María Enriqueta Roland: Burela 2377, la casa de «la Negra»

19

Hola!!

Soy María Enriqueta Roland , pero  sólo me recordarán como  la » Negra». Mi casa en Burela 2377. Estudié en la Universidad Popular de Villa Urquiza, el Curso de Teneduría de Libros. Los profesores de  contabilidad y  aritmética comercial,  el Contador Daniel Fernández. Geografía, no recuerdo el  nombre, el señor Leunda.   Además cursábamos caligrafía, inglés, taquigrafía y dactilografía . Duración del Curso 3 años. Se dictaban varias carreras. El horario era de 18 a 21 horas, accesible para los que trabajaban. La calidad de enseñanza era excelente.

Al terminar de cursar, me nombraron Bibliotecaria, con un sueldo de $ 80.- (año 1949). ¿Alguien  la recuerda? Estaba ubicada en la  calle Monroe, a tres cuadras después de Triunvirato, casi Álvarez Thomas. He perdido contacto pero no mis recuerdos.

Misa de 11 hs en Nuestra Señora del Carmen  y a la salida la búsqueda de los «chicos» con su auto «Muerto de  frío».

Recuerdo nombres, casas, amigas y fiestas donde pasé una juventud inolvidable.

«Bicho! y Sonia Queirolo, sus padres, (María la mamá) vecinos casi pegados.

La Flia. Pelletti, con  sus hijas Sonia y Nelly, poseedoras de un «combinado» que nos hacía deleitar escuchando a Sinatra, Brosby y las grandes bandas. Bailar «Serenata a la luz de la luna» con el  chico que nos gustaba cheeck to cheeck era lo más atrevido que podíamos pensar.

Victor Carusso, Enrique Medina, Saúl (no recuerdo el apellido pero sí que eras rebuen mozo), Los Canale (Atilio) que vivían en Blanco Encalada y Andonaegui o Bucarelli.

Laura Sussa, Nora y las mellizas que vivían en la calle Bárcena y donde por las hermosas casas recuerdo las mejores fiestas.

Dejo para el final a la que fue, es y será siempre mi amiga del alma y con la que tengo una enorme deuda: haber perdido contacto con ella. Me regaló lo mejor… ser las madrina de su hija mujer, honor que por causas de distancia no cumplí debidamente. Su nombre Elsa María de María (Tota) de Ávila.

Ahora con 75 años realmente me da miedo preguntar por los nombres de tantos queridos amigos. Seguiría mucho más porque recuerdos me sobran.

¡VILLA URQUIZA estás en mi corazón!

Gracias por permitirme recordarte ,llorando  de emoción y esperando que alguien  añada algún detalle y se comunique. ¡Sería muy feliz!!

María Enriqueta Roland de Soto
Negra