José Halcón Luna: Basílica Nuestra Señora de los Buenos Aires

11

Estimada Mónica:

Te escribe quien hace un tiempo te dio los datos sobre el actor Roberto Escalada y también de Evangelina Salazar. Mi nombre es José Halcón Luna. Si necesitas otro dato házmelo saber. Te puedo agregar como dato referido a la Basílica Nuestra Señora de los Buenos Aires, de la que has publicado una nota, que la misma, su edificio, fue erigido a instancias de un buen sacerdote, el Padre Márquez, quién convenció a muchos vecinos de aquél tiempo a realizar donaciones para levantar ese hermoso templo.

Es por ello que en sus columnas hay numerosas placas con los nombres y apellidos de sus feligreses, en premio a sus colaboraciones. Hace mucho tiempo que no visito el lugar, por ello no sé si ha sufrido modificaciones, pero hasta mi última visita, los restos del Padre Márquez yacían en dicha basílica, entrando al templo, a la izquierda, como merecido recuerdo al esforzado sacerdote.

Como figura central de los santos, se rinde culto en esta basílica, a la Virgen de la Merced, Patrona del Ejército Argentino. Por ello, hace muchos años, en su día de celebración, se realizaban grandes festejos, que incluían espectaculares paradas militares desde horas muy tempranas frente al edificio, incluyendo guardias de honor con uniformes de época en el altar mayor. Junto a aquellos gallardos soldados, los alumnos abanderados de los colegios religiosos del barrio, también formaban parte de esa guardia de honor. Cómo no recordarlo, yo estudiaba en la escuela San Pedro Nolasco, que está al lado del templo, y cursando cuarto grado y asistiendo al acto, fui gratamente sorprendido por mi maestra, que me designó abanderado del grado. Imaginen mi sorpresa y emoción !!! – sobre las veredas se armaban puestos de ventas de recuerdos e imágenes religiosas, velas, estampas, y también de unas deliciosas rosquitas y «pancitos de San Roque».

Se celebraban varias misas durante la jornada, y en algunos de estos festejos, por la noche, y como cierre, se lanzaban fuegos artificiales y bombas de estruendo. En una de las ocasiones de dicho festejo, rindiendo honor a ésta virgen y su bello templo, ofició misa el cardenal primado de la argentina, si mal no recuerdo,.el Cardenal Copello. Puedo asegurar que la asistencia de los vecinos, y de otros tantos de diferentes barrios, era extraordinaria.