Edificio Otto Wulf


Edificio Otto Wulf, en el barrio de Monserrat
El Edificio Otto Wulf, de estilo Jugendstil (versión germana del art noveau), es obra del arquitecto danés Morten F. Rönnow y se encuentra ubicado en Av. Belgrano 691, esquina Perú, en el barrio de Monserrat. Comenzó a construirse en 1912 (finalizado 2 años después),  por encargo del empresario Nicolás Mihanovich en sociedad con el también empresario Otto Wulf. Allí se instaló la delegación diplomática del Imperio Autrohúngaro. La construcción, que fue realizada con materiales traidos de Europa, estuvo a cargo de los ingenieros Pedro Dirks y Luis Dates. Está catalogado como «Edificio de Valor Patrimonial de la Ciudad». El edificio Otto Wulf fue también llamado “La casa de la vieja virreina” en referencia a quienes habían sido dueños de la casona que había
existido en el solar. Actualmente está dividida en 56 unidades ocupadas por oficinas comerciales y profesionales, principalmente estudios de arquitectura.

Pese a estar encuadrado en el estilo Jugendstil, tiene además rasgos renacentistas, del neogótico y del eclecticismo, más algunos trazos esotéricos del Palanti. 
Está realizado en hormigón armado. Una costumbre, que data de la arquitectura griega, es la de reemplazar las columnas por figuras humanas que, cuando son masculinas, se denominan «atlantes». El edificio ostenta tres atlantes sobre la calle Belgrano y cinco sobre Perú, que tienen cinco metros de altura y se encuentran en actitud de sostener, desde el segundo piso, el resto de la construcción. Cada atlante representa un arte u oficio relacionado con la construcción: herrero, carpintero, albañil, forjador, aparejador, escultor y, en la ochava, el jefe de obras y el arquitecto o sea el mismo Rönnow. Una curiosidad es que las figuras tienen rasgos correspondientes a la población autóctona. En el fuste, hay unas esculturas de cóndores de 5 metros de altura y también de otros ejemplares de la fauna local, tales como osos, loros, pingüinos y lechuzas. Las figuras no son de piedra sino de hormigón armado, señalando que los constructores prefirieron las técnicas más modernas. El edificio está rematado por dos bellas torres cupuladas, a partir del séptimo piso, cada una con un depósito de agua disponible en caso de incendio, hechas -como los atlantes- en hormigón armado, que rematan en dos altas agujas. Como una lleva el sol en su extremo y la otra una corona, (parece que perdió la luna original) se ha conjeturado que representaban al emperador Francisco José y a su esposa, Isabel de Wittelsbach-Wittelsbach, conocida como Sissí, que muriera en 1898 y, asimismo, a la alianza imperial entre Austria y Hungría.
Cuando se construyó, con casi 60 metros de altura, era uno de los edificios más altos de Buenos Aires. Actualmente, en la valoración de especialistas, se lo considera, junto con el de la Confitería del Molino, de los más importantes de Buenos Aires. Está catalogado con protección estructural desde el punto de vista de las normas sobre conservación arquitectónica, lo que significa que cualquier modificación requiere la autorización previa. En
1998 la municipalidad encaró la reparación de la cúpulas, pues tormentas ocurridas en 1994 y en marzo de ese año provocaron daños, entre ellos el desplazamiento del pararrayos a más de 10 grados de su eje. En ese año algunos propietarios del edificio afirmaron que la cúpula que representaba a Sissi también ostentaba, cuando se inauguró el edificio, un retrato de ella.

Fuente: http://detallesdebuenosaires.blogspot.com/2011/01/edificio-otto-wulff.html

(Visited 304 times, 1 visits today)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.