticos soportan el ruido ambiente.

Escuelas e Institutos se han instalado en el espacio verde.

Por último tenemos la frutillita del postre, la bajada de la autopista que se está construyendo en el centro del Parque.

Comienzo a sospechar que nuestro querido Parque Chacabuco de a poco se está marchando y recordando a Julio Cortázar con su cuento «De la continuidad de los Parques» quiero creer que por debajo de la superficie terrenal, el Parque se conecta con el jardín del funcionario que tiene en su jardín al reloj de sol, o con el director aquél que en su quinta tiene los 30 sapitos de bronce (los que hay ahora son de cemento), «La loba» estará conectada desde Roma con el Parque Y mi adolescencia se fue con la obra de Roselli, lo importante es la obra de Roselli puesto que ella era de todos y mi adolescencia solo mía.

Te quiero viejo polvorín que nunca he visto, te quiero tambo que conozco por referencias de mi madre, te quiero Parque del guardián Municipal con su silbato, ese guardián que ya no está porque le perdimos el respeto un poco antes que a nuestro amado Parque Chacabuco.

(Visited 1 times, 1 visits today)