Heroínas silenciadas de las Guerras de la Independencia por Mabel Crego

529
Juana Azurduy

La participación de las mujeres en situaciones de guerra, en muchos casos estuvo vinculada con el apoyo a sus familiares, garantizando la logística militar y haciendo conexiones como emisarias o espías.

Estas modalidades, determinantes en un momento dado, no sólo no fueron valoradas sino que no fueron analizadas, recogidas e incorporadas a la historia. 

Muchas  mujeres jugaron roles muy importantes en cada proceso socio-político de nuestra historia. Algunas de ellas fueron mas allá de los límites aceptados por los cánones de su época, que veía sus valientes acciones en el frente de batalla como “poco comunes para las de su sexo”.

La misma sociedad patriarcal-machista, no les permitía ocupar otros lugares. Solo podían tener un papel de subordinación y de discriminación del conjunto de las mujeres en la sociedad colonial.

Fueron muchas y variadas acciones en las que participaron mujeres de diferente origen y color en las luchas por la emancipación  latinoamericana.

Macacha Guemes

Las mujeres argentinas, principalmente las del interior, participaron activamente en las guerras de la independencia. 

Juana Azurduy junto a Martín Miguel de Guemes combatió, vestida de hombre, contra los españoles, y luego contra la hegemonía porteña.

María Magdalena Guemes, hermana del caudillo salteño, se destacó por su defensa en la emancipación, auxiliando heridos en el campo de batalla, llevando a cabo arriesgadas misiones de espionaje, cosiendo uniformes y participando activamente en la vida política de su provincia.

Eulalia Vildoza

Eulalia de Vildoza jefa de una insurrección de mujeres en Catamarca que depuso al gobernador de esa provincia que se negaba a entregar el mando al nuevo funcionario electo.

Victoria Romero compañera del caudillo de La Rioja, Ángel Vicente Peñaloza, enfrentó junto a su esposo al gobierno de Bartolomé Mitre  y lo acompaño en todas sus campañas militares.

María Remedios del Valle, junto a su hermana, su madre y su tía, (las niñas de Ayohuma) todas negras esclavas, lucharon heroicamente al mando del General Manuel Belgrano. Ella pidió estar en primera línea para atender a los heridos y pelear si fuera necesario.
El General la nombró “capitana” y los soldados “la madre de la Patria”.
Con el correr de los años, hundida en la miseria mendigaba en las iglesias porteñas, ya vieja con cicatrices visibles y un poco desorientada se hacia llamar “La capitana” y decía que sus heridas de balas, de lanzas y hasta de azotes, las había recibido, “cuando de verdad se peleaba por la patria”.

Victoria Romero

Un día el General Viamonte, que había peleado con el General Belgrano en el Alto Perú, la encuentra en los arcos de la vieja recova. Pese a ser ya vieja (más por sufrimiento que por edad) creyó reconocerla y le preguntó su nombre. Remedios del Valle, contestó la andrajosa negra. Pero si es ¡la madre de la Patria! Exclamó asombrado. Viamonte pidió que se la premiara por sus servicios, pero nunca recibió los auxilios económicos que tanto necesitaba. Su muerte se pierde en el anonimato de la pobreza. Olvidada por la historia oficial por su doble calidad de mujer y de negra.

Juana Moro, delicada dama Jujeña radicada en Salta, durante las invasiones realistas se vestía de gaucho o de viajera atractiva e inofensiva, registrando a caballo, recursos y movimiento

Maria Remedios Del Valle

s del enemigo. Fue descubierta y obligada a cargar pesadas cadenas,  sin delatar a las tropas criollas, fue condenada a morir en su hogar. Todo orificio fue  tapiado para aislarla. Una vecina patriota,  agujereó la pared y le proveyó agua y alimentos hasta que los patriotas recuperaron el dominio de la situación y fue liberada.

Manuela Pedraza humilde Tucumana, combatió en las calles de Buenos Aires en 1806,  junto a su esposo, cuando él cayó  muerto a su lado, mató al realista que le había disparado y continuó peleando.

Martina Céspedes y sus tres hijas, que en 1807 en la reconquista de Buenos Air

Juana Moro

es con la promesa de darles agua ardiente a los ingleses, hicieron entrar de a uno, a doce soldados y los tomaron prisioneros. Liniers nombró a Martina Sargento Mayor. Un detalle romántico, sólo devolvió a once de los prisioneros, el restante se casó con Josefa, una de sus hijas.

Maria Catalina Echeverría de Vidal, humilde costurera de Capilla de Rosario, cosió nuestra primer Bandera, quedando como representante de las muchas mujeres de pueblo, que generosamente ofrecieron a la causa patriótica lo que tenían a su alcance.

Unas pocas trascendieron, salvadas por la memoria popular o el folklore, pero hubo muchas otras que c

Manuela Pedraza
Manuela Pedraza

onstituyeron una temible red de espionaje y subversión, que socavó una y otra vez la organización del ejército realista y fueron ignoradas o desconocidas y sus hechos heroicos, se han perdido en el tiempo. Pero bien vale la pena rescatarlas de las sombras.

Las damas de mejor situación económica, donaron dinero, terrenos y joyas para comprar armas y también prestaban sus viviendas para reuniones en las que participaban a viva voz. Salones como los de Ana Riglos, Remedios de Escalada, Melchora Sarratea, Mariquita Sánchez de Thompson, Casilda Igarzabal y otras.

La historiadora Lucía Gálvez en “Las mujeres y la Patria” nos cuenta que para la época en que el fervor revolucionario se contagiaba aceleradamente en el sur de América, las mujeres tuvieron mas libertad de opinión, que a fines del siglo XlX, cuando los conservadores ganaban terreno en los gobiernos. 

Dice Cecilia  Merchan “Quienes escribieron la historia  trataron que no se notara la lucha del pueblo en su conjunto y mucho menos la lucha de las mujeres”.
 
Tratemos de imaginar a las mujeres que nos antecedieron, debemos recuperar a estas heroínas ensombrecidas y silenciadas, que su historia salga a la luz, hagamos una nueva lectura,  una nueva mirada sobre nuestro pasado. Un homenaje respetuoso a todas ellas. 

Mabel Alicia Crego – Maestra Secretaria email
Docente JIC 4 d.e. 6º

Fuentes de la recopilación histórica:

  • “Las mujeres de la Patria” Lucía Gálvez
  • Suplemento Pagina 12   25 -05- 2007
  • “Manuel Belgrano”  Felix Luna
  • “La mujer en la lucha por nuestra Independencia”  María Cristina Fernandez

Ilustraciones de la nota: