Miguel Leski: Mis recuerdos del barrio Villa Santa Rita

45

Pido ante todo disculpas porque en el siguiente relato puede haber algunas imprecisiones del barrio Santa Rita.

Trataré, en lo posible, de ser objetivo. Quizás algunas menciones no correspondan exactamente al barrio y tal vez incluyan algunos barrios vecinos, pero creo que vale la pena  mencionarlos.

Sobre la avenida Nazca, vereda par, entre César Díaz y Remedios de Escalada De San Martín existe un aserradero. Parece que sobre las vías del tranvía que circulaba por Nazca también entraban algunos, probablemente con maderas. como resabio de ello está en el adoquín del portón de entrada las sendas o huellas de las vías y mirando hacia adentro también. justo  enfrente, había un local que se llamaba La Cabaña del Tío Tom.

Era el primer comercio de autoservicio de almacén que fue todo un evento para la época y que fue el precursor del supermercado actual.

En la manzana de Terrada, Remedios de Escalada de San Martín, Luis Beláustegui y Condarco funcionó durante años la fábrica de Cigarrillos Particulares. La sirena de entrada y salida era característica y el aroma a tabaco se olía en algunos días donde las condiciones atmosféricas lo permitían a considerables distancias.

En la escuela República de Méjico, sobre la calle Juan Agustín García, entre Terrada y Condarco, hay un fresco realizado por un prestigioso pintor, no recuerdo cual, pero puede ser Berni Castagnino o Raúl Soldi.

Justo a la vuelta, en la calle Terrada entre Juan Agustín García y Elpidio González, que antes se llamaba Indio, vivió el músico y compositor Mariano Mores y allí se habría inspirado para escribir el tango Cuartito Azul.

En los pasajes que están entre Juan Agustín García, Cuenca , Elpidio González y Helguera, vivió el músico Bubi Lavecchia y también un pariente del también músico Alvino Vardaro. 

Muy cerca del barrio, aunque no precisamente en el mismo sino en el denominado barrio de los artistas en las cercanías de Nogoyá y Avenida San Martín, dicen que vivió por un tiempo el escritor Julio Cortázar.

Hay un pasaje, creo que se llama Dantas, que nace en Cuenca al 1900, que entre Cuenca y Campana tiene características arquitectónicas que fueron destacadas entre los pasajes con patrimonio histórico y cultural de la Ciudad de Buenos Aires.

En la calle Cuenca, entre Jonte y Lascano, había hace algunos años un local de librería atendido por los padres del célebre violinista argentino Rubén González, actualmente radicado en Europa.

En el club Imperio Juniors en la calle César Díaz 3046, se construyó, gracias al espíritu visionario de algunos, una pileta semi olímpica, allá por la década del sesenta.

Todos los chicos del barrio íbamos ahí y pasábamos horas enteras allí, no era climatizada y había que adaptarse a las inclemencias de la temperatura en aquellos años. Fue una obra de gran trascendencia para la época y que aún brinda a los vecinos una función deportiva y social de enorme importancia, a mi entender, acorde a los cambios que padeció la sociedad argentina desde aquellos años hasta hoy en día.

En la calle Bolivia entre Juan Agustín García y San Blas, existió en una casa con un terreno, adelante, un barco de verdad, de medianas dimensiones, acorde al tamaño del terreno durante muchos años. Si alguien tiene alguna foto de ese barco sería interesante que la pueda aportar.

En la calle Condarco y Camarones existe un café bar que figura entre los cafés notables de la ciudad.

Es de recordar también que, en la calle San Blas entre Bahía Blanca y Chivilcoy, allá por la primera mitad de la década del sesenta, vereda impar, en la mitad de cuadra, hubo un derrumbe de un edificio donde murieron muchas personas.
La calle Chivilcoy o Mercedes, no recuerdo cuál precisamente, iba a llamarse o se llamó por un corto tiempo Ramón Carrillo, pero por ésos destinos a veces fatídicos que sufrió nuestro país volvió a su nombre anterior.

También quisiera rendir un merecido recuerdo al Hospital Israelita o Ezrah, que en hebreo significa dónde pasaron profesionales de primer nivel, profesional, entre otros Moisés Polak en anatomía patológica, Eliseo Rosenvasser en obstetricia, la Doctora Satanosky y Brodsky en oftalmología entre otros.

En la esquina de Juan B Justo y Nazca existe un banco, que por la década del setenta se intentó violar el tesoro a través de un acceso del túnel entubado del Arroyo Maldonado. Fracasó, pero recuerdo que en el diario Clarín de la época, junto a la noticia del hecho el banco, hizo una publicidad enfatizando la seguridad para sus clientes.

Los cines del barrio ya desparecidos Sol de Mayo, sobre la avenida Nazca, vereda impar, casi esquina Jonte, sobre la avenida Gaona entre Condardo y Bolivia y otro, entre Nazca casi esquina Argerich, sobre Artigas, casi esquina Alejandro Magariños Cervantes, vereda par, en el patio de la Escuela Santa Rita, Camarones entre Llavallol y Concordia.

En el barrio existían varias bodegas ya que en ésa época el vino venía de la zona de Cuyo en camiones tipo cisternas y con bombas se almacenaban allí. Es de recordar las bodegas El Marinero y La Pradera en Camarones entre Argerich y Helguera, y otra en César Díaz entre Helguera y Cuenca y otra en Llavallol casi Juan Agustín García.

Era inconfundible el olor a vino cuando las bombas desagotaban el vino desde el camión hacia las bodegas y algo se desparramaba por la vereda, el vino circulaba por las zanjas con un olor inconfundible. Esta actividad tuvo un auge tan importante que en la manzana comprendida por Camarones Argerich San Blas y Helguera hay todavía, en el medio de la misma, un edificio que fue exclusivamente destinado por las bodegas El Marinero para guardar el vino, con laboratorios para análisis enológicos hoy totalmente desactivado.

No quisiera terminar éste relato antes de rendir un emocionado homenaje a la memoria de mi padre, don Carlos Leski, que junto a mi madre y mis abuelos maternos llegaron al barrio allá por 1950 y se afincaron en la casa de la calle Camarones 3019, después de haber padecido las penurias de la segunda guerra mundial en Europa. Aquí encontraron paz y trabajo. Y por último, no     quisiera dejar éste relato sin mencionar, aunque no está específicamente en el barrio Santa Rita sino en villa del Parque, a la clínica oftalmológica de Nazca 3212, Centro Oftalmológico Metropolitano, que está a nivel de su calidad entre las mejores de la Argentina y quizás del mundo. 

Alberto Einstein y el Barrio Santa Rita

En la calle Luis Viale entre Nazca y Terrada, durante su visita a la Argentina, estuvo el científico Alberto Einstein, en un laboratorio que lo recuerda con su nombre que es CIMAE (Centro de Investigaciones Médicas Alberto Einstein). Se dedica a  realizar análisis clínicos y además tareas de investigación científica.