El Café de Hansen por Mabel Crego

59

Café HansenEl origen del restaurante de Juan Hansen en el Parque 3 de Febrero, que fue el  más famoso de los lugares de diversión nocturna vinculado al tango, ha merecido muchos estudios. Estaba ubicado el este de la intersección de las actuales Av. Sarmiento  (antes se llamaba avenida de las palmeras) y presidente Figueroa Alcorta, frente a donde hoy se encuentra El Planetario.

Ricardo Llanes fue uno de estos estudiosos y él decía que el restaurante había comenzado a funcionar en el año 1887. Más tarde una investigación de Jorge Bossio consiguió antedatar esa fecha 5 años antes, cuando al consultar los boletines del Departamento de Agricultura, en la relación de fondos cobrados por producido del parque 3 de febrero durante los años 1881 y 1882. Ubica los pagos por alquiler de una casa por parte de Juan Hansen, con lo cual se deduce que el celebre café ya existía en esos años. Para Mario Mabragaña, el local se habría habilitado el 11 de noviembre de 1875, el mismo día que se inaugura el parque 3 de Febrero.

Enrique H. Puccia  en su libro “el Buenos Aires de Ángel Villoldo  “ comenta  una colorida crónica de Félix Lima, publicada en Caras y caretas.
…”para localizar donde se encontraba el inolvidable café de Hansen, a mitad del derecho Av de las Palmeras, pasando la estación  Palermo del ferrocarril Central Argentino, y a la derecha en dirección al río, de aquello que motiva los recuerdos no queda ni rastros, solamente permanecen en pie los eucaliptos que lo flanqueaban.”

“centenares de lamparitas de luz eléctrica en el frente lo iluminaban al giorno. Giraban alrededor muchos Mateos a la espera que los llevaran a lo de Hansen. Las mesas estaban cubiertas de mármol muy pesadas sin duda para que en los momentos de grescas, no las pudieran utilizar los combatientes como armas contundentes. Me contaron que se armaba cada escandalete, Mayúsculo! Y con frecuencia volaban los sifones, las botellas, las sillas. A veces con tiros y puñaladas. Mas de uno paso al otro mundo en lo de Hansen.”

Café HansenDice Puccia:  “Lo de Hansen era una mezcla de prostibulo suntuario y de restaurante, con el agregado de sus frecuentes peleas, un cabaret que precedió a los actuales. Fue terreno de bacancitos y malandras, de patoteros y gente de avería diversa” . La composición de Ángel Villoldo “el Esquinazo” fue un suceso, era tal la aceptación por parte del público que noche a noche concurría al café, que el compás endiablado del tango, comenzó a enloquecer poco a poco a todos. Primeramente y con cierta prudencia  los parroquianos acompañaban la música de “El esquinazo” golpeando las manos en las mesas. Pero al pasar los días el entusiasmo por el tango crecía y ya no se conformaban con acompañar con el taco y con las manos. Los golpes, llevando el ritmo aumentaban paulatinamente entre copas, vasos y sillas.  Pero el asunto no termino ahí. Y una fatal noche, ocurrió lo que el propietario se venía palpitando desde hacia días. Cuando se anunció la ejecución del famoso tango de Villoldo, se observó en el numeroso público cierta nerviosidad. Comenzó la orquesta el ritmo del “esquinazo” y todos los presentes a seguir su compás con cuanto tenían a mano, sillas, mesas , botellas, el propietario espero la terminación del tango endemoniado y en el último acorde recibió una ovación de todo el público. La repetición no se hizo esperar y así dos, tres ,siete veces mas,  con cada interpretación  una salva de aplausos y mas y mas, cosas rotas. Aquella inolvidable noche le costó al propietario muchos pesos, pero el problema mas serio era,  que iba a pasar en las noches siguientes. Después de mucho pensar tomó una resolución,  al día siguiente los parroquianos se sorprendieron al leer un cartelito colgado cerca de la orquesta que decía” terminantemente prohibido la ejecución del tango el esquinazo, se ruega prudencia”.

Café HansenNos cuenta Mario Mabragaña que “Lo de Hansen era, como erróneamente se suele decir un café, sino un restaurante que estaba abierto de día y de noche. De día iban las familias que paseaban por el parque. De noche en verano después que los comensales se retiraban a la media noche, comenzaba el arribo de su público noctámbulo, que permanecía hasta la madrugada.”

Dice Puccia que “en la retaguardia del caserón  de Hansen , en la zona de la glorieta tangueábase liso, tangos de contrabando. Los mozos hacían la vista gorda. El tango estaba en pañales. Solamente lo bailaban las mujeres alegres”.

Adolfo Bioy en su libro “Antes del 900” dice “allí se bailaba tango, antes que esta danza hubiese alcanzado a estar de moda en los salones de la ciudad. Allí íbamos a ejercitar nuestras cualidades de calaveras, a riesgos de incidentes con los malevos que en ese antro pululaban.”   

El café restaurante de Hansen fue recreado en el cine para la película “los muchachos de antes no usaban gomina” que dirigió Manuel Romero en 1937 y también el tango “Tiempos viejos” de Manuel Romero y Francisco Canaro.

Te acordás hermano la rubia Mireya / que quite en lo de Hansen al guapo Rivera !
Casi me suicido una noche por ella / y hoy es una pobre mendiga harapienta.
Te acordás hermano lo linda que era / se formaba rueda pa´verla bailar
Cuando por la calle la veo tan vieja / doy vuelta la cara y me pongo a llorar.

Café HansenEn el año 1963 un proyecto del concejal Arturo Ravina intenta la reactivación del café Hansen, con el fin de fomentar el reconocimiento serio y educativo de una característica de nuestra modalidad popular del 1900, pero el proyecto no prospero y nunca salió de las Comisiones de Cultura, Acción Social, Biblioteca Municipal y de Hacienda, Presupuesto y Cuentas del Consejo Deliberante.

En el año 1994 el lugar donde funcionó el café de Hansen es declarado sitio de interés cultural por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ordenanza Nº 48476.Café Hansen

El arqueólogo urbano Daniel Schávelzon, excavó en el terreno donde funcionó el café de Hansen, gracias a una propuesta del Ministerio de Cultura. El Tango fue declarado Patrimonio de la Humanidad, a escala binacional y se descubría con horror, que los sitios fundacionales de esa música habían sido demolidos.

Muchos meses de estudio de planos y un gran esfuerzo,  le tomó al arqueólogo para ubicar el sitio exacto,  pero finalmente lo logró, estableció un hito, un lugar histórico, recuperó un momento de la historia del tango en Buenos Aires. El 29 de marzo de 2009 la Dirección de Patrimonio e Instituto Histórico, organizó en el sitio, una muestra de los resultados de la excavación para dar a conocer al público parte de nuestra historia.

Objetos y fragmentos rescatados en el lugar  se expusieron bajo una gran  carpa, donde también se podían ver los  restos de los cimientos y oír música de tango en vivo.

Mabel Alicia Crego email
Vecina de Barracas

FUENTES BIBLIOGRAFICAS

  • Llanes Ricardo,”verdad y leyenda del café de Hansen”  en la Prensa agosto 1966
  • Magrabaña Mario “Un mito porteño, lo de Hansen” Todo es historia Nº 44
  • Puccia Enrique Horacio “El Buenos Aires de Angel Villoldo  1860 – 1919”
  • Schavelzon Daniel “arqueología y gestión en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires; los hitos de la memoria 1996-2000” en Arqueología Histórica Argentina.

Fotos:  del libro “Café de Hansen, Historia y hallazgos en Palermo” que se puede consultar en http://www.buenosaires.gob.ar/libros/historia.php?libro=hansen