Elda Belcastro, pintora

46

Elda Belcastro, pintora argentina

por Carlos Davis – marzo 2006

Elda Belcastro, nació en Buenos Aires, es pintora, argentina y vecina orgullosa del barrio de Villa Luro: “Un barrio poco conocido y sin embargo lleno de artistas, de poetas, escultores, pintores, compositores… Si hasta sus calles tiene nombres tales como Byron, Dante, Moliere, Virgilio, Lope de Vega, Victor Hugo…”.

Hasta el momento en que decide dedicar su vida al arte nunca había pintado. Es más, en la escuela no le gustaba la materia. Sin embargo, cuando rinde el examen de aptitud para ingresar a la Escuela Nacional de Artes Visuales Manuel Belgrano, ya con la carbonilla en la mano, cumple fácilmente con el trabajo propuesto, como si le fluyera sin esfuerzo, como si trajera su arte de otro lado.

Recuerda que luego de pasar por el Manuel Belgrano su aprendizaje continuó en la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón. Allí fue consolidando su confianza como artista, en especial luego de ver sus cuadros expuestos: “al principio pasaba desapercibida, o no era del todo considerada, debido a que me gustaba hacer obras muy grandes

Dedicada de lleno al arte, no tuvo problemas en salir con sus cuadros bajo el brazo a recorrer galerías de arte. Así conoció a mucha gente valiosa e interesante.

Su proceso creativo surge a partir del silencio y del aislamiento, de la introspección que la comunica con aquello que pugna por salir, que busca hacerse forma y color para expresarse.

Su pintura posee un estilo propio, cercano por momentos al impresionismo, aunque de acuerdo a la época de trabajo que consideremos puede tener puntos de contacto con Modigliani (los cuellos largos y esbeltos de algunas de sus pinturas) o con Spilimbergo (seres de ojos grandes y expresivos, capaces de comunicar sin decir, de trasuntar sensaciones profundas que viene del alma). “Es sabido que los ojos reflejan los sentimientos”, nos dice Elda y parece no equivocarse.

La paleta de su pintura pasó por distintos momentos: al principio tendía hacia la oscuridad de los azules, ahora pasa por una etapa de los colores brillantes.

Partiendo del óleo clásico pasó por diversas etapas en las que experimentó con todo tipo de materiales. “Uno descubre cosas haciendo experimentos. Nunca pinté con una sola técnica”.

Junto a compañeras del Bellas Artes conformó el Grupo Alfa, que durante años se mantuvo unido, exponiendo juntas en distintos lugares.

Para exponer en la Feria de las Artes de San Telmo (que lideraba el Arquitecto Peña) se les pedía a los artistas que usaran alguna técnica propia, novedosa, que pudiese singularizarlos y distinguirlos de los demás. En tal instancia surge lo que dio en llamar CAFITEM (carbonilla, fijador y témpera).

Pintaba con esa técnica en unos cartones especiales que se podían enrollar como telas, de tal forma las obras no necesitaban vidrio”, comenta Elda. A partir de esa técnica y de su inclusión en la feria, sus cuadros viajaron por el mundo.

Expuse en la Plaza Dorrego y en la calle Alsina, frente a la Basílica de San Francisco. Hasta allí llegaban gran cantidad de turistas que terminaban convirtiéndose en compradores. En realidad nunca me gustó vender mis cuadros, porque cada uno es como un hijo. Cada obra nace de vos. Y, ¿quién quiere vender a un hijo, deshacerse de él?. Aunque vaya a reposar en las mejores manos y le den el valor que uno cree que merece, el desprenderse de la obra es siempre doloroso”.

Últimamente ha incursionando en el uso de marcadores a los que aplica capas de fijador. Prefiere no usar aerógrafo sino un pequeño dispositivo por el cual sopla. Este logra pulverizar la sustancia de manera personal, logrando que los colores tomen nuevo brillo y textura consiguiendo una amalgama singular que los vincula y diferencia con los trazos de carbonilla.

Elda Belcastro expuso en lugares de distinta llegada. Desde el Hotel Provincial (en Mar del Plata) hasta la feria de Mataderos, pasando por la Confitería Ideal (bar notable) hace apenas unos meses. Expuso también junto al reconocido Vito Campanela.

Además de su arte, ejerció por años la docencia trabajando en artes plásticas con chicos de la escuela primaria y del nivel secundario. Recuerda que en la primaria le dieron un taller de 10 m x 6 mts. “Estaba todo venido abajo y me dije: aquí no nos vamos a aburrir. Hice que los chicos pintaran las paredes: hicieron unos murales lindísimos”.

También hicimos un teatro de títeres para ayudar a los alumnos que tenían problemas. Con pedacitos de trapos y palitos cada uno hacía su muñeco. El portero construyó el teatro, era fabuloso, hasta tenía luces. Cada chico expresaba allí lo que sentía. Fue una experiencia enriquecedora”.

Además, experimentamos el teatro. Poníamos las sillas como si fueran asientos de un micro y jugaban al colectivo. Ellos no se daban cuenta que así aprendían a crear. Armaban también la escenografía con sus pinturas, y cuando finalmente actuaban, cada uno componía a su personaje. Tengo chicos que actualmente están en la universidad y que me vienen a ver para recordar aquellos momentos”.

Con esa rica experiencia escribió: «El teatro en el taller de plástica«, que actualmente se puede bajar de la página «Banco de Experiencias Pedagógicas» del Gobiernos de la Ciudad de Buenos Aires. Baje aquí su escrito.

Frases que nos quedaron dando vueltas:
«Me gustan las personas que saben ver y sentir lo que yo trato de transmitir y me lo dicen«
«Suelo estar sin música porque tengo diálogos internos que luego plasmo en mi pintura«
«La obra no está terminada hasta que tiene vida«
«No suelo trabajar con modelos, mi pintura surge de mi imaginación«
«Me encanta crear. Siempre quise hacer algo que saliera de mi y que expresara mis sentimientos«

A continuación sólo parte de su obra – haga doble click sobre la imagen para agrandarla

 

Obra 1 - autora Elda Belcastro Obra 2 - autora Elda Belcastro Obra 3 - autora Elda Belcastro
Obra 4 - autora Elda Belcastro Obra 5 - autora Elda Belcastro Obra 6 - autora Elda Belcastro
Obra 7 - autora Elda Belcastro Obra 8 - autora Elda Belcastro Obra 9 - autora Elda Belcastro
Obra 10 - autora Elda Belcastro Obra 11 - autora Elda Belcastro Obra 12 - autora Elda Belcastro
Obra 13 - autora Elda Belcastro Obra 14 - autora Elda Belcastro Obra 15 - autora Elda Belcastro
Obra 16 - autora Elda Belcastro Obra 17 - autora Elda Belcastro Obra 18 - autora Elda Belcastro
Obra 19 - autora Elda Belcastro Obra 20 - autora Elda Belcastro Obra 21 - autora Elda Belcastro
Obra 22 - autora Elda Belcastro Obra 23 - autora Elda Belcastro Obra 24 - autora Elda Belcastro
Obra 25 - autora Elda Belcastro Obra 26 - autora Elda Belcastro Obra 27 - autora Elda Belcastro
Obra 28 - autora Elda Belcastro Obra 29 - autora Elda Belcastro Obra 30 - autora Elda Belcastro
Obra 31 - autora Elda Belcastro Obra 32 - autora Elda Belcastro Obra 33 - autora Elda Belcastro
Obra 34 - autora Elda Belcastro Obra 35 - autora Elda Belcastro Obra 36 - autora Elda Belcastro
Obra 37 - autora Elda Belcastro Obra 38 - autora Elda Belcastro Obra 39 - autora Elda Belcastro
Obra 40 - autora Elda Belcastro

 

Obra 41 - autora Elda Belcastro
Elda Belcastro, pintora argentina - firma -
su estudio
Elda Belcastro, pintora - imagen de su estudio Elda Belcastro, pintora argentina
 
Elda Belcastro, pintora - imagen de su estudio Elda Belcastro, pintora - imagen de su estudio Elda Belcastro, pintora - imagen de su estudio

Elda Belcastro, pintora argentina