Menachem Brodchandel: Desde la lejana Israel II

33

Sigo escribiendo al sitio. Mi nombre es Marcelo Brodchandel.

Nací al lado del tren. Recuerdo el humo negro de las locomotoras viejas. Cruzábamos el puente más abajo y el humo nos cubría todo. Caminaba por la calle Corrientes, pasaba Humboldt, Juan B. Justo su ancha avenida, el Club Villa Crespo de basquet Mariani y otros jugadores.

Las mueblerías de paisanos, la sedería Los Amigos en Corrientes al 5600, el Café «Agapito». Más abajo el negocio de relojería, el dueño era un judío que se suicidó dentro del local por protesta, la farmacia de Serrano esquina el conservatorio de musica Klotzman enfrente, cruzo Gurruchaga y me encuentro con el cine Villa Crespo, cuántas películas vi  ahí, al lado el kiosko del griego en el que compraba semillitas de girasol, en la esquina el diarero. Perdón, creo que ahora llegue a Gurruchaga y enfrente del cine la famosa heladeria Trieste, con sus sabrosos helados. Al lado del cine hubo en un tiempo un negocio de ropa de nombre Javers donde me hice el traje para el bar mitzva, con el señor Gutman. Al lado del cine vivía la familia Abramoff; Mario, compañero del colegio y excelente alumno. Sigo por Corrientes y encuentro la galería Galecor, con sus lindos negocios. En  una época hubo, sobre Corrientes, la sede del club Macabi; jugué allí un tiempo. Llego a la calle Acevedo, entro y llego al templo de Acevedo donde pasaba las fiestas judías, el templo de Murillo, el templo Sefaradí de Camargo con su tamaño imponente. Sigo caminando sobre Corrientes y llego al Teatro Mitre, que funciona en una época, paso la Comisaría 27 que en la calle, en el 25 de mayo, se conmemoraban actos grandes y fiestas. Sigo caminando y llego a Canning…  cuantas veces para a charlar con amigos en sus esquinas, mirando el mundo, qué recuerdos tan lindos.

Un abrazo mi barrio de Villa Crespo,  para todos los que viven y vivieron en él.

Adiós