Mabel Margarido Pilegi: Amanda Lauría

10

Estimada Amanda: Me conmovió profundamente leer tus comentarios sobre «nuestras casitas». Probablemente vos no me recuerdes porque eras muy pequeña cuando fuimos vecinas, pero si le preguntás a tu madre, Teresita, que espero se encuentre bien, ya que mucho la apreciamos en mi familia, ella te pueda contar que nuestras familias estaban muy unidas, es más, sólo separadas por la medianera, pués nosotros vivíamos junto a la casa de tus queridos abuelos, Amanda y Rodrigo, en la casa que luego vivió la familia Paredes, que vos mencionás en tus recuerdos.

También tu hermana Silvina puede que recuerde a mi familia, ya que ella es algo mayor que vos. Yo tengo 45 años de los cuales viví 18 en las casitas, aunque mi familia había vivido allí durante 50 años. Sin embargo aún siento como que nunca me fui… allí están mis mejores recuerdos… mis amigos… especialmente los Mosquera y tu gran familia… Tu tío Rody, el más pequeño de los hermanos… también tus otros tíos… y tus primos, si mal no recuerdo eran 11 (a Pablo lo acunaba cuando bebé).

Nadie que no haya vivido en las casitas puede imaginar la vida que allí llevábamos, es imposible de explicar, no se puede repetir en ningún otro lugar ni tiempo.
Espero que leas estas líneas. Te envío un sincero abrazo.
Mabel