La Legislatura sancionó nombrar “Renée Slotopolsky de Epelbaum” a una calle en Retiro y “De las Mujeres del Barrio la Boca” a un acceso peatonal costero

La Legislatura sancionó nombrar “De las Mujeres del Barrio la Boca” un acceso peatonal y “Renée Slotopolsky de Epelbaum” una calle en Retiro

La Legislatura de la ciudad de Buenos Aires sancionó, en el día de hoy, luego de haberse realizado las respectivas Audiencias Públicas, el cambio de nombre de la calle «Gustavo Martínez Zuviría» del barrio de Retiro por el de «Renée Slotopolsky de Epelbaum» y la denominación de «De las Mujeres del Barrio la Boca” a un Paseo Peatonal Costero en ese barrio. #RenéeSlotopolskydeEpelbaum #DelasMujeresdelBarriolaBoca

 

Los legisladores porteños sancionaron leyes de segunda lectura, que antes fueron debatidas en Audiencia Pública, para definir los nombres de espacios públicos. 

Por otro lado, se denominó “De las Mujeres del Barrio la Boca” al paseo peatonal costero emplazado entre Pedro de Mendoza y el Riachuelo, en el tramo comprendido entre la prolongación virtual de las calles Rocha y Regimiento de los Patricios, en el barrio de La Boca. Iniciativa original de Patricia Vischi (UCR)

A su vez, impulsado por Claudio Morresi(FdT) se sancionó imponer el nombre de “Renee Slotopolsky de Epelbaum” (en homenaje a una madre de tres hijos desaparecidos durante la última dictadura) a la calle del barrio Retiro que actualmente se llama “Gustavo Martínez Zuviría”, en referencia al intelectual, académico y político cordobés que escribía con el seudónimo Hugo Wast.

De las Mujeres del Barrio de la Boca

Denomínase “De las Mujeres del Barrio la Boca” al Paseo Peatonal Costero emplazado entre la Avda. Pedro de Mendoza y el Riachuelo en el tramo comprendido entre la prolongación virtual de la calle Rocha y la prolongación virtual de la Avda. Regimiento de los Patricios en el barrio de La Boca. 

En sus fundamentos reproduce fragmentos del artículo periodístico publicado en el Diario Perfil titulado En la ‘Reina del Plata’, sólo el 3% de las calles tiene nombre de mujer: 

«Si bien a la Ciudad de Buenos Aires se la conoce como la Reina del Plata, la impronta de la nomenclatura de sus calles, avenidas y pasajes refleja un sesgo desigual. De los 2.165 nombres que identifican a las arterias porteñas, sólo 59 de ellas están dedicadas a las mujeres. Es decir, el 2,7%. El resto de los nombres se divide entre militares, donde predominan generales, coroneles y capitanes con 336 denominaciones, juristas (127), políticos (85), fechas de batallas (76) y escritores (67), entre otros.  En el listado también figuran ciudades y países, sacerdotes, marinos, médicos, deportistas y hasta una canción, Caminito, en el barrio de La Boca. También hay espacio para nombres que pueden llamar la atención a propios y extraños. Como por ejemplo los pasajes Caperucita, en Parque Chacabuco, al Alfabeto, cerca del Parque Centenario o El Refrán, en Parque Patricios.

Los historiadores porteños coinciden en señalar que las razones de ese desequilibrio hay que buscarlas en el rol secundario que se le asignaba a la mujer a mediados del siglo XIX y principios del XX, época en la que se formalizó la denominación de las calles. Si bien en aquellos años se tuvieron en cuenta a mujeres de la talla de Manuela Pedraza, Juana Azurduy, Remedios de Escalada, o Martina Céspedes, salvo excepciones, como el cambio de la Avenida del Trabajo por el de Eva Perón en 1991, hubo que esperar hasta 1995 para que mujeres destacadas tuvieran su reconocimiento.»

El tramo definido en el Artículo 1° de la presente iniciativa legislativa, quiere recordar y homenajear a mujeres que han hecho historia en el Barrio de la Boca por su actividad social, educativa, artística y cultural y también rinde homenaje a aquellas que en la cotidianeidad anónima supieron y saben forjar los valores humanos. Y viene también a reparar un olvido, ya que el Barrio de La Boca no cuenta con calles cuya nomenclatura lleve nombre de mujer. Sería además un acontecimiento poder inaugurar ese Paseo el Día del Barrio de La Boca que se conmemora el 23 de agosto de cada año. 

Renée Slotopolsky de Epelbaum

En su artículo 1°, el proyecto de ley proponía modificar la denominación de la actual calle «Gustavo Martínez Zuviría» por la de «Renée Slotopolsky de Epelbaum».

El Defensor del Pueblo Adjunto, Arturo Pozzali participó de la audiencia pública virtual de la Legislatura porteña llevada a cabo el pasado 20 de abril para tratar el cambio de nombre de la calle Gustavo Martínez por el de Renée Slotopolsky de Epelbaum, argumentando que gracias a sus conocimientos en lenguas extranjeras, Renée Slotopolsky de Epelbaum contribuyó a dar a conocer los casos de violaciones de derechos humanos ocurridos en la última dictadura de Argentina en el extranjero.

Los fundamentos del proyecto original esgrimen los siguientes argumentos:

Este año, precisamente el 27 de enero, se cumplieron 75 años de la liberación del complejo de campos de concentración Auschwitz-Birkenau. Todo el mundo se encamina a un año de conmemoraciones para mantener vigente la Memoria de los horrores a los que se pudo llegar gracias a una racionalidad desbordada que industrializó la muerte. Una visión, desde el punto de vista de las víctimas, de este mecanismo de los campos de concentración se encuentra relatado en la obra de Primo Levi, Si esto es un hombre. Allí describe, no sólo la industrialización de la muerte, sino también la tortura, las «duchas» de gas tóxico, los hornos crematorios y las fosas comunes.

De los 6 millones de judíos exterminados, más de un millón pasaron por Auschwitz-Birkenau; junto a gitanos, homosexuales, personas con discapacidad y militantes opositores al régimen nazi.

A pesar de que nuestra nación y nuestro continente estuvieron alejados de los principales focos de conflicto bélico, nunca estuvimos ajenos a perspectivas racistas, xenófobas, antisemitas e intolerantes. Recordar este horror nos debería conducir a rever también algunas decisiones que se tomaron en otros tiempos. Al día de hoy en nuestra Ciudad todavía seguimos homenajeando en el nombre de calles a personalidades que infundieron este odio. 

Nos referimos particularmente a Gustavo Martínez Zuviría, más conocido por el pseudónimo con el que firmaba sus novelas: Hugo Wast. Particularmente, en su obra «666», describe uno de los temas característicos del antisemitismo: la supuesta condición inasimilable de una minoría judía. Martínez Zuviría mantiene una calle que le hace honor en nuestra Ciudad entre las plazas Canadá y Salvador María del Carril, por ende, perpendicular a la Avenida Doctor José María Ramos Mejía y a la calle San Martín.

El mantenimiento de este homenaje no hace más que mancillar la memoria de una de las colectividades más importantes de la Argentina, a la vez que nos aleja de una sociedad abierta, plural y tolerante.

No es la primera vez que esta Legislatura pretende cambiar el nombre de esta calle. Nos remitimos a los proyectos del diputado Daniel Martini con fecha octubre de 1999 y, más reciente, del diputado Gabriel Fuks con fecha julio de 2017. Las identidades políticas de ambos diputados dan cuenta de que el reclamo por una sociedad más tolerante es un deber de todas las fuerzas políticas.

Como manifestara el diputado Fuks en los Fundamentos del expediente 2117-D-2017, la Biblioteca Nacional, de la cual Martínez Zuviría fue director, había reemplazado el nombre de su Hemeroteca por el del escritor Ezequiel Martínez Estrada. En ocasión de ese acto de reparación histórica, el Director de la Biblioteca Nacional Horacio González explicó: «El prolífico escritor Martínez Zuviría fue durante un cuarto de siglo director de la Biblioteca Nacional y, durante todo ese período, impartió vehementes opiniones militantes de carácter discriminatorio. Su antisemitismo de combate fue notorio y no se limitó a sus novelas». En la misma ocasión, también indicó: «El máximo tótem del antisemitismo argentino, expuesto como señal conmemorativa, ofende finalmente a quienes buscan de todas las formas posibles los nuevos cimientos para reconstruir una democracia avanzada, igualitaria y no discriminativa en la Argentina».

En esta ocasión, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires no sólo quiere emular el gesto reparatorio de la Biblioteca Nacional, sino también homenajear a la comunidad judía en la persona de Renée Slotopolsky de Epelbaum, una de las Fundadoras de las Madres de Plaza de Mayo y también del Movimiento Judío por los Derechos Humanos. El MJDH fue uno de los nueve organismos que luchó por los derechos humanos durante la última dictadura cívico-militar. Entre sus principios se encuentran la defensa de los derechos humanos, la no-violencia, la solidaridad y el diálogo interreligioso. En este sentido, fueron activos denunciantes en foros nacionales e internacionales de los crímenes de lesa humanidad cometidos por la dictadura cívico-militar. Renée sintetiza en su activismo la lucha por una sociedad libre. Justamente, el activismo que necesitamos para luchar contra los crímenes de odio e intolerancia.

Renombrar la calle Gustavo Martínez Zuviría por Renée Slotopolsky de Epelbaum no es meramente un cambio de denominación. Es sumarnos colectivamente a la lucha contra la intolerancia, la xenofobia y el antisemitismo. En este sentido, la misma Renée decía sobre su rol en las Madres de Plaza de Mayo: «Ahora tenemos que ser la memoria. Recuerdo las palabras de Ellie Wiesel, un escritor, sobreviviente de Auschwitz y premio Nobel de la Paz. Él perdió la madre y la hermana en el campo de concentración. Él dijo, frente a lo que fuera Auschwitz: ‘Cierren los ojos y escucharán los gritos, los alaridos de los que estaban aquí, los que sufrían torturas, los que iban a morir. Verán las lágrimas silenciosas de los niños corriendo sobre sus mejillas, sentirán la angustia de los ancianos y las ancianas'».[1]

Debemos dejar de lado el mensaje intolerante, xenófobo y antisemita de Gustavo Martinez Zuviria y legislar para que continúe el legado de Renée. [1] https://www.pagina12.com.ar/especiales/30anios/reportajes-renee_epelbaum.html

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Señor Presidente:

 

A continuación, reproducimos fragmentos del artículo periodístico publicado en el Diario Perfil titulado En la ‘Reina del Plata’, sólo el 3% de las calles tiene nombre de mujer:

 

«Si bien a la Ciudad de Buenos Aires se la conoce como la Reina del Plata, la impronta de la nomenclatura de sus calles, avenidas y pasajes refleja un sesgo desigual. De los 2.165 nombres que identifican a las arterias porteñas, sólo 59 de ellas están dedicadas a las mujeres. Es decir, el 2,7%. El resto de los nombres se divide entre militares, donde predominan generales, coroneles y capitanes con 336 denominaciones, juristas (127), políticos (85), fechas de batallas (76) y escritores (67), entre otros.  En el listado también figuran ciudades y países, sacerdotes, marinos, médicos, deportistas y hasta una canción, Caminito, en el barrio de La Boca. También hay espacio para nombres que pueden llamar la atención a propios y extraños. Como por ejemplo los pasajes Caperucita, en Parque Chacabuco, al Alfabeto, cerca del Parque Centenario o El Refrán, en Parque Patricios.

 

Los historiadores porteños coinciden en señalar que las razones de ese desequilibrio hay que buscarlas en el rol secundario que se le asignaba a la mujer a mediados del siglo XIX y principios del XX, época en la que se formalizó la denominación de las calles. Si bien en aquellos años se tuvieron en cuenta a mujeres de la talla de Manuela Pedraza, Juana Azurduy, Remedios de Escalada, o Martina Céspedes, salvo excepciones, como el cambio de la Avenida del Trabajo por el de Eva Perón en 1991, hubo que esperar hasta 1995 para que mujeres destacadas tuvieran su reconocimiento.»

 

El tramo definido en el Artículo 1° de la presente iniciativa legislativa, quiere recordar y homenajear a mujeres que han hecho historia en el Barrio de la Boca por su actividad social, educativa, artística y cultural y también rinde homenaje a aquellas que en la cotidianeidad anónima supieron y saben forjar los valores humanos. Y viene también a reparar un olvido, ya que el Barrio de La Boca no cuenta con calles cuya nomenclatura lleve nombre de mujer. Sería además un acontecimiento poder inaugurar ese Paseo el Día del Barrio de La Boca que se conmemora el 23 de agosto de cada año.

 

Es por los motivos expuestos que se solicita la sanción del presente Proyecto de Ley.

PROYECTO DE LEY

 

Artículo 1°.- Modificase la denominación de la actual calle «Gustavo Martínez Zuviría» por la de «Renée Slotopolsky de Epelbaum».

 

Artículo 2º.- Modificase y actualizase todos los instrumentos de señalización (tanto virtuales como analógicos) que dependan del Poder Ejecutivo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para que estén en concordancia con el Art. 1.

 

Artículo 3°.- Los gastos que demande la implementación del Art. 1 serán imputados al presupuesto en vigor.

 

Art. 4°.- Comuníquese, etc.

 

 

 

 

FUNDAMENTOS

 

Señor Presidente:

 

Este año, precisamente el 27 de enero, se cumplieron 75 años de la liberación del complejo de campos de concentración Auschwitz-Birkenau. Todo el mundo se encamina a un año de conmemoraciones para mantener vigente la Memoria de los horrores a los que se pudo llegar gracias a una racionalidad desbordada que industrializó la muerte. Una visión, desde el punto de vista de las víctimas, de este mecanismo de los campos de concentración se encuentra relatado en la obra de Primo Levi, Si esto es un hombre. Allí describe, no sólo la industrialización de la muerte, sino también la tortura, las «duchas» de gas tóxico, los hornos crematorios y las fosas comunes.

De los 6 millones de judíos exterminados, más de un millón pasaron por Auschwitz-Birkenau; junto a gitanos, homosexuales, personas con discapacidad y militantes opositores al régimen nazi.

A pesar de que nuestra nación y nuestro continente estuvieron alejados de los principales focos de conflicto bélico, nunca estuvimos ajenos a perspectivas racistas, xenófobas, antisemitas e intolerantes. Recordar este horror nos debería conducir a rever también algunas decisiones que se tomaron en otros tiempos. Al día de hoy en nuestra Ciudad todavía seguimos homenajeando en el nombre de calles a personalidades que infundieron este odio.

Nos referimos particularmente a Gustavo Martínez Zuviría, más conocido por el pseudónimo con el que firmaba sus novelas: Hugo Wast. Particularmente, en su obra «666», describe uno de los temas característicos del antisemitismo: la supuesta condición inasimilable de una minoría judía. Martínez Zuviría mantiene una calle que le hace honor en nuestra Ciudad entre las plazas Canadá y Salvador María del Carril, por ende, perpendicular a la Avenida Doctor José María Ramos Mejía y a la calle San Martín.

El mantenimiento de este homenaje no hace más que mancillar la memoria de una de las colectividades más importantes de la Argentina, a la vez que nos aleja de una sociedad abierta, plural y tolerante.

No es la primera vez que esta Legislatura pretende cambiar el nombre de esta calle. Nos remitimos a los proyectos del diputado Daniel Martini con fecha octubre de 1999 y, más reciente, del diputado Gabriel Fuks con fecha julio de 2017. Las identidades políticas de ambos diputados dan cuenta de que el reclamo por una sociedad más tolerante es un deber de todas las fuerzas políticas.

Como manifestara el diputado Fuks en los Fundamentos del expediente 2117-D-2017, la Biblioteca Nacional, de la cual Martínez Zuviría fue director, había reemplazado el nombre de su Hemeroteca por el del escritor Ezequiel Martínez Estrada. En ocasión de ese acto de reparación histórica, el Director de la Biblioteca Nacional Horacio González explicó: «El prolífico escritor Martínez Zuviría fue durante un cuarto de siglo director de la Biblioteca Nacional y, durante todo ese período, impartió vehementes opiniones militantes de carácter discriminatorio. Su antisemitismo de combate fue notorio y no se limitó a sus novelas». En la misma ocasión, también indicó: «El máximo tótem del antisemitismo argentino, expuesto como señal conmemorativa, ofende finalmente a quienes buscan de todas las formas posibles los nuevos cimientos para reconstruir una democracia avanzada, igualitaria y no discriminativa en la Argentina».

En esta ocasión, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires no sólo quiere emular el gesto reparatorio de la Biblioteca Nacional, sino también homenajear a la comunidad judía en la persona de Renée Slotopolsky de Epelbaum, una de las Fundadoras de las Madres de Plaza de Mayo y también del Movimiento Judío por los Derechos Humanos. El MJDH fue uno de los nueve organismos que luchó por los derechos humanos durante la última dictadura cívico-militar. Entre sus principios se encuentran la defensa de los derechos humanos, la no-violencia, la solidaridad y el diálogo interreligioso. En este sentido, fueron activos denunciantes en foros nacionales e internacionales de los crímenes de lesa humanidad cometidos por la dictadura cívico-militar. Renée sintetiza en su activismo la lucha por una sociedad libre. Justamente, el activismo que necesitamos para luchar contra los crímenes de odio e intolerancia.

Renombrar la calle Gustavo Martínez Zuviría por Renée Slotopolsky de Epelbaum no es meramente un cambio de denominación. Es sumarnos colectivamente a la lucha contra la intolerancia, la xenofobia y el antisemitismo. En este sentido, la misma Renée decía sobre su rol en las Madres de Plaza de Mayo: «Ahora tenemos que ser la memoria. Recuerdo las palabras de Ellie Wiesel, un escritor, sobreviviente de Auschwitz y premio Nobel de la Paz. Él perdió la madre y la hermana en el campo de concentración. Él dijo, frente a lo que fuera Auschwitz: ‘Cierren los ojos y escucharán los gritos, los alaridos de los que estaban aquí, los que sufrían torturas, los que iban a morir. Verán las lágrimas silenciosas de los niños corriendo sobre sus mejillas, sentirán la angustia de los ancianos y las ancianas'».[1]

Debemos dejar de lado el mensaje intolerante, xenófobo y antisemita de Gustavo Martinez Zuviria y legislar para que continúe el legado de Renée.

Por todo lo expuesto, solicitamos al Cuerpo el acompañamiento del siguiente proyecto de ley.

[1] https://www.pagina12.com.ar/especiales/30anios/reportajes-renee_epelbaum.html

 

(Visited 138 times, 1 visits today)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.