Mes de septiembre – – De Bibliotecas y Bibliotecarios

Mes de septiembre - - De Bibliotecas y Bibliotecarios

por Carlos A. Suárez

            En la Gaceta de Buenos Aires del jueves 13 de septiembre de 1810, la Primera Junta de Gobierno informaba sobre la creación de la Biblioteca Pública de Buenos Aires. Uno de los párrafos del decreto señalaba que  “Las utilidades consiguientes a una biblioteca pública son tan notorias, que sería excusado detenernos en indicarlas. Toda casa de libros atrae a los literatos con una fuerza irresistible, la curiosidad incita a los que no han nacido con positiva resistencia a las letras, y la concurrencia de los sabios con los que desean serlo produce una manifestación reciproca de luces y conocimientos, que se aumentan con la discusión, y se afirman con el registro de los libros, que están a mano para dirimir las disputas.”

            Mariano Moreno, redactor del Decreto, sería designado miembro Protector de la misma. El Dr. Saturnino Segurola y  Fray Cayetano Rodríguez, como primeros bibliotecarios de la Institución. Ese día fue establecido como Día del Bibliotecario”.

-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

 El 23 de septiembre de 1870 se sanciona la Ley 419, proyecto del Presidente Sarmiento y su Ministro Avellaneda, por lo que se crea la Comisión Protectora de Bibliotecas Populares:

            “Art. 1.° Las Bibliotecas populares establecidas ó que en adelante se establezcan por asociaciones de particulares en las ciudades, villas i demás centros de población de la República, serán auxiliadas por el Tesoro Nacional en la forma que determina la presente ley. Art. 2.° El P.E. constituirá en la ciudad de Buenos Aires una Comisión protectora de las Bibliotecas populares, compuesta, por lo menos, de cinco miembros i un Secretario retribuido con mil pesos fuertes anuales. Art. 3.° La Comisión de que habla el artículo anterior tendrá a su cargo el fomento e inspección de las Bibliotecas populares, así como la inversión de los fondos á que se refieren los artículos siguientes…….”

            En 1990 por el Decreto 1935 se estableció el 23 de septiembre como “Día de las Bibliotecas Populares”.

-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

  1. Los/as Bibliotecarios/as y las Bibliotecas.*

            Si bien una definición simplista puede considerarlo como aquella persona que tiene como tarea el cuidado de una Biblioteca, o que bien se encarga de atender/registrar/proveer  a quienes concurren a una Biblioteca en busca de un libro/texto/folleto, etc. necesario para obtener una determinada información. Sabemos que el perfil de un moderno bibliotecario tiene una amplitud que excede en mucho aquella definición. Lo propio ocurre con la palabra Biblioteca. [En el Diccionario de Bibliotecología de Domingo  Buonocore se incluyen numerosas denominaciones acerca de la posición ante el libro: Bibliofobia, Bibliofilia, Bibliófilo,  Bibliolatra, etc. Incluye además, alrededor de 3000 asientos vinculados a la temática.]

            Con la proliferación e incorporación acelerada de nuevas tecnologías para el registro, catalogación , sistemas de préstamo, publicación online, etc. se hace indispensable, en especial,  en las grandes Bibliotecas Públicas, Especializadas, Profesionales, Científicas, Universitarias, Escolares, etc. de una profesionalización  intensiva y la conformación de verdaderos equipos multidisciplinarios y redes que permitan un adecuado desempeño para la atención (referencistas, traductores, etc. etc.. Dice Buonocore que “Si la biblioteca debe ser un centro vivo y activo de información y un órgano de espíritu permanente de energías espirituales para la colectividad, es de toda evidencia que para cumplir con tan elevados designios, necesitará forzosamente el concurso de una dirección culta y especializada a la vez”.

2. La biblioteca vecinal

            El tema tiene otra característica cuando hablamos de la biblioteca popular o pública barrial, vecinal y escolar,   lo que en ocasiones denominamos biblioteca para todos, per tutti, un órgano de lectura pública que satisface un interés general y que abre sus puertas a toda la colectividad sin distinciones. En sus comienzos las propuestas educativas relacionaban  estrechamente  la presencia de la escuela pública con la Biblioteca Popular y esto permitía reforzar los contenidos formales de la enseñanza, dando forma concreta a una experiencia que tuvo desarrollos prácticos en las distintas localidades del país, con distinta fuerza, pero con objetivos claros.

            El bibliotecario tuvo aquí una seria responsabilidad, porque representaba lo que podríamos denominar el primer nivel de atención,   y,  en ocasiones,  esa primera atención influía en posteriores acciones a tomar por el lector. Esa primera impresión iba a marcar,  en una gran proporción,  los futuros pasos a seguir por  quien llegaba a esa institución. Tradicionalmente esta era la biblioteca accesible a todos y el bibliotecario acompañaba a quienes se iniciaban o  llegaban por vez primera, a realizar una experiencia o acercamiento para conocer, descubrir, resolver, y también a recorrer la magia de la lectura, las ciencias y las artes en general.

3. Una pequeña historia local.

            En noviembre de 1938 la señora Angélica Rojas de Álvarez asume la Dirección de la Biblioteca Estudiantil Nro. 1 (actual Biblioteca “Antonio Devoto”. Su prolongada  gestión, alrededor de 20 años, se caracterizó por iniciativas e innovaciones que incrementaron notablemente los lectores; además fomentó la participación vecinal, individual o colectiva; así,  distintas Asociaciones encontraron  en la Biblioteca  un lugar físico para la organización de actividades y,  en ocasiones,  para su funcionamiento regular, tal el caso del Ateneo Popular de Villa Devoto y la Acción Juvenil del Ateneo Popular de Villa Devoto, cuyos socios realizaban reuniones los sábados por la tarde en la Biblioteca.  Estableció premios por la asistencia y organizó las distintas salas: pre-escolares e infantiles, estudiantes adultos y obreros aprendices, se inauguró el préstamo domiciliario que incluía el mes de enero y se facilitó la lectura en el ámbito de la Plaza Arenales. El caudal bibliográfico pasó de 6.750  a 16.000 libros.

            La actividad llevada a cabo por la señora Rojas de Álvarez repercutió incluso en los medios periodísticos, no solamente locales,  (El diario “La Nación” y las revistas “Leoplán” y Aquí Está”, por ejemplo). Es que la creatividad para la irradiación de su obra era llamativa. Hizo confeccionar y repartió 5.000 volantes de propaganda que entregaba en las casas de comercio, ferias y mercados de la zona convocando a los vecinos a concurrir a la Biblioteca, con párrafos específicos dirigidos a los padres, maestros, estudiantes y obreros. Pedía a los comerciantes que colocaran un volante en cada paquete de compra.

A modo de conclusión para tiempos difíciles. Vuelvo a Mariano Moreno, el Protector de la Biblioteca Pública y Patrono del Consejo Escolar 17.

«Si los pueblos no se ilustran, si no se vulgarizan sus derechos, si cada hombre no conoce lo que vale, lo que puede y lo que se le debe, nuevas ilusiones sucederán a las antiguas, y después de vacilar algún tiempo entre mil incertidumbres, será tal vez nuestra suerte mudar de tiranos sin destruir la tiranía».

Prólogo de la reedición del libro «El contrato social» de Juan Jacobo Rousseau, traducido por Mariano Moreno en 1810.

*Mi reconocimiento a:
  • Claudia Serra (Biblioteca “Antonio Devoto”- Villa Devoto)
  • Marcela Rougy (Biblioteca Roque Sáenz Peña “El Castillito” – Villa Devoto)
  • Mirta Alonso (Biblioteca “Asociación de Fomento de Villa del Parque”)

por Carlos A. Suárez

[email protected]
Villa Devoto, Septiembre 2021. (Tiempo de la Pandemia)

#biblioteca #bibliotecario #CarlosSuarez #BibliotecaPública

           

(Visited 24 times, 1 visits today)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.