Héctor Focanti: La Plaza que se encuentra en Av. Independencia al 4200

35

Por favor: En la referencia de la Plaza (o como se le llame) que se encuentra en Av. Independencia entre Mármol y Muñiz, haga referencia a que allí se encontraba la Escuela Florentino Ameghino, de varones,en lacual, por supuesto, yo cursé desde tercer grado al sexto (1949 a 1952); desde el «primero inferior» hasta el segundo grado los cursé en el Marcelo Torcuato de Alvear, en AV. La Plata al 600, el cual en esa época ¡era mixto! (1946 a 1948), tengo alguna foto, y yo vivía en Av. La PLata 630.

La escuela Florentino Ameghino estaba, hoy está la plaza, en Av. Independencia al 4200, acera sur (números pares), por lo tanto Boedo.
Le adjunto un par de fotos tomadas hoy mismo de la plaza y de un cartel que la identifica; como verá no es una plaza digamos del GCBA si no que está gestionada por una Asociación Vecinal Florantino Ameghino, cuya sede, según se ve en la página del GCBA, se halla en el Parque Avellaneda. A título anecdótico también le hago llegar algo así como una foto del banderín que «acredita» la existencia de la Escuela y de mi promoción, la 57 del año 1952; fíjese Ud.!, que tiempos!, nos entregaban un banderín!

– haciendo doble click sobre la imagen puede ampliarla –

Plaza Ameghino ó Placita de los Vecinos ó Paseo Sara Vaamonde Plaza Ameghino ó Placita de los Vecinos ó Paseo Sara Vaamonde Banderín de Egresado de la Escuela Ameghino que se encontraba en este predio

Envío además dos fotos, con la idea que algún visitante de la página se reconozca en ellas.

Una del 2° Grado en la Marcelo T. de Alvear, hoy existente aún en Av. La Plata al 600, aunque muy cambiada, ya que ha perdido su jardín delantero. La foto corresponde al año 1948, el nombre de la maestra no lo recuerdo, pero sí su bondad; en esta foto yo soy, en la segunda fila desde arriba, el tercero de izquierda a derecha; como dato anecdótico recuerdo que la niña con el bucle sobre la frente (al lado de la maestra) era por la que todos nos pelábamos para conquistarla. foto de segundo grado de la Escuela Marcelo T. de Alvear Av. La Plata al 600

La otra foto corresponde al 5° Grado del Florentino Ameghino, 1951, con el queridísimo Maestro Pampinella, a quien tuvimos en 5° y 6° Grado, pintor Él, tanto que le obsequiamos al egresar del primario una valija de pintura completa, y él nos obsequió con una pequeña pintura de su hechura; en esta foto yo soy el cuarto de la fila de arriba de todo. En esta última foto puedo aún nombrar a algunos: Colao (el primero de arriba), Jacobson (el siguiente), Comin (el 6°, tenía una bicicletería en Viel y Formosa), Escalada ¿? (el segundo de la segunda fila), Torrado (4° de la segunda fila, el prolijo), Belenda (¿?) el octavo?)), Lotito (el segundo de la fila inferior). El Director de lujo era el Mtro. Alvaro Pedro Porley. 

foto de quinto grado de la Escuela Florentino Ameghino

También aprovecharé esta oportunidad para contar algo que siempre me ha sorprendido no hallar en diversas crónicas de la Ciudad., y que a mis trece años resultó algo muy impactante.

Como dije antes, yo vivía en Av. La Plata 630, y como la mayoría de los chicos de aquella época, 1945 en adelante, buena parte del día la pasábamos en la calle, y yo tenía la rara afición a entrometerme en todos los comercios de la zona, y los podría nombrar uno por uno.

Alrededor de 1951 comienzan las obras para la pavimentación de la Avenida, con lo que se levantaron las plazoletas centrales y el adoquinado.

En la cuadra del 600, frente a mi casa se instaló el obrador de la empresa, NOVOBRA, que realizó el trabajo, y donde también fui a meter las narices; este obrador permaneció allí durante más de dos años, lo que produjo la ruina de muchos de los comercios de esa cuadra (el obrador ocupaba todo, quedando apenas la vereda libre).

Una característica de la obra era que con los mismos adoquines existentes de la calle se fraccionaban en allí mismo en ocho partes y esos cubos resultantes se volvían a colocar sobre una base de concreto con una cama de arena.

El fraccionado de los adoquines lo hacían picapedreros instalados en puestos de trabajo que se hallaban en las calles Estados Unidos, entre Muñiz y Av. La Plata, y Valle, entre Senillosa y Av. La Plata.

Cada lugar de trabajo de los picapedreros se convertía en una montaña de escallas de granito alrededor del asiento del trabajador, formado a su vez por una pila de adoquines.

En el interín se produce la muerte de Eva Perón, y todos y cada uno de esos puestos de trabajo con los montículos de granito se convirtieron por la acción de los vecinos en altares en los que se velaba a Eva Perón, cada uno con una foto, velas, flores, estampitas, etc. durante varias noches completas.

No faltaba la habitual fogata, la batata asada a la brasa o el mate.

Felicitaciones por la página.
                             Cordialmente.