Estación Retiro – Ferrocarril Mitre

100

Av. Ramos Mejía en el barrio de Retiro Estación Retiro - Ferrocarril Mitre«Retiro es el nombre de tres estaciones de la red ferroviaria argentina ubicadas en forma contigua sobre la Avenida Ramos Mejía, en el barrio porteño de Retiro. Si bien en algunas ocasiones se hace referencia a las tres estaciones como una sola, constituyendo junto con las estaciones Constitución y Once los tres principales polos ferroviarios de la Ciudad de Buenos Aires, se trata de tres edificios separados fácilmente diferenciables:

* Retiro Mitre, cabecera del Ferrocarril General Bartolomé Mitre.
* Retiro Belgrano, cabecera del Ferrocarril General Manuel Belgrano.
* Retiro San Martín, cabecera del Ferrocarril General San Martín.

Mientras que Retiro Mitre fue en su momento una de las terminales ferroviarias más grandes del mundo y tiene un amplio vestíbulo central, Retiro San Martín fue edificada como terminal provisoria en madera y chapa en la década de 1930, y el edificio definitivo nunca fue construido. En la estación Retiro tenía sus oficinas Ferrocarriles Argentinos; concretamente, en la esquina de las avenidas Ramos Mejía y del Libertador. Actualmente están ubicadas allí las oficinas del Organismo Nacional Administrador de Bienes del Estado (ONABE), encargado de manejar todo el material e infraestructura ferroviaria en poder del Estado. Las empresas concesionarias Trenes de Buenos Aires, Ferrovías, UGOFE, Ferrocentral y Ferrobaires también poseen oficinas en las respectivas terminales desde las que operan.

Adicionalmente, desde la estación Retiro Mitre se puede ingresar directamente a la estación Retiro de la línea C del subte, la cual es también una de sus terminales. Por otro lado, siguiendo por la Avenida Ramos Mejía hacia el este se llega a la Terminal de Ómnibus de Retiro, un inmenso edificio donde se concentra prácticamente la totalidad de los servicios automotores de larga distancia que parten o llegan a Buenos Aires. También se habla de Retiro haciendo referencia a todo el centro de transbordo de pasajeros que constituyen las estaciones ferroviarias y de subterráneo, la terminal de ómnibus y las numerosas líneas de colectivos que recorren la zona.

Retiro Mitre

El edificio, diseñado por arquitectos británicos y construido con materiales importados desde el Reino Unido, fue inaugurado en 1915. Considerado como una de las mayores obras de ingeniería ferroviaria de la época, en 1997 fue declarado Monumento Histórico Nacional. En las afueras de la estación se ubica un extenso patio de cargas. Existe un nodo de combinación con la estación Retiro de la línea C de subterráneos. En sus cercanías se encuentran otras dos estaciones de nombre Retiro, pertenecientes a los ferrocarriles Belgrano y San Martín, así como la terminal de omnibus del mismo nombre.

El edificio

El Ferrocarril Central Argentino se veía en la necesidad de contar con una nueva estación terminal tras el incendio, en 1897, de la antigua Estación Central. A tal efecto presentaron en 1908 un proyecto los arquitectos Eustace L. Conder, Roger Conder y Sydney G. Follet, y el ingeniero Reginald Reynolds, todos británicos establecidos en el país.[1] La construcción comenzó en junio de 1909 en el solar de la Avenida Ramos Mejía 1358 y estuvo lista para 1914, inaugurándose la estación en forma solemne el 2 de agosto de 1915 por el presidente Victorino de la Plaza.

Fue una de las estaciones más grandes del mundo al momento de su inauguración. Para la Comisión Nacional de Museos y Monumentos y Lugares Históricos se trató de «un claro símbolo de la idea de progreso que sustentaba la generación del ’80» y «la culminación del proyecto de tendido de los ferrocarriles, iniciado a mediados del siglo XIX, y cuya red, abierta entre las provincias y el puerto de Buenos Aires, permitió la distribución tanto de los inmigrantes cuanto de los productos agrícolo-ganaderos».

El diseño se correspondió con el patrón establecido en Europa a finales del siglo XIX, dividiéndose el edificio en dos grandes sectores. Para la construcción del gran vestíbulo, las confiterías y el sector de boleterías se siguió un criterio estético, con finas terminaciones influidas por el academicismo francés. Los interiores, con más de 20.000 m² de cielorraso, fueron revestidos con mayólicas provistas por la británica Royal Doulton e iluminados con antorchas de estilo florentino.

En el sector de andenes en cambio, con su estructura de hierro y vidrio característica de la Segunda Revolución Industrial, primaron criterios funcionalistas. Se levantaron ocho plataformas conectadas por túneles transversales con montacargas, cubiertas por dos grandes naves paralelas de 250 metros de largo y 50 metros de luz libre cada una. Cada una de las naves, con una altura máxima de 25,15 metros, está sostenida por una bóveda metálica de cañón corrido soportada por arcos de hierro colocados cada diez metros. El conjunto de las piezas, que fueron fabricadas en Liverpool por la firma Francis P. Morton & Co., tiene un peso cercano a las 8.000 toneladas.

Cuando se inauguró se afirmaba que los paragolpes hidráulicos que se encuentran al final de los rieles, eran los más poderosos del mundo, capaces de soportar el embate de un tren de 750 tn a una velocidad de 16 km/h.

Si bien no sufrió ningún cambio drástico en su diseño, el paso del tiempo fue modificando la concepción original del edificio. La instalación de locales comerciales, el cambio de las mayólicas originales del piso, la elevación de andenes y otras modificaciones llevaron a la distorsión de su fisonomía junto con la falta del mantenimiento adecuado. En 1997 la estación fue declarada Monumento Histórico Nacional, lo que supone obligaciones de conservación. Entre 2000 y 2001 fueron realizados los últimos trabajos de restauración general y puesta en valor del edificio, reparándose las piezas dañadas y reponiéndose las faltantes.».

(Visited 23 times, 1 visits today)