Joaquín Gonzalez: Australia entre Vieytes y Universidad

21

Mi nombre es Joaquín Gonzalez pero en el barrio me decían Tito.

Nací en Australia entre Vieytes y Universidad. Mi maestra de 1º grado fue la Srta. Piombo en la escuela Perito Moreno en calle Universidad, a media cuadra de Australia, me acuerdo siempre de ella, era encantadora. Nos mudamos luego a California entre Hornos y Herrera en 1953. Fui a la escuela Fray Justo Santa Maria de Oro que se encontraba en calle Rio Cuarto entre Montes de Oca y Herrera desde 1º superior a 6º grado, concluyendo la escuela primaria en 1959.

De la escuela tengo presentes algunos apellidos como Haedo, que vivía frene a la escuela, López, de Herrera a media cuadra de  California. Su padre tenía un camión de transporte de derivados de petróleo y era conocido de papá. Pazos, su padre tenía un bar en la esquina de Rio Cuarto y Montes de Oca.

Tuve muy buenos maestros como el Sr Cersosimo, López, la Sra. Santa Cruz de Veiga, hermana del libretista Abel Santa Cruz y un excelente director del que lamentablemente no recuerdo su apellido, que, cuando faltaba el maestro de grado se hacía cargo de la clase y pasábamos unas tardes muy entretenidas.

Del barrio recuerdo algunos apellidos como «Legui» Aranda y su hermano Antonio, que se criaron en casa de sus abuelos en calle Hornos. Su madre trabajaba en el Hospital Británico. Del «Piqui» que vivía en Gral. Hornos junto con sus abuelos de apellido Ochipinti que tenía un camión con caja de madera en el que siempre jugabamos. Luego se mudó a Crucecita (Avellaneda) y nunca supe más de él.

También Carlos Franco que era tornero en el Correo Central y hasta donde pude rastrear fue jefe de expedición de la editorial Perfil. Sobre California al 1800 vivía Susana,  su mamá tenía una tienda y su padre trabajaba en la Fabril Financiera y se fueron a vivir a Florencio Varela. Recuedo también a Alba y su hermano Anibal que me hacía los barriletes artesanales. Su padre era chofer de colectivos de media distancia.

Jugábamos al futbol en calle Hornos, habíamos llamado al club de futbol «Cometa» que estaba limitado por la fábrica de alcohol y la barraca de lana.

Mi lugar de recreación era el Club Sportivo Barracas de la calle Iriarte, íbamos a la pileta de natación y como éramos menores podíamos usarla solamente 1 hora por día. Recuerdo a su bañero que era un personaje y se llamaba Duval. Era asiduo concurrente Luisito Aguilé. También practicábamos básquet.

Los domingos íbamos al cines Social o Select que estaban en la Av. Montes de Oca y nos veíamos los tres largometrajes. Salíamos medio mareados de tanto encierro.

Cuando fuimos más grandes a veces llegábamos hasta el cine Güemes cerca de la iglesia de Santa Lucia en Av. Montes de Oca. Viví en barracas hasta 1960 cuando nos mudamos a Banfield. Lamento no recordar tantos nombres de compañeros con los que compartimos tan buenos momentos.

Quizás tenga la suerte de comunicarme con amigos contemporáneos de este periodo de vida que nos tocó transitar.

Joaquín Gonzalez en contacto desde www.barriada.com.ar