María del Socorro Haydeé Ricaldoni: Propongo para el 30 de agosto

20

Muchas gracias, Mónica por la publicación de los datos históricos que le envié.

Si bien no tengo el honor de haber sido la investigadora, el haber tenido la fortuna de poder reunir esos datos sobre mi tatarabuelo Don Juan Milberg y sus ascendientes, me llevó a ponerlos en conocimiento – a través de la revista virtual «Barriada» que Ud. tan dignamente dirige – de los vecinos de Barracas y de todos aquéllos que se deleitan con las vidas y obras de quienes aportaron un granito de arena en el quehacer del barrio, la ciudad, la patria…

Aún me queda por cumplir la promesa que le hice, y se trata de lo siguiente:

Tengo entendido, y le ruego me corrija si no es así, que el día 13 de Diciembre era, desde antiguo, el «Día de Barracas», en honor de Santa Lucía, la patrona de Barracas, quien diera desde antaño nombre a la «Parroquia de Santa Lucía», inmortalizada en la música popular a través de la voz de Corsini.-

Me he enterado que se ha cambiado el «Día de Barracas» al 30 de Agosto en conmemoración a la instalación del Primer Juzgado de Paz en Barracas, cargo que ocupó don Juan Miberg Dillon, como ya he dicho, mi tatarabuelo.

Me he enterado también – en su revista «Barriada», en el artículo La Santa Patrona del barrio de Barracas de Mabel Crego – que en ocasión de una grave sequía que hubo en el país, se sacó en procesión a Santa Lucía orando por lluvia e inmediatamente las hubo en tal cantidad que se solucionó ese grave problema nacional.

Hoy vivimos un panorama semejante al de aquéllos tiempos: millones de cabezas de ganado perdidas y gran hambre, sed, desolación y pobreza para tantos hermanos argentinos!

Don Juan Milberg nunca hubiera preferido el 30 de Agosto, en olvido del 13 de Diciembre, para celebrar el «Día de Barracas».-

Mi humilde pedido es que, en desagravio, el día 30 de Agosto de este año se honre a la Patrona de Barracas, Santa Lucía, y se la saque en procesión por las calles de Barracas, acompañada por la población de Buenos Aires, con cánticos y rezos y adornada con las más altas ceremonias que sean permitidas por el clero local, y propongo que roguemos para que este justo desagravio sea suficiente para que Santa Lucía interceda  fervientemente ante Dios Todopoderoso para que envíe – como hace más de 137 años – esa lluvia que tanto necesita el pueblo argentino.

La Página Web de la «Parroquia de Santa Lucía» nos relata la procesión histórica de esta manera: 

http://www.santalucia.org.ar/notas/procesion.htm

La procesión de la sequía que termino en lluvia

En febrero de 1871 tuvo lugar la que fue llamada «Procesión de la sequía». Con ella, los fieles de la capilla se unían a las rogativas generales para que se produjera la lluvia que pusiera término a la sequía que asolaba al país. «La santa fue sacada en solemne procesión a las seis de la tarde por la calle Larga, concurriendo todo y lo mejor de Buenos Aires. Comenzó la procesión bajo un cielo azul y despejado. Al terminar cayó una lluvia torrencial en la parroquia al igual que en el resto del país, que hizo unir en una misma plegaria la petición y la acción de gracias.»

Soy plenamente consciente que, sin su colaboración, esta inquietud debería morir en mí, sin posibilidad alguna de concreción.

Pero, tal vez, alguien tome mi iniciativa y la lleve a feliz término, para mayor gloria de Dios y bien de los argentinos.

Si en algo puedo ayudar para hacer realidad este sueño, hágamelo saber, se lo ruego.

Agradece desde ya toda la atención que le dispense a la presente, su affma.

Para ponerse en contacto con Socorro Ricaldoni: [email protected]