Nueva Pompeya: Historia

177
La huelga en los talleres Vasena - La Semana Trágica
La huelga en los talleres Vasena – La Semana Trágica

Con la ley de federalización de Buenos Aires en 1887, Pompeya se incorpora a la Capital al formar parte del partido de Flores, que se anexa junto con Belgrano. La Av. Saenz queda como límite de la ciudad en ese año. Su nombre se lo ha dado la capilla instalada en 1900, con el nombre de Virgen del Rosario de Pompeya. Más tarde, en 1938 se inaugura el puente de Burgos, luego llamado Puente Alsina y actualmente Puente Uriburu. La Av. Sáenz era llamada “camino de los huesos” porque en ella quedaban los restos de los vacunos muertos antes de llegar al matadero del actual Parque Patricios.

Fue un barrio peligroso, que en la década del 10, los obreros desde sus conventillos, respondían a la policía con piedras y botellas de manera que lo convertían en agresivo y pendenciero.

Cabe señalar en su historia la Semana Trágica de enero de 1919 donde los obreros se alzaron en una huelga contra la fábrica metalúrgica de Pedro Vasena e hijos, con el trágico resultado de 4 obreros muertos. Armados, trataron de asaltar las comisarías de la ciudad y Puente Alsina fue testigo de un intenso tiroteo que dejó a su vecindario hundido en el miedo y el dolor.

La huelga en los talleres Vasena – La Semana Trágica

El 7 de enero de 1919 comienza la Semana Trágica que dejaría más de 1.000 muertos y 4.000 heridos.
Los trabajadores de los “Talleres Metalúrgicos Pedro Vasena e hijos”, se habían declarado en huelga en diciembre de 1918 procurando una mejora salarial y la reducción de la jornada laboral. Vasena tenía sus depósitos en el barrio de Nueva Pompeya y sus talleres se encontraban en Cochabamba y Rioja, barrio de San Cristóbal; en Pompeya es donde se desataron los primeros enfrentamientos entre los huelguistas y las fuerzas de seguridad – policías y bomberos- que secundaban la acción de los rompehuelgas y que dejaron el primer día cuatro muertos y cuarenta heridos.
Los episodios de la llamada Semana Trágica en su totalidad dejan un terrible saldo cercano a las mil víctimas y más de cuatro mil heridos entre la acción de las fuerzas represivas y los grupos civiles armados opositores a las protestas obreras, como la Liga Patriótica Argentina que integraban, entre otros, Manuel Carlés, Domeq García o el bisabuelo de José Alfredo Martínez de Hoz, y en la cual se juntaban algunos de los miembros más conspicuos de la sociedad embebidos en ideas conservadoras, católicas y nacionalistas.
Temerosos de la supuesta infiltración de ideas que ellos consideraban “extranjeras y maximalistas”, este grupo se dedicó a perseguir y asesinar obreros e inmigrantes. El mismo gobierno que reprimió tuvo luego que reconocer la justicia del reclamo y días después accedió a lo solicitado por los obreros. FUENTE: Calendario gobierno porteño