Instituto Sanmartiniano y monumento al abuelo inmortal

29

Instituto SanmartinianoEl 5 de abril de 1933, fecha en que se conmemora el aniversario de la batalla de Maipú, por iniciativa del doctor José Pacífico Otero y en la sede del Circulo Militar, fue fundado el Instituto Sanmartiniano. El doctor Otero presidió el Instituto desde la fecha de su fundación su muerte ocurrida 14 de mayo de 1937. En el año 1941, la señora Manuela Stegmann viuda de Otero, donó al Instituto, en memoria de su esposo, una casa a construir que fuera la reproducción de aquella en la cual viviera el General San Martín en Grand Bourg, Francia, entre los años 1834 y 1848. La Municipalidad de la ciudad de Buenos Aires, durante la gestión del Gral. Basilio Pertin, cedió un terreno de 290 m2 en la plaza, hoy conocida con el nombre de Plaza Grand Bourg, formada por las calles Sánchez de Bustamante (hoy Mariscal Castilla) y Alejandro Aguado, en la que se concretó la donación que fue inaugurada el 11 de agosto de 1946. La obra, que fue realizada por el Arquitecto Salas, fue inaugurada en 1946 y es una réplica tres veces más grande de la casa de Grand Bourg. En él funciona una biblioteca.

monumento al abuelo inmortalA su alrededor se encuentran bustos de: su hija Mercedes, el Gral. San Martín, su esposa Remedios. También hay retoños del pino del Convento San Carlos de San Lorenzo. En el Instituto funciona una Biblioteca y Archivo de documentos del Gral. San Martín. El monumento al abuelo inmortal, que representa a San Martín anciano con sus nietas, fue realizado por el escultor argentino Angel Ibarra García, en bronce,  en el año 1951 y se encuentra frente al Instituto Sanmartiniano. En la piedra fundamental  se puso tierra de Chile y de Perú. Es el único monumento en el cual San Martín está vestido de civil, anciano y con sus nietas sobre la falda.  Ibarra García quiso darle a la obra dimensión humana. Está colocada sobre un pedestal de granito, donde también hay tres bajorrelieves que evocan hechos de la vida del general: lo muestran “cultivando sus dalias“, “en la ribera del Sena“ y “limpiando sus armas“.