La Casa de San Luis en Buenos Aires

9

Azcuénaga 1083-1087 en el barrio de RecoletaLa Casa de San Luis en Buenos Aires Azcuénaga 1083-1087 en el barrio de RecoletaEl
edificio donde hoy funciona la Casa de San Luis en Buenos Aires, fue construído en el año 1920 por Virginio Colombo, destacado
arquitecto traído a la Argentina por el  presidente Figueroa Alcorta. Cuando Carlos Lagomarsino, inmigrante Italiano dedicado
a la industria textil, compró el terreno de la calle Azcuénaga al 1083/87 solicitó a Colombo la creación de una casa con intenciones palaciegas, que dejara en manifiesto el nuevo rango social alcanzado. La familia, constituída por el matrimonio y
cinco hijos, formaba parte de la burguesía industrial, clase social que tenía en su mayoría un origen muy humilde y fue creciendo hasta adquirir gran poder económico y político. 
Con la intención de integrarse en sociedad, los hijos de Lagomarsino asistieron al colegio La Salle y las tres mujeres al Adoratrices. Sin embargo, los salones del primer piso fueron utilizados sólo para dos grandes eventos: el casamiento de la mayor de las hijas con un prestigioso médico y la comunión de la menor. Como todas las familias de la época, en la casa se realizaban los “días de visita”: reuniones de té con sesiones de canto o de declamación, a cargo de las hijas de Lagomarsino que se dedicaban a las artes, de hecho, la mayor había tejido dos gobelinos que decoraban el hall de recibo de la casa, donde hoy se emplazan dos grandes espejos.

La casa fue habitada por esta familia por sólo cuatro años, ya que luego de la muerte de Carlos Lagomarsino, a causa de una afección cardíaca, su esposa e hijos decidieron poner el edificio en venta, por lo que no tuvo la madurez histórica necesaria para ser conocida en sociedad como “la vivienda de los Lagomarsino”.

El primer adquirente fue el Dr. Riguera, que utilizó la casa como consultorio médico. Posteriormente, entre 1960 y 1969, funcionó en el edificio la primera Escuela de Aviación y el servicio de Inteligencia de la Aeronáutica. 
A partir  de 1973, se instaló en la casa una sucursal del Banco Interamericano Regional, el Banco de la Mujer, llamado Juana de Arco, que estuvo allí durante casi una década y realizó varias modificaciones edilicias, acondicionando la casa con espacios para oficinas, sanitarios, calefacción, un ascensor, el tesoro en la planta baja y un auditórium en la terraza, manteniendo intacto todo el primer piso del edificio. Luego de una quiebra, el Banco Central se hizo cargo de todos los bienes y los subastó por licitación pública cerca del año 1982. La casa fue comprada por una inmobiliaria llamada Las Espigas, que más tarde la vendería al Gobierno de la Provincia de San Luis. Inaugurándose oficialmente como Casa de San Luis en el año 1985.

El Gobierno de la Provincia, consciente de la importancia de preservar el patrimonio, consideró en el año 1997 la necesidad de restaurar el edificio y efectuar la adecuación de los
espacios para la realización de acciones que los nuevos tiempos demandaban, como la ampliación del auditórium en el último piso, agregándose el sector de proyección y sonido y mejorando el sistema de ventilación del mismo. Se modificó el sistema de iluminación de toda la Casa, mostrando la fuerza de su belleza arquitectónica. En el año 2008 se inauguró, en el tercer piso de la Casa, el estudio de TV de San Luis Sat.

Fuente: http://www.casa.sanluis.gov.ar/